domingo, 21 de febrero de 2010

Había una vez un país...


Pero dónde pero dónde
a dónde se va a retumbar la tormenta
Pero dónde pero dónde
a dónde se va a aullar el viento
viento revocador tumbador de estrellas
Había una vez una Ciudad
Había una vez un País
Cuando la boca como luna soñadora
esconde la cara bajo las palabras
Cuando la vida en ropas de Príncipe
voltea la espalda a la ventana
hasta el sol
hasta el sol está desnudo
Había una vez un País
Había una vez una Ciudad
Pero dónde pero dónde
Pero dónde
Mi memoria tiene tanto dolor
de garganta.


Anthony Phelps, poeta haitiano.

3 comentarios:

Serena dijo...

... que no era el de las maravillas de Alicia, pero que era.

Ya no está, simplemente. Pero, por frío que suene y por mucho que pueda doler, en esta vida hay que pasar página y continuar... seguir luchando, reconstruirse uno mismo.

Ok, necesitan ayuda, como todos la necesitamos. Pero la fuerza principal ha de salir de ellos. No volver a caer en esas dependencias que tanto daño les hicieron en el pasado.

En fin, que se habla muy bien desde aquí... lo sé. Pero me daría mucha pena que "los tiburones" se volvieran a aprovechar de su situación.

Un beso y ánimo para los que siguen luchando.

PD. La traducción excelente, ¿eh? Sobre todo la puntuación...
PD2. Me ha encantado la última imagen. Una vez tuve que explicar que "no llorar" duele en la garganta. Pero me faltaba descubrir que desgarrarse de llanto la destrozaba.

mAlicia dijo...

Jelouuu, pelirroja!!!

En eso está mucha gente, en la idea de proporcionarles la capacidad que necesitan para salir adelante solos, o como decimos en el mundillo social, el "empoderamiento".

Tiburones siempre ha habido y habrá, forman parte de la cadena "alimentaria". Lástima que a uno le toque siempre ser "bocado", y que ésta cadena no pueda invertirse... Algo que nunca sucederá sin la unión de muchos, muchísimos...

Jajaja! La traducción no es mía, sorry!!! La he dejado tal cual, pq no quería ser la responsable de modificar la puntuación, aunque alguna cosa he decidido repararla al final.

La foto me parece increíble. Esa niña tiene una fuerza y una intensidad en la mirada que te desarma, que te hace sentir a la fuerza. Me parece tan memorable como algunas otros primeros planos que han pasado a la historia de la fotografía. Una instantánea única.

Un beso, preciosa!

Serena dijo...

¿Invertir la cadena? Psss...

¿La foto? Sí, está muy bien. Tiene unos ojos espectaculares, de mirada profunda. ¡Lo que habrán visto! Con la ceja alzada. No se sabe si está enfadada, conmocionada, desconfiada...

Y me sigo quedando con la imagen retórica de los últimos versos... Porque, ¿dónde ha quedado ese país más que en el recuerdo? Ahí es donde quedan todas las cosas que perdemos.

Por eso, cuando dice "mi memoria tiene tanto dolor de garganta", es tan evocador... Una imagen que me ha conmovido más que la propia fotografía, quizás porque estamos en un mundo donde nos hemos "inmunizado" demasiado ante lo que entra por nuestros ojos, que miramos sin ver.

Pero, güeno, realidades...

Un abrazo!