miércoles, 31 de diciembre de 2008

Una reflexión poco navideña


Por fin estoy de vuelta, después de dos semanas de inactividad.. (Inactividad “Blogger”, claro, porque por ahí fuera no he parado).

La verdad es que la última vez en la que estaba redactando una entrada la web me falló y perdí un buen rato de reflexión y trabajo, así que me desmotivé un poco. Nada importante, también ha coincidido el estar fuera de casa unos días, pero ya estamos de vuelta!.

Por fin hoy es día 31, lo que quiere decir que están terminando las navidades. ¡Bieeen!!!

Ya tuve mi sobredosis de reunión familiar en Nochebuena y días posteriores, y conseguí escaparme y volver a mi casa, a mi “batcueva.”. Jeje! No soy la única a la que estos días de consumismo desaforado, grandes comilonas y endeble espíritu solidario le parecen un poco absurdos, ¿no?. En fin, no es que tenga un estado de ánimo triste, para nada.. Es más la sensación de que vivimos una Navidad distorsionada, y construida a la medida de las grandes multinacionales.

Perdonad si mi actitud es un poco crítica con este período, pero no puedo evitar pensar que la gente que así lo cree debería celebrar una navidad más serena y realmente solidaria (y creo que la solidaridad consiste en algo más que en gastar una fortuna en regalos para los seres queridos o en hacer un donativo puntual en el telemaratón, que conste).

Cambiando un poco de tema, hoy quería hacer un pequeño balance sobre mi evolución en relación a la historia que motivó mi blog. Es cierto que aún te hecho un poco de menos… Tal vez, en particular, en días como hoy, recordando tu propuesta de pasar el fin de año juntos (propuesta que rechacé cuando decidí alejarme de ti), pero también es cierto que me encuentro mucho mejor, cosa que quería compartir aquí.

El paso del segundo al tercer mes fue decisivo para mí; el tiempo volvió a correr de nuevo (¡lo que parecía imposible!) y comencé a sentirme orgullosa de la decisión que he tomado. Ahora he atravesado la línea de los tres meses y comienzo a comprender que debo dejar pasar aún más tiempo del que había previsto antes de volver a hablar contigo, es demasiado pronto.

¡Empiezo a estar realmente orgullosa de mi misma!.

En otra ocasión, y con más tiempo, dejaré por aquí algunos consejos (una mezcla de mi experiencia como psicóloga, y como “superviviente” en primera persona) que pueden ser realmente de utilidad para salir adelante cuando nos alejamos de alguien a quién queremos.

Por cierto, antes de despedirme, y por si alguien no la ha visto aún, os recomiendo la divertida “Pesadilla antes de Navidad”. Se ha convertido ya en todo un clásico del cine no tan típicamente navideño.

Espero que lo peor que nos pase en 2009 sea lo mejor que nos haya pasado en 2008…

Pasad una buena noche, y cuidado con las uvas!!!

lunes, 15 de diciembre de 2008

Consejos para superar una ruptura

En una entrada anterior explicaba que existen una serie de etapas que conforman el duelo. El duelo es un proceso doloroso que experimentamos cuando nos alejamos o cuando perdemos a alguien a quien nos sentimos estrechamente unidos, incluso aunque lo hayamos decidido nosotros mismos, como sucede en mi caso.

El duelo es común a todas las personas, y se desarrolla a lo largo de varias etapas que pueden variar en duración, intensidad y orden, dependiendo de la persona, del valor que se concede a dicha pérdida, etc..

Esta explicación resulta fundamental porque nos ayuda a comprender los sentimientos que estamos experimentando, y nos da la esperanza de saber que se trata de un proceso con recuperación, del que acabaremos saliendo antes o después.

Las etapas básicamente son: choque, negación, protesta, depresión y aceptación.

Saber que sentiremos rabia y una honda tristeza,entre otros, nos alerta ante todo lo que está por llegar, y nos prepara para sentimientos que harán tambalear nuestros cimientos cuando lleguen.

Lo importante es que no perdamos de vista que saldremos adelante, que sobreviviremos, aunque en ocasiones no lo creamos así durante el proceso y pensemos que la tristeza y el vacío nunca nos abandonarán.

Estos sentimientos pueden desaparecer y volver a regresar a nosotros en momentos diversos mientras el proceso de duelo esté aún elaborándose. Con frecuencia, la ira o la tristeza regresan cuando creíamos haberlas ya superado y vuelven a adueñarse de nuestro corazón, pero no debemos interpretarlo como un retroceso o como una señal de que no avanzamos, sino como un síntoma de que estamos siguiendo nuestro camino.

A la hora de olvidar a una persona pueden sernos de mucha utilidad estos consejos:

1. Guardar fotos, vídeos y otros recuerdos en un lugar bajo llave, o que no resulte de fácil acceso. Si no lo hacemos así, probablemente nos encontremos mirándolos una y otra vez en un intento de no olvidar su rostro, su voz... En resumen, de mantenerle cerca de nosotros en un cierto sentido.

2. No caigamos en la tentación de llamarle una y otra vez, o de conectarnos constantemente a messenger o gtalk (etc.) en un intento de hablar con esta persona o de verle conectado/a.

3. Debemos obligarnos a salir a la calle. Habrá momentos en los que necesitemos tumbarnos en la cama o en el sofá y dormir, seguramente porque la ansiedad habrá alterado nuestro sueño y nos sentiremos cansados. Nos lo podemos permitir de cuando en cuando, pero no podemos cometer el error de convertirlo en una rutina (en especial porque puede ser el primer paso para caer en una depresión), tenemos que salir y mirar hacia el cielo siempre que podamos.

4. Debemos obligarnos a realizar actividades que nos resulten gratificantes, aunque ponerse en marcha, sobre todo al inicio, suponga un esfuerzo extraordinario para nosotros (leer, ir al cine, de compras, salir a pasear, salir con los amigos, hacer ejercicio..). La actividad física puede ser de especial utilidad, ya que nos ayudará a descargar y canalizar la ira cuando esta llegue, y permitirá que nuestro cuerpo libere endorfinas (responsables de hacernos sentir bien). Vale cualquier tipo: senderismo, natación, danza, yoga, danza del vientre, artes marciales, etc.

Puede ser interesante que realicemos actividades nuevas para nosotros, y que intentemos conocer a gente nueva. Obviamente, esto último nos puede llegar a resultar incluso aversivo al principio, pero os aseguro que en poco tiempo llegará el momento en el que empezaréis a sonreír espontáneamente, y en el que volveréis a sentiros cómodos entre gente a la que no conocéis.

5. Intentad pasar la mayor parte del tiempo distraidos/as. No se trata de huir de lo que estáis sintiendo, si no de evitar que estos pensamientos os invadan y os controlen. Pero si la otra persona viene a vuestra cabeza no lo neguéis, no os obsesionéis con la idea de controlar el pensamiento. Dejadlo fluir, y de una forma relajada, tratad de desviar sutilmente vuestra atención hacia cualquier detalle de vuestro alrededor que os permita distraeros.

6. Buscad el consejo y la escucha de dos o tres personas, amigos en los que confiéis y que puedan oíros y haceros sentir comprendidos en cualquier momento de bajón. Hablar sobre las cosas, contarlas, ayuda a superarlas.

7. Permitíos llorar cuando lo necesitéis, porque con el llanto nos abandona un dolor que, de otra forma, permanecería dentro de nosotros.

8. Permitíos sentir libremente la ira, intentad expresarla de una forma sana, que no resulte dañina para vosotros o para otras personas, animales o cosas (gritar a pleno pulmón en un paraje solitario, golpear o morder la almohada, hacer ejercicio intenso, etc.)

9. Buscad una forma de expresión artística que os permita liberar los sentimientos que vais experimentando: escribir, pintar, dedicar tiempo a algún tipo de hobbie o manualidad, etc.

10. Inventad un ritual que os permita despediros de esta persona y cerrar la puerta. Probablemente tengáis que esperar un tiempo para estar preparados/as antes de poder hacerlo, pero antes o después os puede ser de mucha utilidad, aún siendo un hecho simbólico. Sed libres y diseñad ese ritual de la manera que más os plazca, incluso si queréis hacerlo de la forma más extravagante que se os ocurra...

Pronto el tiempo comenzará a fluir de nuevo, los días dejarán de ser eternos y volveréis a sentiros vivos sin pensar en la otra persona continuamente. Los recuerdos irán perdiendo emoción progresivamente, y os irá llenando un sentimiento de orgullo y de satisfacción enormes (si, eso que parecía que nunca llegaría!) al daros cuenta de que habéis conseguido sobrevivir, de que podéis seguir avanzando, y de que la vida existe más allá de él o de ella.

Os aseguro que veréis resultados en un par de meses si seguís adelante -y de forma constante- con estos consejos, y que a partir del tercer mes el tiempo volverá correr y dejará de parecer eterno.

domingo, 14 de diciembre de 2008

Una noche de buenos cortos

El viernes por la noche tocó la última sesión de cortos dentro del certamen internacional "Almería en corto".

Fue una noche emotiva (al público le gustó escuchar las simpáticas anécdotas sobre Charles Chaplin con las que su hija, Geraldine Chaplin -la homenajeada de la noche- les regaló), sobre todo por los cortos que se proyectaron como cierre.

Podría resumir diciendo que todos tenían una importante carga dramática, y que esta carga se iba haciendo cada vez más fuerte conforme avanzaba la noche. Como anécdota, comentar que un amigo exclamó antes de que empezara el último: "Aquí ya solo falta que mueran todos!".

Al finalizar el certamen nos reíamos recordando lo acertado que había estado con su comentario.

En fin, todos fueron cortos de nivel que tocaban diversos temas (la lucha de clases y las injusticias sociales, el drama nazi, la trata de blancas, el dolor y la inconsciencia que pueden quedar terriblemente unidos de por vida a aparentes decisiones adolescentes sin trascendecia, o la risa, la entereza y la naturalidad con la que se puede afrontar la muerte antes de ser "paseado" -fusilado- en una guerra...)

Todos nos gustaron, y todos nos emocionaron en una noche en la que el drama parecía ascender progresivamente, y en la que cada nuevo dolor parecía más cercano, más hondo y más profundo que el anterior.

Fue una noche agridulce; muy positiva, por la cercanía de los contenidos y el buen hacer de sus directores, pero también triste, por el drama humano que fuimos encontrando en cada nueva proyección. De todas formas, y por fortuna, con el último corto el director nos permitió relajarnos y soltar unas risas, aún a pesar de la dureza de la situación.

Os dejo los nombres de los cortos, todos merecen ser vistos. Quizá me detenga durante los próximos días para contaros un poco más sobre ellos, quién sabe. Desde luego, me gustaría.

"Café Paraíso", de Alonso Ruizpalacios, México.
"Spielzeugland", de J.A. Freydank, Alemania.
"Miente", de Isabel Ocampo, España.
"Smáflugar", de Runar Runarsson, Islandia (Este nos pareció realmente impactante, a pesar de que mantiene un desarrollo muy simple durante la mayor parte de su metraje. Resulta terrible plantearse un final como el suyo en un momento de la vida como es la adolescencia, en todos los sentidos, y más si eres mujer. ¿Se puede vivir con algo así grabado en la retina?).
"Paseo", de Arturo Ruiz, España.

viernes, 12 de diciembre de 2008

Mirar hacia adelante

Hoy toca la última sesión del certamen internacional de cortos de Almería. Como invitada de honor este año para el cierre, Geraldine Chaplin (¿conseguirán algún día traer a Clint Eastwood? Lo dudo, pero sería una pasada, desde luego...)

Imagino que la sesión estará a la altura de las anteriores (no espero menos). Mañana, viaje de visita a casa y concierto de música griega por la noche (¡qué guay!). Esperaba este concierto desde hace un par de meses, no es habitual que este tipo de música llego por estos lares y tengo un amigo griego que me ha enseñado a apreciar la belleza de su música y de su danza.

En fin, espero que el fin de semana sea para disfrutarlo, empezando por el camino. ¿Tendré la suerte de pasar sin contratiempos por mi puerto de montaña nevado otra vez?

Una de las mejores soluciones contra la tristeza y contra el desamor: salir, hacer actividades, escuchar música, ir al cine, hacer teatro, quedar con los amigos... Lo que sea, y aunque suponga un esfuerzo enorme arrancar, hazlo!!!!! Lo comprendo perfectamente, porque a mi me ha estado pasando durante estos meses. Pero ahora por fin voy siendo consciente de que el paso del tiempo lo va curando todo, y de que, aunque durante los primeros meses parezca estar "congelado" (el tiempo), los días acaban pasando cada vez más deprisa, hasta que un día te das cuenta de que has dejado de contarlos.

Como psicóloga y como mujer mi consejo es ese: Sal, no dejes de hacer actividades, apúntate a cosas nuevas, aunque no tengas ganas de estar con gente al inicio, o aunque conocer a personas nuevas te suponga un esfuerzo. Te lo aseguro, antes o después dejará de suponerte un trabajo extra y te reencontrarás a tí misma (o mismo). O mejor aún, toparás con una "tú" nueva (o nuevo), más fuerte y capaz de mirar al mundo y dar un paso adelante con más energía de lo que lo hayas hecho nunca.

¡Ánimo!

jueves, 11 de diciembre de 2008

Escapada a Madrid

Acabo de volver de viaje hace apenas una hora.He estado un par de días en Madrid, por motivos de trabajo, y la verdad es que tengo que hacer un balance muy positivo... Me gusta pensar que esta misma tarde estaba paseando por la Gran Vía, disfrutando del ambiente de una ciudad llena de gente y de luces.

Por cierto, me he encontrado con Arturo Valls en el aeropuerto (me encanta su sentido del humor). Él estaba hablando por el móvil, así que he aprovechado para observarle durante unos segundos. Me ha sorprendido mirándole y me he girado rápidamente, porque no quería parecer curiosa. Luego ha sido él quién se ha vuelto un par de veces, y yo quién le ha pillado observándome. Ha sido un momento particular, la verdad.

Tal vez han sido varios cruces de miradas fortuitos, tal vez no había ninguna otra mujer por la zona y eso captó su atención, tal vez me ha mirado y ni siquiera me ha visto. En cualquier caso, me ha sonado a eso de "juego de miradas a distancia con un tío", sólo que en esta ocasión era famoso.

Puede que en otro momento escriba sobre alguna de las cosas que he hecho en Madrid. O de cómo he estado a punto de perder mi avión de regreso por unos minutos.. Por un lado, habría sido una putada, pero por otro, seguramente me habría animado a pasar allí un par de días y disfrutar paseando por sus calles.

En fin, tal vez lo haga la próxima vez. Para mi nunca ha sido un problema moverme o viajar sola, no sería la primera vez que lo hago.

Ánimo, chicas! Las mujeres podemos viajar sin compañía y disfrutar en el intento..

Ciao!!

martes, 9 de diciembre de 2008

El velo pintado


El otro día, mientras esperaba para entrar a la proyección de turno del festival “Almería en corto” escuchaba sin querer un fragmento de la conversación de cuatro hombres:

“Pues yo antes era de los que iba al cine en cuanto veía el nombre de Edward Norton en la cartelera. No me perdía ninguna de sus películas, hasta que vi “El velo pintado”.. La fotografía preciosa, eso sí. Era lo único que merecía la pena ¡Menudo bodrio!”

Los demás asentían, convencidos, al igual que su amigo, de que el actor había cometido un error “irreparable e imperdonable” al protagonizar esa película.

Me pregunto entonces si habrán visto “El ilusionista”…

En fin, debo reconocer que yo también suelo valorar la presencia de Edward Norton en una película. Da la impresión de ser un tío inteligente, interesante y con criterio, que suele elegir buenos proyectos.

Pero, ¿qué sucede cuando alguien así, después de asombrarnos con papeles de tipo duro y fuerte como los de “American history “X” o “El club de la lucha” nos sorprende participando en un proyecto sensible y romántico en el que interpreta a un personaje un tanto pasivo, introvertido y sereno?

¿Habrá una sola película lenta, con historia de amor que pueda gustar a todos estos tipos duros que disfrutaron con El club de la lucha? ¿O es que para ellos solo tienen valor historias de amor patológicas y extremas como las de Norton con la Bonham-Carter en este mismo film?

¿Resulta absolutamente incompatible la asociación “historia de amor sensible-buena película” para los hombres, en general?

No tengo claro si “El velo pintado” es o no una buenísima película, porque en las dos ocasiones en las que la he visto me he sentido absorbida por la historia (y eso que Naomi Watts no me enloquece como intérprete..O tal vez sea la elección de su actriz de doblaje, no lo tengo claro) y no puedo ser excesivamente objetiva. Creo que se trata de una historia de amor profunda y sencilla, con una fotografía extraordinaria y realización e interpretación impecables. Y creo que Norton, como siempre, ofrece un buen trabajo, permitiendo que veamos la evolución de un personaje, en apariencia anodino y aburrido, que acaba mostrándose ante nuestros ojos como un hombre inteligente, atractivo y con personalidad (Claro que, entiendo que los hombres no hagan esa lectura) En su línea.

Vale, comprendo que se hacen muchas películas de amor “envasadas” para el gran público con las que a veces no importaría dejar pasar la fecha de caducidad y no abrirlas (léase “Pearl Harbor”, “50 primeras citas”, o “El diario de Noa”, y un largo etcétera…).

Pero en el cine reciente existe una larga lista de comedias o dramas repletos de amor, pasión o ternura que pueden merecer la pena: “El paciente inglés”, “El jardinero fiel”, “Los puentes de Madison”, “La fuente de la vida”, “Shakespeare in love”, “Mejor imposible”, “La vida es bella”, “Mi vida sin mi”, “La vida secreta de las palabras”…


Y siempre quedan en medio toda una serie de comedias encantadoras que nos arrancarán una sonrisa y que no nos harán daño: “Cuando Harry encontró a Sally”, “Algo para recordar”, “Mucho ruido y pocas nueces”, “Cuatro bodas y un funeral”…

Sin olvidar, por supuesto, el lugar de oro que ocupa el cine clásico en mi corazón. Pero esa es otra historia.

Por fortuna, conozco a hombres que sí son capaces de emocionarse viendo una película de amor, sin entrar en `valoraciones mayores´. La última vez en la que vi llorar a uno fue en mi casa, delante de “La fuente de la vida”, de Darren Aronofsky.

Por hoy, reivindico el buen hacer de Edward Norton y una buena y sencilla elección con “El velo pintado”.

Y es que el buen cine y el amor no siempre están reñidos, chicos.

lunes, 8 de diciembre de 2008

Almería en corto


He aprovechado el fin de semana para asomarme y asistir a tres de las sesiones del certamen internacional (la organización concede premios paralelos a producción nacional). Como siempre, he descubierto cortos muy interesantes (tras el balance después de varios años seguidos, llego a la conclusión de que el nivel de los franceses y de los españoles suele ser bastante bueno, en líneas generales), y creo que aún podré asomarme algún día más antes de que termine (el próximo finde).

Por ahora, me han llamado la atención varias comedias (dos francesas y una española), y algunos dramas (dos españoles, uno alemán y otro uruguayo), entre otros. Uno de estos últimos es de un director que en alguna edición anterior del festival había apostado por un estilo experimental que no me había gustado, pero que en esta ocasión se ha decantado por una historia sencilla y emotiva.

Curiosamente, varios realizadores han decidido abordar el tema de la muerte y del duelo anticipatorio desde una perspectiva muy cercana, así que tuve la ocasión de recordar mucho de lo que había leído en el último libro que terminé la semana pasada (sobre el duelo, precisamente).

Para sonreír, "Le secret de Salomon", "Tony Zoreil" y "Le festival" (Francia), o "No se preocupe" (España).

Para entristecerse, o simplemente para compartir emociones "Alumbramiento", "El camino de Ana" o "El tiempo prestado" (España), "Buen viaje" (Uruguay) o "Hakim" (Alemania).

En unos he valorado realización, técnica o medios.. En otros la interpretación, la intensidad de las emociones que dejaban entrever los protagonistas,la sencillez o el enfoque del tema tratado. En todos los casos creo haber encontrado en mayor o menor medida sensibilidad, emociones o un mensaje sobre el que reflexionar.

Como todos los años, el festival internacional de cortometrajes de Almería mantiene su nivel. No espero menos para las próximas proyecciones y para futuras ediciones..

viernes, 5 de diciembre de 2008

París no siempre vale una misa..

Hoy llevaríamos dos días en París si no te hubiera dicho adiós... A principios de septiembre me propusiste que nos fuéramos los dos juntos unos días, aprovechando el puente de esta semana. Primero te dije que sí, pero luego comprendí que lo que mejor que podía hacer era alejarme de ti.

En estos días tu recuerdo va y viene, pero sé que es normal, y que se debe al hecho de que proceso, consciente e inconscientemente, la fantasía de que ahora mismo hubiéramos estado juntos en una de las ciudades más románticas del mundo.

Al menos ya sé que eso para nosotros, en realidad, no debería haber tenido un significado en común, ¿verdad..? . Cuando te pregunté por qué no reservabas ese viaje para alguien especial en tu vida en lugar de ir conmigo, tu me respondiste con tu lado práctico, con un "cualquier lugar del mundo sería romántico siempre que estés junto a la persona que amas".

Qué le vamos a hacer, ésta es una etapa de fechas y "aniversarios".. Los primeros (casi) dos meses y medio sin hablar contigo, el viaje que no hemos hecho porque yo así lo he decidido, las vacaciones de navidad que no vas a pasar a mi lado porque te pedí que me dejaras alejarme...

Como decimos los psicólogos, el duelo es un proceso doloroso que se atraviesa cuando nos separamos de las personas a las que queremos y a las que necesitamos, con independencia de si esa separación es o no deseada, o de si esa persona nos hace bien o nos hace mal.

Yo te la he pedido, y aunque una parte de mi lo necesitaba, eso no hace las cosas más fáciles.

En fin, ¡qué le vamos a hacer! Tarde o temprano terminaré de "rehacerme" a mí misma y me dejaré de gilipolleces.

Buen fin de semana para el mundo y para mi misma!!!!!!!!!

;-)

jueves, 4 de diciembre de 2008

La gata sobre el tejado de zinc


Hace muchos años vi por primera vez "la gata sobre el tejado de zinc". Era una adolescente y me sentí fascinada por el personaje torturado y ambiguo que interpretaba Paul Newman... Era incapaz de entender que pudiera resistirse a los encantos de una mujer como ELisabeth Taylor, que además se pasaba toda la película como una gata en celo, mendigando su atención y su amor de forma desesperada.

Recuerdo, y siempre recordaré al actor guapísimo en esta película, igual que a la protagonista. Me parecía, entre otras cosas, una historia llena de erotismo, de emociones, de deseo a flor de piel por parte de ella y de rechazo por parte de él.

Ahora, volviendo la vista atrás compruebo que me siento como Maggie, tan cerca y tan lejos al mismo tiempo de un hombre confuso, atrapado por su sexualidad y que tengo la certeza de que nunca llegará a ser mio. En la obra original de Tennesse Williams el personaje de Brick (Paul Newman) trata de ocultar su homosexualidad mientras sufre por el amor del amigo muerto. La película obvía este tema.

Tal vez, como me decía ayer mi colega, ese sea tu caso. Tal vez tu bloqueo sexual con las mujeres, como ella decía, te lleve a vivir una homosexualidad tardía, o tal vez seas bisexual (cosa que ella también me planteaba y que yo veo como más plausible). En cualquier caso, no puedo saber con certeza lo que te depara el futuro, ni siquiera lo que te depara el presente.

Pero sé que, aunque yo no soy la gata caliente sobre el tejado que interpretaba la bellísima Elisabeth Taylor, he ronroneado lo suficientemente cerca de ti como para que hubieras deseado hacerme el amor muchas veces. Pero no has sido capaz de hacerlo, y tampoco me has dejado a mi amarte plenamente, ni física ni mentalmente.

Me siento como la gata sobre el tejado de zinc caliente... dolida, y rechazada.

miércoles, 3 de diciembre de 2008

Arrivederci amore, ciao!

Hoy no me apetece escribir demasiado.. Pero no me siento triste, simplemente cansada. Tal vez haya influido el hecho de que haya hablado largo y tendido sobre ti con una colega.

Le he preguntado sobre el tiempo que ella consideraba que precisaría para alejarme de ti, y cuando me ha respondido "un año", he dado un respingo. Le he dicho que no me veo capaz de esperar tanto, y que querré ponerme a prueba mucho antes..

Había pensado en volver a aparecer en tu vida a finales de enero, o en febrero, cuando hubiesen transcurrido 4 o 5 meses.Ella considera que, con toda probabilidad, sufriré una "recaída". Le he explicado que necesito comprobarlo por mi misma, que no puedo sentirme en una huida permanente sin afrontar este aspecto de mi vida durante tanto tiempo, pendiente del paso de las semanas y contando los meses como si se tratara de un reto.

Al final, mi colega ha asentido y me ha dicho: "Soy consciente de que lo harás pronto y de que no resistirás, porque entiendo que, por tu forma de ser, lo necesitas, y necesitas tenerlo todo controlado. Creo que sufrirás una recaída, pero te servirá para salir aún más fortalecida de ella."

Creo que comprende mi necesidad de afrontarlo, aunque no la comparte. Podría hacer la comparación con el que deja de fumar y no vuelve a probar un cigarro en su vida con tal de no sentir la tentación.

Yo, sin embargo, no querría pasarme la vida pensando en esa adicción que no puedo controlar. Quiero "fumarme un cigarro" (metafóricamente hablando, obviamente), y echarle los ovarios que haga falta para no volver a convertirme en una adicta, aunque eso me suponga un tropezón en el camino.

Además, ahora ya tengo una baza a mi favor. Sé que no estás loco por mi, y que tan solo has sentido una atracción, como tú me dijiste. Esa esperanza, esa incertidumbre me mantuvo atada durante los dos últimos años.

Quise pensar que sentías algo profundo por mi y que no encontrabas la forma de darle salida, y ahora por fin sé que no es así. Sé que me quieres, pero no me amas.

¡Y tampoco soy masoquista, joder!. Tendré que terminar de sufrir pronto, digo yo..

Hoy me despido con el título de una película que dice:

"Arrivederci, amore, ciao!"

martes, 2 de diciembre de 2008

Sobre la vida y la muerte

Hoy toca un temática profunda y dura. Hoy toca ponerme seria..

En estos momentos estoy terminando de leer un libro que se llama "Sobre el duelo y el dolor". Habla sobre como se vive y como se puede superar la pérdida de un ser querido. Suena duro, ¿verdad?. Pero vivimos en un mundo, en una sociedad que trata de negar la muerte, que nos enseña a no hablar sobre el tema, y a pensar que nunca terminará de llegarnos a nosotros o a las personas que nos importan.

Hace poco descubrí que plantearme un posible "duelo anticipatorio" sobre la pérdida de las personas que amo me produce un dolor hondo, profundo, demasiado fuerte para soportarlo sin verter una lágrima o para plantearmelo con excesiva frecuencia. Me dí cuenta de que no estoy preparada para afrontar la muerte... Pero no tanto la mía, si no la de las personas a las que amo. Concretamente, me produce un dolor intenso pensar en la ausencia, en ese "no volveré a verle nunca más", y preguntarme si tendré que plantearme un "¿por qué no le dije cuanto le quería?, ¿por qué no hice aquello? ¿porqué no fui mejor hija, o pareja, o amiga..? ¿por qué no soy capaz de hacerlo ahora, cuando aún estoy a tiempo..? En fin, demasiadas preguntas para responder de una sola vez.

Por eso he comenzado a prepararme, con objeto de llegar a comprender que la muerte forma parte del ciclo de la vida, para aprender a afrontarla de una forma natural y de frente, sin darle la espalda.

Es una lección que todos deberíamos aprender. Nos haría las cosas un poco menos duras de lo que pueden serlo por sí mismas cuando llega la hora de la verdad.

Aún así, qué duro resulta afrontarlo...

lunes, 1 de diciembre de 2008

Serenidad


Ayer tuve el placer de conducir por un puerto de montaña nevado antes de que se cerrara al tráfico. Conduje lentamente, sin prisas, y me dediqué a disfrutar de la blancura espléndida del paisaje todo lo que pude.

Hubo algún momento en el que pensé que podía encontrarme en uno de esos sitios increíbles que aparecen en las fotos de lugares lejanos e inaccesibles..
La estampa era verdaderamente hermosa, y visionar aquel camino lleno de reflejos de un blanco puro y extremo me llenó de una gran paz y de serenidad.

Me sorprende pensar en lo tranquila y feliz que me sentía, ajena a cualquier peligro que pudiera esconderse entre la nieve, sobre la carretera.

Lástima no tener una foto de alguno de los momentos que habría querido que permanecieran congelados en mi imaginación..

Habría deseado conducir por aquel camino hasta llegar a casa, soñando despierta a través de en un lugar que se había convertido al mismo tiempo en nuevo y desconocido, cercano y familiar.

domingo, 30 de noviembre de 2008

¿Crees que eres raro?


Genial, sencillamente genial...
Así puedo decir que fue el espectáculo de magia ayer por la tarde, con el mago Javi Martín. Un buen mago, cómico y con vena de monologuista, todo en uno.
Creo que soy incapaz de recordar la última vez en la que fui capaz de reír tanto a lo largo de 90 minutos seguidos.
No daba pausa, no podías permanecer estático sin soltar una carcajada ante cada nueva ocurrencia (nueva para nosotros, claro, porque por mi modesta experiencia como actriz tengo claro que lleva de gira un espectáculo con muchísimas horas de trabajo previo y de rodaje) o comentario suyo.
Me parece un mago con mucho sentido del humor, ácido, rápido y ágil que no te permite aburrirte con su puesta en escena de "¿Crees que eres raro?".
Chapó! por la combinación de magia y humor. Para verlo y echar un buen rato si se tiene la oportunidad.
Y por supuesto, otra invitación para todo el que lo lea:

El Festival Internacional Mágico "Hocus Pocus" de Granada. Para este año ya es tarde, así que queda como propuesta para probar o repetir la última semana de noviembre de 2009. Un añito por delante.. Como decimos por aquí, "na´de na´"!

Dejo por aquí las direcciones de Javi Martín y del Festival.. Posiblemente os hagáis una idea del humor del que hace gala el primero si leéis su autobiografía. A mi me ha arrancado más de una sonrisa.

http://www.javimartinmago.com/
http://2007.hocuspocusfestival.com/

viernes, 28 de noviembre de 2008

Magia potagia

Queda una hora para que finalice el día y hoy puedo hacer un balance positivo de mi estado de ánimo, a pesar de que estoy totalmente extenuada. Ha sido un día largo, de mucho trabajo y un pequeño viaje conduciendo un coche. ¿El motivo? Podía haber dejado que me entristeciera (por otra persona, no por mi), pero no lo he hecho. Me he portado como una campeona, y he vuelto a ser la relaciones públicas de siempre, haciendo reir a carcajadas a la compañera que viajaba conmigo y dando confianza a la personita por la que nos habíamos desplazado para ayudarle a afrontar su nueva vida.
Hoy he sido la que solía ser, la que he sido siempre. Y aunque agotador, ha sido satisfactorio.
A pesar de que he hablado de tí durante largo rato en el viaje, lo he hecho sin pensarte profundamente.. Mi pensamiento ha volado a su pesar hacía ti, pero cuando volvía ya a casa esta noche, sola.
Mañana por la mañana toca viajar de nuevo, esta vez para ir a casa. Por la noche, un espectáculo de magia. El primero al que voy en mi vida..¿Curioso, no? Me cansé de verla siempre (la magia) a través de la pantalla.
Mañana toca ver a un mago en acción en directo. Ya veremos que tal..

jueves, 27 de noviembre de 2008

Llamada "interruptus"

Hace un rato he decidido llamarte de nuevo. Esperaba poder escuchar por fin tu voz para saber que estabas bien, tal y como pretendía el viernes pasado..

Esta vez no saltó el contestador, y tuve tiempo de oirte responder diciendo "pronto?" antes de colgar. No he encontrado el valor para mantenerme al otro lado durante más de ese par de segundos.

Tampoco ha sido realmente especial.. Tu voz no es lo que más me gusta de tí, tal vez porque la usas poco y tu inseguridad se percibe en ella, especialmente por teléfono.

Ese tono bacilante que siempre te acompaña, ha estado matizado esta vez por un pequeño toque de expectación, de ansiedad al responder. ¿O acaso me gusta imaginarlo así?

Me pregunto si habrás deseado que fuese yo la que te llamaba, o si tan solo has llegado a plantearte si era yo la que se ocultaba tras el número desconocido. Me gustaría pensar que sufres, que me añoras y que piensas en mi continuamente, y que has descolgado ese teléfono con la esperanza de que fuese yo, de vuelta a ti.

Pero no puedo pensar eso, porque la realidad seguramente es bien distinta. Probablemente no habrás pensado en mi ni una centésima parte de lo que yo he pensado en ti a lo largo de estos dos meses.

Y de nuevo, te odio por ello. Y me odio por ello.

Esta rabia puntual que me llena ha dejado de preocuparme. He comprendido que debo dejarla fluir para superar mi proceso de duelo, porque forma parte del camino natural de la recuperación, y porque tengo derecho a sentirla.

miércoles, 26 de noviembre de 2008

Atisbos de sol por mi ventana


Esta mañana he tenido dos noticias que han mejorado un día que había empezado también lleno de malhumor (creo que el tema de la fototerapia que me recomendaron al levantarme no funciona) (Se trata de encender la luz un rato antes de salir de la cama y habituarme poco a poco a ella.. Sin embargo, yo reivindico mi derecho a disfrutar de cada milisegundo de oscuridad antes de dar el salto desde el colchón!!).

En fin, como iba diciendo, la primera de ellas fue que un niño con el que estamos interviniendo ha mejorado muchísimo tras trasladarlo de colegio (junto con un tratamiento que le ayuda a mantener la atención), y ha pasado de ser una versión heavy del muñeco diabólico (vale, no quiero exagerar, más bien era el hermano pequeño!)a una versión edulcorada de Caperucita Roja. En fin, no podéis ni imaginar la alegría que he sentido cuando la nueva maestra me ha dicho que el niño es un encanto, cariñoso y bueno, y que le parecía imposible que llegara con ese historial. ¡Me he planteado si había podido ser abducido por los extraterrestres, parecía que me hablaban de otro niño!
Bromas aparte, nunca hubiera imaginado que un cambio de ambiente podía ayudarle tantísimo, ahora tocará intervención con un terapeuta para consolidar y favorecer el cambio (eso, y mantener el tratamiento, claro).

En fin, una buena noticia para una familia preocupada y para un niño pequeño que iba camino de tener muchísimos problemas de adulto.

La otra noticia es que me han integrado en un comité de expertos del área en la que trabajo (creo que queda mucho para que pueda llamarme experta, con todo lo que me queda por aprender en esta vida, pero tengo que reconocer que no me faltan “labia” e iniciativa), con lo cual llegarán buenas cosas para mi equipo: poder hacer propuestas de formación para los profesionales, preparar materiales de trabajo que todos necesitamos, contribuir a aunar esfuerzos en pos de un proyecto común para el que hay pocos recursos a nivel nacional... Y me siento aún más orgullosa porque la propuesta de ampliar este comité y trabajar sobre nuevos temas ha llegado a partir de mi intervención en la reunión a la que asistí en Madrid la semana pasada.

Sé que llegará el momento de quejarme por el trabajo extra que va a suponerme, o tal vez incluso de arrepentirme, pero por ahora me quedo con el lado bueno: mejoras que están por llegar para este proyecto, y a nivel personal, un pequeño viaje (aunque sea pa´ hartarse de currar) al trimestre que me ayude a desconectar de la rutina y a ver caras nuevas.

P.d. Hoy dejo una foto que hice de una puesta de sol que me pareció impresionante, en un pequeño y recóndito lugar de Irlanda que visité hace unos meses... Ya hablaré sobre ese, y sobre otros muchos viajes, en otra ocasión.
Para variar, tú estabas a mi lado cuando hice esa foto. Por fortuna, tú recuerdo se va haciendo día a día más y más difuso...

martes, 25 de noviembre de 2008

Un día gris lo tiene cualquiera


Hoy ha sido, definitivamente, un día gris. La mañana en el trabajo, interminable y llena de mal humor. La tarde, agradable durante el rato de yoga (me va gustando cada vez más), aunque tenía previsto ir a danza del vientre y me quedé dormida..¡Estaba tan cansada...!
Siempre me he vanagloriado de ser una mujer fuerte, que no necesitaba tomar café o echar una siesta para recuperarse de nada. Por ahora, del café sigo pasando (salvo en situaciones de cansancio absolutamente extremo, como cuando venías tú de visita a casa y me tiraba 20 días seguidos de marcha pendiente de ti y durmiendo poquísimo). De las siestas, digamos que, en general, también. A pesar de ello, los dos años que llevo durmiendo mal tenían que acabar pasando factura -a mi salud, a mi estado de ánimo, a mis emociones-, ¿no?
Esta tarde he dormido durante cuatro horas seguidas..
Obviamente se me pásó la hora de ir a clase, con las ganas que tenía de mover las caderitas.En fin, habrá que esperar a la semana que viene.
Supongo que no puedo seguir siendo una adolescente en todos-todos los sentidos, porque, fisicamente, los años no pasan en balde.

P.d. Sigo sin controlar definitivamente la necesidad de saber de ti, de verte conectado, de oir tu voz. Unos días va mejor, otros peor.. Al mismo tiempo vuelvo a tener ganas de mandarte a la mierda, así que tendré que echarle paciencia.

Ya me quedan solo 30 días para comprobar si realmente es posible superar esto de estar colgada de tu mejor amigo en tres meses.

lunes, 24 de noviembre de 2008

Hijos, mentiras y cintas de video..


Acabo de volver de natación y estoy hecha polvo.. Me pasé el fin de semana haciendo de canguro, animadora infantil, educadora,cocinera y chófer con tres cabezones (léase "niños varones", o en este caso "monstruitos")(y que conste que les quiero, aunque no lo parezca...Porque no lo parece, ¿verdad? Jaja!)

En fin, que me ha tocado hacer de "tita", como decimos por aquí, pero haciendo en realidad el papel de madre suplente, ya que mi hermano tiene una limitación física (además de una depresión de caballo)que le impide hacer la maýoría de estas cosas.

Así no resulta extraño pensar que haya comenzado la semana cansada, y que no pudiera tirar en clase de natación. Esta mañana, cuando comentaba como había sido mi fin de semana, mi compañera "super madre-esposa-hermana-hija-amiga-trabajadora-jefa" (si es que lo tiene todo, y que conste que no lo digo con ironía) me ha dicho:

"Pues como a todas" (le faltó el "bonita..")

Al escuchar eso salté como si tuviera un resorte en el culo:

"Perdona, pero yo no lo he elegido!!!!!!!" (me faltó el "como tú, bonita, que no concibes la vida sin tus hijos")

(Y que conste que nos apreciamos de verdad, aunque no lo parezca)

La que quiera tener hijos y pensar que son una bendición (sin reconocer que los niños son seres absolutamente egoistas, aunque se les quiera a pesar de ello)debe también saber entender que a las demás pueda no parecernos algo tan maravilloso..

Reivindico mi derecho a decidir "no quiero niños en mi vida", a que me jorobe el doble que a ella tener que cuidar a tres, y a que me resulte cansado conducir, jugar, limpiar, lidiar con sus peleas y sus caprichos y cocinar para una tropa. Prefiero hacer el papel de "tita" y jugar con ellos relajada,llevarlos a dar una vuelta... Cualquier cosa menos convertirme en la "super mujer madre-trabajadora-cuidadora-criada" que siguen siendo hoy en día las mujeres con hijos.

Me conformo con ser una "super mujer trabajadora-pareja-amiga"...

Por el momento sigo pensando que las mujeres (dependiendo del lugar en el que hayamos nacido, por desgracia para tantas) estamos finalmente en un momento de nuestra historia en el que podemos elegir si queremos sentirnos completas sin tener hijos.

Yo soy feliz con mi "complejo de Peter Pan". Quiero seguir siendo como una adolescente egoísta que descubre cada día un nuevo pedacito del mundo, y que aprende a cuidar de sí misma y de las personas que quiere poco a poco. Siempre habrá tiempo para anularse como mujer.

domingo, 23 de noviembre de 2008

"Ci vuole un po´ di sesso"


"Hace falta un poco de sexo".

Ese es el título de mi reflexión de hoy. Es que esto de las relaciones a distancia tiene sus ventajas... Y sus desventajas!
En fin, este semana he estado con mi pareja, pero como nos hemos visto en nuestra ciudad natal, cada uno está en la casa familiar. Y la verdad, no me da ya el cuerpo para echar un rato en el coche (eso, y las pocas ganas de mirones, que ya los sufrí en su época). Eso se quedó para los veintipoco, o para momentos de "enajenación mental sexual" (léase también "calentón de tres pares de huevos donde pille" o "cómo volver a vivir el sexo como a los 20".)

Por cierto, ¿porqué nadie incluirá esto en los power points que circulan tipo "para los que tienen más de 30: os acordáis de cuando echábais un buen polvete en el córdoba de vuestro padre..."?

En fin, habrá que esperar a ver si el próximo finde cae algo, porque, como decimos por mi tierra, "el hambre es mu´mala".

No está hecho el hombre -ni la mujer, que leche!- para la abstinencia.

Por cierto, ¿cuando dejarán de colarse pequeñas imágenes sexuales contigo como protagonista en mi cabeza? Otra vez me han venido este fin de semana un par de pensamientos involuntarios en los que nos veía "haciendo el amor" (eso por sonar fina, jeje!). ¿Por qué será que te imagino como un buen amante cuando con la cabeza fría estoy convencida de que atinarías menos que un ciego en un concurso de dardos?

En fin, mejor quedarme en la gloria diciéndote con una sonrisa enorme..Vaffanculo!

Creo que se puede intuir lo que significa..

Ciaooooo!!!!!!

viernes, 21 de noviembre de 2008

Sempre di venerdì..

..Recordando una canción di Daniele Silvestri (cantante italiano)que tú me descubriste antes de que nos alejáramos, y que se llama "Sempre di domènica".
EL estribillo de la canción dice así:

"Mi sono accorto che sto bene solo quando sto con te, ma so che questo non conviene, non conviene..
Mi sono accorto che sto bene solo quando sto con te, ma so che questo non va bene, non va bene.."


La traducción creo que se intuye un poco, ¿verdad?:

"Me he dado cuenta de que solo estoy bien cuando estoy contigo, pero se que esto no conviene, no conviene...
Me he dado cuenta de que estoy bien solo cuando estoy contigo, pero se que esto no va bien, no va bien.."


La canción tiene algún otro fragmento que me encanta tararear cuando pienso en tí. Otro día lo traduciré.

¿Nadie se ha sentido alguna vez identificado con esta situación?

¡Buen fin de semana!

jueves, 20 de noviembre de 2008

Risponde la segreteria di....

Ahora toca un poco de bajón, justo antes de irme a dormir. Ha sido un día de trabajo agotador (o mejor dicho, extenuante,desde las 8 de la mañana hasta las 9 de la noche, a nivel físico y especialmente a nivel "emocional"). Ha sido un día para sacar una reserva de energía a tope, para interpretar el papel de relaciones públicas, para volver a hacer mis bromas y parecer la persona aguda y llena de vitalidad de siempre.. El coste, volver a mi casa y decidir hacer tres llamadas de teléfono.

La primera, para hablar con alguien que necesita apoyo y ser escuchada, aunque por fortuna veo que va avanzando poco a poco.
La segunda, para hablar con mi pareja y descubrir que, tras una conversación que tuvimos el fin de semana pasado se ha venido abajo, y en estos días ha dejado de ser el apoyo que era para mi, y que tanto necesitaba para seguir adelante. Ha sido una llamada triste, frustrante.
La tercera, para llamar a un amigo que tiene graves problemas, que vive en una fantasía mucho mayor de la que yo construí para mi (y del que ya he hablado en días anteriores), y que sigue negándose a salir. Le he llamado esperando una respuesta positiva, una confirmación de que por fín, después de tanto tiempo ha sido capaz de buscar ayuda, pero finalmente ha sido un no. Le he hablado con mucha claridad, y le he pedido que no vuelva a hablar conmigo hasta que no pueda decirme que ha acudido a un psicólogo. Resulta realmente frustrante intentar ayudar a alguien que se niega a ser ayudado, ¿verdad?

Bueno, en realidad ha habido una cuarta, pero no fué realmente una llamada. Después de dos meses sentí una necesidad fortísima de llamarte y escuchar tu voz, de saber que estabas bien y oirte decir "pronto?" al descolgar. Nunca antes lo había hecho, así que lo medité durante un rato, y finalmente encontré el valor (o mejor dicho, la cobardía) para activar la llamada con número desconocido, dispuesta a colgar antes de que pudieras oir mi respiración.

Por fortuna para mi, habías conectado el buzón de voz: "Risponde la segreteria telefonica di...".

Resulta curioso que podamos sentir que hacemos algo malísimo por plantearnos llamar una sola vez y no contestar a la otra persona que responde al teléfono, solo por escuchar su voz. ¡Y pensar que hay gente por el mundo haciendo tantas cosas terriblemente malas..!

En fin, ya no sé si volveré a sentir esta tentación. Esta noche ha sido la primera vez en la que me lo planteaba, y espero que sea la última. No puedo volver a esperar a que pase el tiempo para levantar el auricular y escucharte decir dos palabras.

Al colgar el telefóno definitivamente he sido consciente de la película que estaban emitiendo en el digital. "La fuente de la vida". Como puta casualidad (lo siento, pero no puedo llamarla de otra forma), tengo que recordar que fue la última película que vi contigo en mi casa, tumbados en mi sofá, antes de decirte adiós. Y no puedo dejar de pensar en lo mucho que te entristeció y te llégó al corazón esta historia de amor (mucho más que a mi, debo reconocerlo). Soy consciente de que eres una persona sensible y frágil.. Demasiado frágil para no hacerme daño...

Mañana será otro día, seguro que aún mejor que este!!!

Moraleja de hoy: sigo siendo demasiado "cuidadora", debo terminar de solucionarlo definitivamente.

miércoles, 19 de noviembre de 2008

Moviendo las caderas


Ayer tocó Yoga y Danza del vientre.. Hoy he ido a natación, y debo reconocer que he acabado reventada, pero mereció la pena.
Con esto del yoga estoy aprendiendo a ponerme derecha (si, he descubierto que, según la teoría del profesor, al igual que muchísimas mujeres, tengo "tetas en la espalda"..Y no es que sea marciana, es que me sobresalen los omoplatos un poco). No veas con las posturitas que vamos haciendo!
Por cierto, ayer volamos como pájaros (si, batiendo los brazos como si se trataran de alas!) Me ha resultado curioso, aunque simpático.
La clase de danza del vientre fue para disfrutarla, como siempre, aunque mejor si procuro no mirar mucho en el espejo mientras bailo para no deprimirme.. Jaja! Hablando en serio, lo de bailar no se me ha dado nunca mal (sigo bien los pasos y tengo ritmo), aunque otra cosa es que baile como un cisne cuando hay gente delante... ¡O más bien como un pato!
Me ha encantado retomar estas clases. Espero llegar a ser capaz de mover en público mis caderas con la mitad del desparpajo con las que las muevo en la intimidad, porque cuando tengo solo un espectador sé que me muevo bastante bien..
Lástima que los tíos den por hecho que la sensualidad con la que una mujer baila o no en público sea indicativo de como se comportará en la cama, porque muchas perdemos chispa en público y, sin embargo, le sacamos rendimiento a nuestro ritmo a tope y con estilo cuando estamos a solas con alguien que nos gusta.. ¿Verdad que sí, chicas?
Espero seguir con las clases durante mucho tiempo, entre otras cosas, por dos razones:

a) Iré moviendo mis caderas cada vez con más soltura cuando salga de marcha
b) ¡No podéis imaginar el morbo que le produce a los tíos que sepas bailar danza del vientre, aunque no seas Shakira!

Por supuesto, os recomiendo apuntaros, vale la pena.

P.d. Y tú te quedarás sin probarlo, por cobarde, y por idiota..

Ciaooo!!!!!

lunes, 17 de noviembre de 2008

Sábanas de franela y una ducha de agua caliente..


Acabo de volver de la piscina, he cenado y estoy escribiendo estas líneas antes de irme a dormir.. Ummm! Hay pocas cosas más agradables que una buena ducha de agua caliente o que sentir el tacto de las sábanas de franela al meterte en la cama cuando se acerca el invierno, ¿verdad?
Vale, vale, no entraré en detalles sobre otras cosas que son aún mejores cuando hace frío (¡y cuando hace calor también, claro!).
En fin, en estos días me estoy planteando la posibilidad de intentar trasladarme en serio a otro país, ya veremos si soy capaz de "echarle un par de ovarios" y hablar con mi jefe. ¿Quién sabe si tendré la oportunidad de dar un nuevo cambio a mi vida dentro de poco?
No puedo evitar pensar en el placer que me produciría imaginar tu cara si cuando volviese a hablar contigo pudiera decirte que estoy al otro lado del mundo, lejos de ti, a salvo...¿Te dolería mucho o te dolería poco?
Que os parece, ¿Deshojamos la margarita?
¿Sabes? Hoy he tenido alguno de esos momentos en los que me muero por hablar contigo, en los que necesitaría gritarte lo que siento hasta quedarme sin voz, en los que querría decirte que te odio..
Por fortuna estas sensaciones se van enterrando cada vez más profundamente bajo mi piel, de forma que ya apenas me queman al traerlas conmigo.
De todas formas, ahora no me siento triste, ni enfadada, ni dolida. Simplemente estoy cansada...
¿O tal vez serán las dichosas hormonas? ¡Benditos los hombres con su estable y previsible testosterona!

;-p

Diferencias entre "echa" y "hecha"

..Joder, acabo de ver otro "echa trizas" en lugar de "hecha trizas" en la entrada sobre "El paciente inglés"..

Y luego mis compis me llaman María Moliner.. Esto me hace bajar puntos en el ranking!

En fin, somos humanos, qué le vamos a hacer, ¿no?

domingo, 16 de noviembre de 2008

Diferencia entre "estar hecha polvo" y "echar un polvo"..

Me acabo de dar cuenta de que he cometido una falta de ortografía tremenda en mi entrada sobre "El paciente inglés" de hoy.

En lugar de poner "me quedé hecha polvo" pusé "me quedé echa polvo"..

¿En qué estaría pensando? Jeje! ¿Tendría en la cabeza la idea de "echar un polvo" y ha sido todo fruto de un lapsus?

Buona notte!

"Cuore sacro"


Hoy tocan dos entradas seguidas..

Hace un rato terminé de ver un film del director Ferzan Ozpetek (director de origen turco afincando en Italia, del que ya he hablado antes), que tanto me gusta. Esta vez ha tocado "Cuore sacro".

Debo reconocer que la película comienza de una forma bastante impactante. O al menos así lo ha sido para mi, porque tuve que detenerla a los 5 minutos del inicio y esperar hasta ser capaz de dejar de llorar... (Vaya tela, entre anoche con "El paciente inglés" y hoy con "Cuore sacro" he soltado lágrimas como para dar y regalar! ¡Ufff!).
De todas formas, que nadie se asuste, porque se trata de una historia emotiva y humana, de descubrimiento personal, en la que confluyen algunos momentos de tremenda tristeza pero que realmente merece la pena ver, como el resto de la filmografía de Ozpetek.

Por cierto, muy interesante la interpretación de la protagonista (Bárbara Bobulova), que te conecta a ella y te hace acompañarla a lo largo de toda su evolución.. ¿De verdad podemos ser capaces de cambiar de esa forma, de renunciar a nuestra existencia materialista y llena de egoísmo y entregarlo todo a los otros como acaba haciendo ella?

10 puntos para Ozpetek, como viene siendo habitual..

El paciente inglés


Ayer por la noche volví a ver "El paciente inglés". Me trajo recuerdos de las dos veces en las que la ví con los dos hombres de mi vida.. Si, suena un poco extraño, ¿no?

La primera vez la vi con mi pareja, en el cine, y recuerdo haber llorado como pocas veces lo he hecho viendo una película. Como suele pasar, me quedé con la impresión de que se trataba de una trágica y apasionada historia de amor..

La segunda vez la vi en Italia, con el amigo que dió título y motivo a este blog. Cuando terminamos de verla, ¿sabéis lo que me dijo? Que por encima de una historia de amor él veía una historia de infidelidad, y que consideraba que la película contribuía a banalizar el amor y la fidelidad como algo secundario a la pasión.

La verdad es que en aquel momento me quedé echa polvo y con cara de poker.. Había querido compartir con él una tremenda historia de amor, y debo reconocer que la que se quedó con "tremenda" cara de tonta fui yo!.

En fin, anoche, como decía, volví a verla y volví a llorar como una niña, echa trizas mientras mi corazón se encogía en un puño, compartiendo segundo a segundo el dolor que debe sentirse al estrechar a la persona que amas muerta, entre tus brazos..

Toda esta historia me hace llegar a tres conclusiones:

1º) Aún me queda camino para olvidarte, porque sigo trayéndote a mi lado con cada pequeño recuerdo que hemos compartido juntos.
2º)Ralph Fiennes interpreta de forma impecable un papel (Laszlo de Almásy) que me caló hondo, expresando el dolor por la pérdida de una forma realmente intensa y desesperada. ¡Chapó!
3º) Pocas veces las mujeres vemos llorar así a un hombre, fuera o dentro de la pantalla. La imagen de un hombre tan fuerte, duro e independiente como el protagonista, sufriendo y llorando de esa forma tan intensa derretiría el corazón de cualquier mujer...

Por supuesto, estupenda también Kristin Scott Thomas, y curioso el descubrimiento de un entonces desconocido Naveen Andrews (Sayd en "Perdidos") en un pequeño pero interesante papel.

viernes, 14 de noviembre de 2008

Maru está en S.O.S.

Hace un rato he puesto la Paramount por casualidad y he tenido la suerte de ver un monólogo que me pareció bastante bueno.. Se titula “Maru está en S.O.S.”, y es de una Sevillana con mucha gracia (simpática, vaya!) que se llama Maru Candel.

Ha conseguido que me riera con ganas durante la mayor parte del tiempo, y eso que a las tías lo de hacer humor no se nos da tan “a pierna suelta”, sobre todo si es en público. Probablemente porque nos da más vergüenza hacer el ridículo y nos cuesta no hacernos “las finas”…

En fin, vale la pena echar un buen rato de risas escuchando su monólogo, aunque por desgracia nadie lo ha colgado aún en youtube. Podéis asomaros a su web para echar un vistazo, aunque creo que no está completo (www.marucandel.es).

Por cierto, he visto que el monólogo ha ganado ya varios premios, y la verdad es que no me extraña. Le auguro un largo y prometedor futuro como monologuista.

¡Suerte, Maru!

Solteras versus casadas... O eso es lo que parecía!

Hoy ha sido una buena mañana en el trabajo.. Casi parecía que los problemas habían dejado de existir, e incluso he tenido la ocasión de ejercer mi viejo papel de animadora, haciendo reír durante un rato a mis compañeras con mis comentarios jocosos y traviesos sobre muchas pequeñas cosas!
Qué bueno eso de poder reírse en el trabajo, ¿verdad? Lástima que los problemas no nos permitan hacerlo con frecuencia. Siempre me ha gustado hacer reír a la gente, aunque no tengo una verdadera vena cómica (en el sentido clásico del concepto) y puedo llegar a destrozar el chiste más bueno del mundo, suelo ser de esas personas de las que se dice que "tienen puntos muy buenos,". La ironía y el sarcasmo, bien utilizados y sin que se conviertan en una burla cruel, dan mucho de si y pueden provocar unas buenas risas..

Claro está, tampoco hay que olvidar usarlas de cuando en cuando con uno mismo, porque los demás también tienen derecho a reírse de ti. ¿Y tú mismo, no?
En fin, hoy tocaba,entre otros temas, un poco de cachondeo "solteras versus casadas" sobre el sexo después del matrimonio.. Y después de los hijos..! ¿Realmente exíste o se trata de una leyenda urbana?

¿Alguien quiere opinar al respecto?

En fin, la más veterana del equipo (pasa de los cuarenta y es a la que más caña le damos con el cachondeo, santa paciencia!) siempre nos responde con una sonrisa:

"¡A tí te lo voy a contar..!"













miércoles, 12 de noviembre de 2008

De las conversaciones con tu madre y otras cosas a las que sobrevivir...

El otro día, hablando por teléfono con mi madre manteníamos la misma conversación de siempre (recordáis lo del “día de la marmota” con Bill Murray? ¡Pues igual!):

Mamá: “¿Cómo estás, hija?
Yo: Bien, mamá, tirando..Y tú, ¿cómo sigues?
Mamá: Pues malísima.. El otro día tuvo que venir otra vez el médico a casa para que me pusieran un calmante..
Yo: Vaya por dios.. (A este paso la acabarán nombrando accionista mayoritaria del SAS!)
Mamá:¿Vienes a casa el fin de semana?
Yo: No, mamá, no me viene bien.. Tengo muchos gastos.. En fin..
Mamá: Bueno, pues cuídate, y no comas mucho.. Y ten cuidado, no le digas a nadie que vives sola.. (joder, ¿estarán ya sospechando algo los vecinos después de tres años?) Y no le abras la puerta a nadie que no conozcas!!
Yo: Si, ya.. que si.. (Mordiéndome la lengua para no ladrar…) Digo… que no, mamá!”

Madre mía (nunca mejor dicho!). He rebasado ya la treintena y mis padres todavía me siguen diciendo que no le abra la puerta a desconocidos.. ¿Pero que se creen, que tengo puesto un cartel en la puerta que dice “atención, desconocidos, llamen a esta puerta que les abriré rápida y gustosamente”?

Porque vamos a ver, ¿qué esperan? ¿Que haga como en el cuento del “los cabritillos y el lobo”? Claro, claro.. Imaginemos la conversación:

Llaman a la puerta:

“Toc toc” (vale, en estos tiempos más bien sería “ding dong”)
Yo: ¿quién es?
Desconocido: Hola, señora, soy un desconocido con aviesas intenciones..
Yo (que voy y me creo que “aviesas intenciones” es el nombre de colección de cine de terror):
A ver, enséñeme la patita por debajo de la puerta!

No te jode! Como si de verdad pudiera pasarla por debajo… La patita, oiga! No seamos malpensados, que el pobre no quiere pasarla por debajo de la puerta... obviamente!

Bueno, aunque tratándose de mi puerta igual la cuela, porque tuvimos que hacer un trabajo caserillo para que cerrara al instalar el parquet y el tío de la compra me la pasa por debajo cuando no estoy..

En fin, que digo yo que tampoco habrá tantos desconocidos interesados en llamar a mi puerta, y menos con malas intenciones…Porque la verdad, no me imagino al violador de turno (al que le toque ese día, claro) en la esquina de mi calle pensando:

“Pito, pito, gorgorito.. ¿A qué piso llamamos hoy? A este no, que tiene ascensor y no mola.. A este tampoco que son solo dos pisos… ¿Y que tal este? Hooombre, magnífico! Un quinto sin ascensor!! Justo lo que estaba buscando para hacer un poco de “calentamiento” antes de entrar en materia!”

Claro, claro.. Y si encima eres la doble de Natalie Portman (la doble de grande, claro!) lo tienes todo ganado. Irá a por mi, seguro, que para eso vivo en el quinto, y no a por el vejestorio de la primera puerta, que para eso la mía es la última del pasillo...

Dios mío, qué duro esto de ser tan bella, joven y atractiva.. ¡Nunca podréis entenderlo!

En fin, y dejando la ironía a un lado, estaba recordando que el otro día me llegó a mi correo una lista de esas en las que te dicen los riesgos que corres y te aconsejan lo que debes hacer si eres mujer y quieres evitar que te violen o asalten. Veamos:

El pelo largo o con cola de caballo puede servirles para sujetarte.. Una nueva razón más para seguir llevándolo corto! (aunque claro, luego los que sí quieres que te metan mano te dicen eso de “que pena que lleves el pelo tan corto, con el morbo que da que lo llevéis largo cuando se está echando un polvo”. No te jode! ¿Me meto yo con el morbo que puede dar que tú tengas otra cosa más larga, bonito..?)

Llevar ropa fácil de arrancar es una tentación para ellos.. Conmigo nunca lo tendrían fácil, la llevo tan prieta que no podrían ni con mi ayuda!
Ah! También vale lo de ir hablando por el móvil, llevar unos cascos o ir pensando en las musarañas.. Nada, nada, habrá que ir por la calle en plan “Lara Croft, (pero no tan buenorra, joder!) (behh,.. Esto último no me costará mucho trabajo, la verdad) atenta y con cara de mala hostia, a lo Condolezza Rice”

Las peores horas del día son entre las 5:30 y las 8:30 y después de las 22:30.. ¿Pero eso no es lo mismo? ¿No sería preferible decir entre las 22:30 y las 8:30?..
Un momento… Pero si yo salgo para el trabajo a las 7:55 todos los días!! Estoy en peligro durante los 200 metros que recorro para llegar al curro de lunes a viernes!!! Así dicen lo de que trabajar puede ser malo para la salud, ahora lo comprendo.. No volveré a mirar al vecino que me cruzo todas las mañanas de la misma manera.. Igual lo de las muletas es mentira y es el típico truco de psicópata para engatusarme!

Suelen acechar en lugares oscuros donde poder ocultarse, pero al parecer, si luchas y te resistes durante más de dos minutos pierden el interés por ti.. Pues nada, nada, habrá que apuntarse a clases de capoeira por lo menos!

Es menos posible que te ataquen si llevas un objeto largo y contundente con el que puedas defenderte a distancia (así que lo siento chicas, no valen las llaves!). Jóder, ¿y qué solución le buscamos a esto? ¿echamos siempre encima el paraguas de Mary Poppins?

Si te sigue alguien sospechoso o se te acerca alguien rarito, mírale a la cara y pregúntale algo tipo “¿perdona, qué hora es?”. Se supone que tendrá miedo de que puedas reconocerle y seguramente desista.. Claro está, que yo me pensaría lo de preguntarle la hora si le veo pinta de psicópata, que a esos les da igual.. Total, si piensan dejarte como a un pavo en acción de gracias!

Si el tío en cuestión te sujeta sin que lo esperes, grita! Se dice que a la mayoría les entra “canguele” a la hora de atacar a una mujer que demuestre que sabe defenderse.. Pero claro, ya sabes que se comenta que eso de “socorro, socorro!” no suele funcionar, así que grita “fuego, fuego!!”, que ya verás como bajan todos los vecinos de la zona rápido y cagando leches..

Estate siempre atenta a tu instinto…Que ya lo dice la sabiduría popular, más vale pensar mal que bien. Y recuerda, como dijo un sabio y viejo amigo mío, “no por cruzar los cinco metros de distancia hasta la acera de enfrente lograrás que tu atacante piense que has desaparecido, que la visión periférica da para mucho”.

En fin, tomaos en serio estos consejos, porque tiene pinta de que deben funcionar. Yo solo quería dejarlos caer tratando de usar un poco el sentido del humor, pero os aseguro que los tomo muy, muy en cuenta.. No pienso volver a casa después de las 22:25 en una temporadita..!!! (No me lo creo ni yo!).

lunes, 10 de noviembre de 2008


¡Hola!
Solo una conexión rápida para dejar una foto que me encantaba mirar, y que te hice este verano.. Ahora la he dejado sin color y sin matices, como va quedando tu recuerdo en mi memoria.. Dentro de poco no se notarán ya apenas ni los contrastes..
¡Sigue así, nena, tú puedes!!!
Un beso para mi misma y para todos y todas las que están tratando de olvidar a alguien ahora mismo...

domingo, 9 de noviembre de 2008

Las fases de un proceso de duelo y otras chorradas..

Por fin encuentro un rato para sentarme y escribir después de unos días bastante estresantes.. Hoy no tengo en claro si enfocar mi relato con sentido del humor o retomar el tema por el que creé este blog.. Lo mejor será ir escribiendo lo que me vaya viniendo a la cabeza, no?

Ahora mismo estoy viendo la nueva temporada de Padre de familia (por fin la fox -si, esa que siempre está "estrenando cosas" y que no las repite 200 veces como antena tres, qué graciosos!- está metiendo de cuando en cuando -imposible controlar horarios o criterios, por supuesto- capítulos nuevos), con una versión puntazo en los dos primeros capítulos de "la guerra de las galaxias".. En fin, se lo han currado bien. Imagino que George Lucas andará detrás de la serie, por eso de los derechos y demás..

Bueno, cambiando un poco de tema, tengo que reconocer que me encuentro un poco mejor ésta semana. La verdad es que la comencé el lunes más triste que Marco en el día de la madre, con el tema de siempre (si, el de mi mejor amigo, ese que le da nombre al blog), pero durante la tarde estuve hablando con una colega que me puso las pilas y me espabiló a base de bien:

"Pero vamos a ver, tú crees que él está sufriendo como tú?"

- Me quedé pensando un segundo, y contesté en voz alta algo que me jodía reconocer, pero que sabía que era cierto- "No"

Fue como un golpe para mi, como cuando se descorcha una botella en nochevieja y pegas un salto, y al siguiente momento eres consciente de que estás comenzando un nuevo año con miles de buenas intenciones y de que quieres soltar lastre..

Pues eso, así me sentí. Terminé de hablar con ella y volví a mi casa con un buen chute de adrenalina en sangre:

"Pero, ¿será posible? Yo aquí queriendo pensar como una gilipollas que él también estaría sufriendo, y que se habría dado cuenta de lo mucho que yo le hacía falta, y de lo maravillosa que soy, etc. etc. (por supuesto, como tenía que pasar al perderme), cuando en realidad lo más probable es que esté pasando tres pueblos de mi... Pues nada, nada, a pasar yo también, que ya vale de ser masoquista. Está bueno, coño, pero no para tanto!"

En fin, el resto de la semana lo he pasado mucho mejor (y eso a pesar de lo jodido que anda el trabajo, con un montón de problemas). A mis clases de natación, tal y como ya comenté, he añadido la danza del vientre (con esta tocaba retomarlo) y la danza latina. Al final no pude comenzar con el yoga, pero espero poder hacerlo la próxima semana.

Cualquiera que esté pasando por una mala racha sentimental como esta debería tener claro lo bien que sienta hacer un poco de deporte. Pero no mola eso de machacarse porque si, eh?

Conviene ir haciendo las cosas poco a poco, y buscar actividades divertidas (de ser posible), no vaya a ser que se convierta en un motivo añadido de auto-tortura, que yo lo del deporte lo digo para que de gusto (por eso de las endorfinas que nos proporcionan placer), no para que nos joda aún más.

Tendríais que ver la cara de felicidad y relajación que llevo encima cuando vuelvo a casa (a las 10 de la noche, con el fresquito y por un camino solitario que mola poco) después de la natación, que parece que acabo de tener un orgasmo y me he quedado como nuevecita.. Jeje!

Cambiando de tema... Ayer decidí ir a ver por fin "El niño con el pijama de rayas" en el cine. Se ve venir que es una historia de las tristes, tristes, pero no me esperaba el desenlace.. En fin, me harté de llorar y salí con los ojos más saltones que los del malo de perdidos (Ben, el jefe de los otros, por si alguien no cae), tratando de no ponerme a hacer pucheros por la calle (aunque parezco una chica dura por fuera, tengo un relleno blandito, como el de las empanadillas).

En estas, tiré para el gimnasio (me había ido preparada con el chandal para el cine) y me pegué un buen rato de cinta y de bicicleta elíptica (la opción pija y super dinámica a la bici estática de toda la vida, osea!)

Puedo asegurar que me quité de encima la pena, un par de células adiposas (por lo menos, digo yo!) (vale, ya sé que esas hijas de puta no te abandonan nunca a no ser que te las saquen con aspirador, pero al menos les quité algo de relleno, joder!) y al menos litro y medio de líquidos..

Volví a casa más contenta y relajada que la Ágatha Ruiz de la Prada después de hacer un desfile de ropa para los teletubbies!

Por cierto, creo que no he dicho todavía a qué me dedico, verdad? Resulta que soy psicóloga.

Ante esto, me imagino que alguien podrá decir:

"¿Joder, y siendo psicóloga te pasan estas cosas? ¿Es que no eres capaz de controlar tus emociones?"

Y yo, por mi parte, podría responder algo del estilo:

"Pues no, mire usted. Que soy psicóloga, no la prima de Chuck Norris!

Y si no, díselo a tu médico cuando te diga con un aliento pestilente de ducados que tienes que dejar de fumar, que tienes que perder veinte de los treinta kilos que le sobran a él y que tienes que relajarte.. "

Claro, claro.. Aprende de él, que no se estresa con el trabajo de por las mañanas en la seguridad social, con el trabajo de después de comer en la mutua privada y con la consulta privada de las tardes con 60 pacientes diarios! Jooorl!! Pobrecito, total para cobrar 6000 eurillos de nada al mes.."


Pues eso, que los psicólogos también somos seres humanos (no venimos de Venus, que conste), y se nos da muy bien eso de aconsejar a los demás.. Pero cuando se trata del jardín propio a veces nos crecen los enanos, como dice una colega mia (quién por cierto me recuerda un huevo a mi madre. Es más buena que un bocadillo de nocilla y se hace querer, pero puede ser de un coñazo que ya, ya...)

Con todo y con eso, y después de buscar consejo en mi propio gurú (alias "Obi-Wan Kenobi", una colega mayor y más sabia que yo) periódicamente e integrar la información con lo que yo ya sabía estoy sacando en claro un montón de cosas.

Me he pasado siete años -aunque de forma intermitente- (joder, mi colega, el que está colgado de una tía que no hace nada por intentar conocerle dice lo mismo para justificar que lo suyo no es tan grave y me pone de los nervios..) construyendo una fantasía con alguien que sabía que nunca sería mio, pero la sirenita no me salió disney, sino versión Perrault (la chunga, en la que la sirenita se queda sin chico y sin voz). Mierda de príncipe que no se dió cuenta de lo que valía la sirena, eh?

Pero la más tonta del cuento, siendo honestos, es la sirenita en cuestión, que pensó que por entregar lo mejor de si misma para estar con él él se lo agradecería eternamente, la miraría a los ojos y le diría "que buena estás, nena.. Cómo no me di cuenta antes? No me importa que te salga cola cuando te mojes, vamos a echar un polvo!"

En fin.. Para mi lo primero fue darme cuenta de que tendría que atravesar un proceso de duelo. Así es como llamamos los psicólogos al período de tiempo puteante y chungo en el que parece que cambiamos de estado de ánimo de forma brusca por etapas, cuando perdemos a alguien (en todos los sentidos, ya sea por una ruptura o por el ciclo de la vida que se cierra) o algo, o cuando nos alejamos de las personas y de los lugares que nos son queridos.

Y esto nos pasa con independencia de que la decisión sea de otro o sea nuestra, así que no hay escapatoria. Y eso ya lo sabía cuando fui yo quién decidió darle puerta..

En fin, el sudodicho "duelo" tiene cinco etapas, y cada cual parece más chunga que la anterior cuando se están pasando. Sobre todo, porque si lo sabes tienes claro y las vas analizando una a una:

"Joder, voy aún por la primera.. Por la segunda... No, voy todavía por la primera.. Ya si, ya voys seguro por la tercera, por la tercera! Yupiii!

Pero, un momento, si todavía quedan dos, y resulta que me tengo que sentir aún más triste de lo que ya estoy...!?!?! Coño, pero es eso posible? Por favor, que estoy sufriendo más que un piojo en una convención de calvos! Que esto se acabe ya o me hago el hara kiri! "

Y no veas lo que jode darte cuenta de que creías haber cerrado ya una etapa y te das cuenta de que ni de coña, de que andabas aún por la anterior. Menuda putada!

Pero vale, no me enrrollo más. Las cinco etapas o fases del proceso de duelo son:

Fase de choque: Estás como atontado, así que puede que no hayas empezado a retorcerte aún de dolor. No te has enterado de lo que vale un peine, pero llegará en la siguiente fase!

Fase de negación: Ahí, ahí es cuando empiezas a enterarte de verdad de lo que te ha pasado, y claro, no te lo puedes creer. ¿Cómo ha podido dejarme, con mi sexy barriga cervecera, mis entradas a lo pedro piqueras y mi arte en la cama? (hablo de los pedos nocturnos, claro!) (y que conste que lo estoy enfocando hacia la ruptura amorosa, creo que el tema de perder a un ser querido es lo suficientemente duro como para no tocarlo ahora. Esa es otra historia..). No te lo crees, así que buscas excusas para convencerte de que no está pasando, y de que no te has quedado de verdad sin tu "churri". Ya volverá... O se dará cuenta de lo mucho que te quiere y te suplicará que vuelvas, `amosss´!

Fase de protesta: Aquí ya te entra el mosqueo de verdad, qué puñetas! Ese maldito pigmeo no va a volver, o parece que no moverá una pestaña para recuperarte si eres tú el que se ha largado! Y te entra una mala hostia por el cuerpo.. Quieres gritar, darle una patada a una puerta (igual hasta lo haces y te machacas el dedo meñique, tía lista! Porque lo que él a es, no le va a joder ni media. Total, si no se va a enterar), echarle la culpa a alguien o ponerte verde, convertirte en el increible Hulk y destruir el mundo..

Fase de depresión: Cuando ya parecía que habías absorvido toda la tristeza de la humanidad y no te quedaba más sitio para sentirte como una mierda llega.. Tachán!!!! La fase de duelo-tristeza propiamente dicha! En fin, que te toca seguir con la digestión de todo lo que te ha pasado, pero ahora sin parecer una ameba, sin episodios de euforia y sin ataques de huevos. Vas camino de volver a la normalidad, pero todavía estás lo suficientemente hecho polvo como para llorar al morder una magdalena (pobrecita, que culpa tiene ella), o al ver el anuncio del desgraciado de gas natural que se queda sin poder enjuagarse! Hay que joderse!

Fase de aceptación: Hombre, por fin vuelves a la normalidad y eres capaz de no pensar a todas horas en el individuo/a en cuestión! Por fin Sauron ha salido de tu mente y te has quitado de encima el jodido anillo (simbólico, claro) de poder que te controlaba! Ya serás capaz de mirar alguna de sus fotos sin pensar eso de "mi tesssoooorooooo", e incluso te preguntarás que le habías visto para que te pareciera tan guapo, y tan misterioso, y tan interesante, y tan...

Sería la cicatriz de la frente? Sus entradas presagiando una calva prematura? Su gran nariz o el estilo desgarvado y encorvado con el que camina porque no tiene la suficiente seguridad en si mismo como para caminar derecho y seguro?

Y no, no hablo de Ben Stiller!

En fin, tal vez fue esa personalidad afectuosa, locuaz y arrolladora que te hacía sentir como una reina, y la confianza con la que, como un gran amigo, no te contó absolutamente nada de su vida sentimental en siete años. N-a-d-a!!!

Vale, vale.. Como habéis podido adivinar, toda esta última parte es pura ironía con mayúsculas!!

Si hasta me reconoció en una ocasión que estaba acomplejado porque pensaba que era una persona aburrida.. Lástima, porque yo sé que no es así, pero con tanto bloqueo emocional y tanto miedo a la gente es cierto que los demás lo confunden a veces con una ameba.

Y ahí llegué yo, supergirl con sus superpoderes, dispuesta a ayudarle y convertirle en un tío expresivo, amoroso, confiado y locuaz.. Y de paso locamente enamorado de mi! Ilusa!!!

Bueno, retomo el tema del duelo. Lo he reflejado aquí porque creo que es importante que sepamos por lo que estamos pasando y por lo que pasaremos cuando nos separamos de alguien a quien queremos. Eso nos ayuda a comprendernos mejor y a darnos cuenta de que no nos estamos volviendo locos, y de que antes o después nos "curaremos", aunque a veces no veamos la salida.

Yo pensaba haber llegado ya a la última fase hace un par de semanas, pero me di cuenta de que aún andaba por la penúltima hasta esta semana. Creo por fin estoy empezando a salir, aunque aún no puedo cantar victoria del todo.

Ya cantaré cuando me de cuenta del todo de que mi historia de sirena con príncipe-rana no funciona, y de que tengo una vida lo suficientemente interesante bajo el agua como para desear entrar en el castillo impenetrable y lleno de defensas de nadie.

No existen los caballeros andantes, ni las princesas de cuento. A ver si nos enteramos de una puñetera vez!

Por cierto, hoy he comenzado a leer "corazones inteligentes", confío en que será una buena lectura.

Y para cerrar, una frase que nos recuerda lo idiotas que nos vuelven a veces el amor o la atracción:

"No desayuné pensando en ti, no almorcé pensando en ti, no comí pensando en ti, y no dormí porque tenía hambre.."

domingo, 2 de noviembre de 2008

¿Qué puñetas hay que hacer para que lean tu blog?

Acabo de hablar con una amiga por telefóno, ocasión que he aprovechado para comentarle un par de cosas:

1ª) Que sigo erre que erre, con los recuerdos del petardo de siempre en la cabeza, aunque cada vez con menos intensidad (por suerte para mi salud mental!)
2ª) Que hay gente que está mucho peor que yo (sirva como ejemplo un colega del que ya hablaré en otra ocasión, que está enamorado como un gilopollas de una tía a la que no ha visto jamás, salvo en foto, y con la que habla por teléfono y a través de gtalk. Tiene novio y ninguna intención de encontrarse con mi amigo después de varios años. Estoy convencida de que seguirá usando su amor incondicional para nutrir su autoestima durante un par de años más, hasta que mi colega despierte de su sueño de "bello durmiente" con una bofetada en lugar de un beso y "espabile" de una puñetera vez).

A ver si aprende de mi (con lo bien que lo estoy haciendo, por diosss!) y le da puerta de una vez.. (No sé si soy el mejor ejemplo, pero al menos estoy aguantando como una campeona y no me he rendido en los morros del colega que le da nombre a mi blog..) Igual así dejará de tener los ataques de agorafobia que viene sufriendo desde hace tiempo, que no son moco de pavo. Fuerte, eh?

3º) He descubierto que le doy morbo a mi jefe. Si es que tengo un jefe de rarito... Y luego me dice a mi que soy yo la rara! Resulta que, en su línea habitual, nos dijo el otro día que otra compañera (aún más imposible de conseguir para él que yo) era la que más morbo le daba, y que después de ella iba yo! Hombreee! And the winner is...!

Bueno, vale, me quedo con la medalla de plata. Pero os aseguro que lo de mi compañera es insuperable por una razón concreta, y somos ocho tías, que conste.. Y ninguna es marciana ni bizca. El que si es un marciano es mi jefe, con esas salidas que tiene. Menos mal que ya le conocemos!

Comentaba con mi amiga que, evidentemente, no tiene ninguna intención de tener nada con nosotras (está recién casado y me consta que su pareja le importa), pero es que no puede tener la lengua quieta (no en el sentido literal, claro!) cuando se trata de hablar sobre mujeres.. En fin, tengo claro que para él soy una tía independiente y reservada con mucho relleno en el coco por descubrir. Un reto para alguien que adora los retos y las cosas complicadas.

Y sin ir más lejos, ¿sabéis lo que me decía mi amiga?

"¡Pues igual que tú, tía! Para tí toda esta historia era eso, un reto. Tú tampoco te conformas con historias sencillitas, has tenido que colgarte de un tío que era lo más reservado y complicado que fuiste capaz de encontrar".

Y vaya si tiene razón! No lo habría hecho mejor si hubiera puesto un anuncio en el periódico:

"Se busca chico atractivo, ex-perteneciente a una secta religiosa, débil e inmaduro y con historia familiar de las que sueltan sociópatas en el mundo y miedo patológico a que le rompan el corazón, para entablar amistad y lo que surja con chica normalita, casi atea, irónica y con un toque de sarcasmo, una historia familiar igual de "aburrida" que la suya y lo suficientemente madura e independiente como para romperle el corazón en un tris tras."

¿Alguien pensaría que no tengo que cambiar de chip?

Pero por el momento mi amiga tendrá que soportarme contándole lo triste que estoy, lo mucho que me acuerdo de él, que si ahora sueño todas las noches, que si bla bla bla...

¡Coño, pero que pesada soy..!

La verdad es que ni yo misma me aguanto cuando empiezo con la misma historia.. Pero me he convertido en un disco rallado y tengo que grabarme en un nuevo dvd. O eso, o me apunto a pekín express con mi peor enemigo y me pierdo una temporadita del mapa!

Bueno, vale, que nooo... que soy masoca, pero no tanto! Además, me daría pena hasta por el colega (el peor enemigo, digo) en cuestión. Al que sí mandaría a Pekín express es al tío que me ha motivado a hacer este blog, a ver si espabila de una vez, joder!

En fin, voy a ver si sigo con alguno de mis libros, porque la tele está imposible. Hace ya tiempo que apenas veo la tele en abierto (sí, lo se, no puedo controlarlo, es un punto snob de cojones que me sale!), pero es que la de pago no está mucho mejor. No sé si ver El bosque por quinta vez, el imperio del sol por novena o el último bodrio que han estrenado de Nicolas Cage (quién hace mucho que repite siempre el mismo papel, sin pena ni gloria, con el mismo careto de siempre y con el pelo largo para compensar calva)..

Hombre...! Puedo darme con un canto en los dientes, está medium en axn! Casi lo más entretenido que puedo ver ahora mismo (que no lo mejor). En fin, ¿para cuando un canal en el digital tipo cinematk, con cine europeo ininterrumpidamente que pueda disfrutarse en versión original?

Aunque al menos hay alguna que otra serie que se salva y se deja ver.. Últimamente he descubierto "Criando malvas". Muy edulcorada, pero llena de color (literalmente hablando) y buenos sentimientos. Es como un cuento para adultos, sin muchas pretensiones, pero con encanto.

Echo de menos perdidos!

Por cierto, ayer ví por fin una película que tenía pendiente desde hace mucho, y que me resistía a ver porque pensaba que tenía un planteamiento totalmente distinto al que tiene.. Aunque, claro siendo el protagonista Edward Norton (no suele hacer malas elecciones con sus películas) debí tenerlo claro antes.. En fin, no me enrollo más; ví El club de la lucha, y debo admitir que me gustó. Merece la pena sentarse un rato a verla.

Por cierto, hoy quiero compartir (aunque sea conmigo misma, por lo que veo, por ahora) el nombre de un director declaradamente gay de origen turco que trabaja en italia y que me gusta mucho. Vale la pena dedicar un rato a cualquiera de sus películas: la sencillez de "El baño turco", la fascinación de los personajes de "El hada ignorante", las dos historias de amor de "La ventana de enfrente", o la tristeza de "Saturno contro", entre otras.. Se llama Ferzan Ozpetek.

Ah! lo olvidaba! Absteneos si no estáis concienciados con el tema gay y no consideráis que dos personas del mismo sexo puedan amarse en libertad, porque en ese caso no creo que este director sea para vosotros.

Dándome la espalda.





Este eres tú dándome la espalda.. Aunque esta foto no tenga nada que ver y me recuerde a un viaje que hicimos juntos, y a un momento divertido en el que tratabas de esquivarme con una sonrisa para que no te hiciera una foto.. Esta misma foto me sirve ahora para darme cuenta de la rapidez con la que te has marchado y estás intentando olvidarme.

Tal vez siempre hayas estado así para mi, a un paso de volverte, a un paso de escapar corriendo mientras yo me quedo aquí, sintiéndome sola y sin que nada de lo que tengo termine de satisfacerme. ¿Cuánto más tiempo me hará falta para recuperarme y dejar de soñar contigo?

Esta noche, como el resto de las noches de esta semana, volví a soñar contigo. Volvías a España en mis sueños, volvías a mi casa pero no te encontraba por ningún sitio, entraba en tu habitación y me angustiaba pensando que te habías marchado hasta que encontraba tu maleta en un rincón.. Salías y entrabas sin que yo pudiera llegar a verte. Y cuando finalmente lo hacía, me daba cuenta de que me evitabas, de que te mostrabas conmigo ajeno y frío como el hielo, de que había llegado la hora de que volvieras a Italia, y de que no iba a recupertarte...

Voy a dejarlo por el momento. De nuevo he vuelto a sentirme triste pensando en ti.

viernes, 31 de octubre de 2008

Hoy he vuelto a conectarme, como el resto de días, con la esperanza de que él necesite saber de mi y aparezca en el chat.. Pero no lo va a hacer. Le dije adiós y él ha encontrado la forma perfecta de protegerse de mi, alejándose sin dejar resquicio alguno.

Ojalá tuviera yo la fuerza para hacer lo mismo, pero no la tengo. Imagino que seguiré abriendo gtalk y messenger esperando ver el indicador en verde que me avisa de que está conectado, al otro lado, tan lejos de mi para tan cerca al mismo tiempo..

Creo que una de las cosas que más difícil me resulta es esta, soportar que sea él quien al final haya tenido el coraje de cortar de raíz y desaparecer sin dejar rasto. Fui tan ingenua, pensando que sería capaz de verle conectado de vez en cuando y mantenerme al margen!

Cuando me di cuenta de que, con toda probabilidad me había bloqueado en su lista de contactos me sentí enfadada, y tan dolida. ¿Cómo se permitía ser él quién me evitara??? Debía ser al contrario! Debía ser yo la que decidiera no aparecer, tal y como le había pedido que me dejara hacer.. Pero está claro que él ha optado por la decisión fácil. Si no me ve, no existo. Si no me ve, será más fácil olvidarme.

Me dijiste que tú también me echarías de menos, que te faltaría.. Pero sin embargo has encontrado el valor de cortar por lo sano, cosa que yo no he sido capaz de hacer por ahora.

Pienso a menudo en lo que te diré cuando vaya de nuevo a tu encuentro. Le doy vueltas en mi cabeza, y pienso en la venganza saliendo de mis labios de una forma sutil, mientras te digo: "me sentí débil y al final volví a buscarte tras varias semanas, pero por fortuna, tú habías decidido apartarte también de mi y eso me ayudó a seguir adelante. Si hubieras estado allí, si te hubiera encontrado tal vez no habría tenido la fuerza para alejarme de ti. Gracias."

Me deleito secretamente con esta idea, pensando en el dolor que puede causarte saber que gracias a tu actitud he sido capaz de apartarme finalmente de ti. En el fondo creo que deseo que te sientas culpable por dejarme ir. Ni más, ni menos.

Hoy es viernes y me siento tan cansada.. Hace ya dos meses que comencé a alejarme de ti, aunque hayan sido menos los días desde que te dijera adiós. Creo que el duelo comenzó ya entonces, o incluso antes, cuando decidí que no podía seguir viviendo así, antes del verano.

Ahora trato de seguir con mi vida y mi rutina en tu ausencia, y me pregunto si seré capaz de dejar de pensar en ti alguna vez. Me pregunto también si seré capaz de recuperar lo que una vez tuve con mi pareja. Me pregunto si seré capaz de volver a mirarle y desearle como te he deseado a ti durante estos años.

¿Qué complicado, verdad? He estado todo este tiempo pensando en ti, mientras tenía a mi lado a una persona que me ama profundamente, y a la que yo también quiero y respeto. Una persona que me cuida, que me desea y que me ha dado cientos de cosas por las que estar agradecida, pero a la que hace ya tiempo siento más como amigo que como hombre. ..

Ultimamente estoy leyendo mucho, tratando de comprender el porqué de mi lucha interna, de mi ceguera sobre ti y de mis decisiones, tan a menudo equivocadas. Ahora mismo estoy terminando un libro que me está gustando mucho, y que me está ayudando a comprender mejor mi realidad como mujer, y las diferencias que existen entre la mente femenina y masculina. Creo que debería ser un libro de lectura obligada tanto para mujeres como para hombres. Se llama "El cerebro femenino".

Para todo aquel o aquella que esté pasando o haya pasado por una relación destructiva puedo aconsejar un libro que resulta también sencillo, interesante y ameno: "Amores altamente peligrosos".

A lo largo de sus páginas se repasan diversos prototipos de relación basados en estilos de personalidad "altamente tóxicos" y dañinos para nosotros.

Yo he visto reflejada mi historia en algunas de sus páginas.

Mi siguiente elección, aconsejada por una colega terapeuta (psicóloga, como yo), va a ser la de "Corazones inteligentes". Ya veremos que tal..

Ahora mismo ando también leyendo otros libros, aunque voy despacio porque me siento estresada y agotada, físicamente y emocionalmente. Trato de descansar todo lo que puedo, aunque hace ya mucho tiempo que duermo mal -casi dos años, qué putada!-, y he comenzado de nuevo a practicar ejercício (natación, y en estos días espero comenzar con el yoga, el aerobox y la danza del vientre!). Quiero moverme, quiero que mi mente se mantenga ocupada, y que mi cuerpo libere endorfinas por un tubo que me ayuden a sentirme bien!

Joder, qué putada esto de que seamos tan masocas y nos enganchemos de personas que sabemos que siempre nos harán sufrir, incluso aunque nos quieran, verdad?

Yo me he propuesto mantenerme alejada de él durante al menos tres meses. Siempre y cuando sea capaz de controlar lo que siento por él, claro. De ahí el título -espero que temporal- de mi blog. Me he propuesto el reto de volver a él, de mirarle alos ojos y ser capaz de no sentir nada.

¿Seré capaz de hacerlo sin volver a caer? Hagan sus apuestas!

Espero que estas páginas me sirvan para plasmar por escrito muchas cosas -sobre mi vida, mi trabajo, mis relaciones, mis planteamientos vitales (a veces tan poco convencionales).. O incluso para reflejar mis deseos o compartir alguno de esos relatos eróticos que tengo a medio escribir.

¡Hay tantas cosas sobre las que me gustaría hablar, y que debo revisar conmigo misma! Aunque nadie más comparta conmigo este blog, creo que me será de ayuda para liberar emociones, sentimientos, alegrías y malos ratos.

Hoy toca gritar antes de irme con verdadero cabreo, toca decirte en voz alta, a pleno pulmón, que te odio.. Que te odio con la misma intensidad con la que me importas, que te odio por no haber luchado por mi, que te odio por ser un cobarde y por no sentir por mi algo lo suficientemente fuerte.

¡Maldita sea, te odioo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

..En realidad creo que me odio a mi misma por haber sido tan idiota.

Mañana será otro día, con nuevos pensamientos, seguro que positivos...

jueves, 30 de octubre de 2008

¿Por donde empiezo?

Creo que este es el comienzo de una larga historia..

Hace tiempo que trato de sacar de mi mente y de mi corazón una serie de sentimientos que se habían apoderado de mi raciocinio y que controlaban la mayoría de las pequeñas y grandes decisiones de mi vida.

Mi historia comienza un veinte de marzo de 2001.. ¡Cómo pasa el tiempo! Aunque en realidad, y a raiz de los descubrimientos que sobre mi misma estoy haciendo en estas últimas semanas debería pensar que mi historia comenzó en el momento de mi nacimiento. Poco a poco iré desgranando todas esas cosas que me han hecho convertirme en la mujer que soy, con mis días malos y mis días buenos, con mis elecciones buenas y mis elecciones pésimas.

Recuerdo con vividez el viaje en avión hasta Italia, país que sería mi residencia durante seis meses, y mi llegada a Roma, ciudad que me moría por conocer desde que era niña.

Nunca podré olvidar el recorrido en coche guiada por las afueras de una ciudad que, en aquel momento, ya de noche, me pareció triste y oscura, ni la primera impresión al abrirse la puerta del apartamento en el que debía vivir..

Nunca olvidaré la imagen de aquella mujer rubia y menuda de rostro acogedor y afectuoso, en contraste con su pareja, un altísimo hombre africano, de piel negra como el ébano y sonrisa enorme.

Al abrirse aquella puerta encontré un segundo hogar, un lugar en el que sentirme bienvenida y apreciada desde el principio.

Esos seis meses fueron para mi un período de descubrimiento en todos los sentidos; conocer un idioma que tanto me gusta, una ciudad llena de rincones por conocer, un país extraordinario, gente que siempre ocupará un lugar en mi corazón.. Y por supuesto, conocerme a mi misma. No recuerdo otro momento de mi vida en el que haya podido sentir que cada momento del día era un aprendizaje, y que cada rato a solas conmigo misma era un momento de crecimiento.

Con aquella experiencia llegaron muchas cosas, cosas sobre las que iré hablando poco a poco.. No es mi intención hacer una relación cronológica de acontecimientos, aunque en ocasiones pueda suceder así, sino reflexionar sobre mi historia, y sobre las razones que me han llevado a a desear a una persona de una forma que me ha estado dañando, y que me sigue dañando.

¿Es posible sentirse atraido por una persona, tratar de convertirle en tu mejor amigo y no volverte loco en el intento?

Ahora estoy en proceso de "desintoxicación", y sigo pasándolo mal. Pasé de ser una mujer vital, alegre, luchadora y llena de proyectos a una niña (así me sentía, como una adolescente enamorada.. O mejor dicho, como una adolescente que cree estar enamorada!) ansiosa y frágil que buscaba en otra persona una razón para justificar su cotidianeidad y su rutina.

Y lo peor de todo es la elección tan desacertada que hice.. ¿Por qué tuve que conocerle, por qué tuve que mirarle a los ojos y sentir que aquel niño desvalido necesitaba de mi ayuda? ¿Os suena el rollo de la personalidad "cuidadora"?

Pues en eso me convertí yo, en una cuidador-salvadora que pretendía convertir en seguro, independiente y libre a un hombre que vive atado por su pasado y por su presente, de los que probablemente no sea capaz de liberarse.

Durante siete largos años he luchado por convertirle en mi mejor amigo, por entrar de lleno en su corazón y ocupar un espacio vital en su vida. Durante siete años me he engañado a mi misma, convenciéndome de que eso me bastaría, y de que sería capaz de mirar esa cara que me vuelve loca y controlar el deseo de hacerle el amor durante el resto de mi vida.

Para mi desgracia, tengo que admitir que es una persona muy inteligente, con un magnetismo natural del que no es consciente (aunque lo intuye), y una mirada profunda y oscura que puede engancharte y no volver a dejarte ir. Además, tenemos tantas cosas en común..

Pero al mismo tiempo es una persona introvertida y torturada, llena de dolor por su pasado, frágil y desconfiada con las personas, dispuesta a controlar siempre su vida y a cerrarse y proteger su corazón ante la mínima alarma. Para él yo he sido un soplo de aire fresco, una mujer afectuosa, abierta y divertida.. Problablemente la única persona que ha sido capaz de esperar y de luchar tanto por él. Pero al mismo tiempo soy lo bastante independiente, segura e impulsiva como para hacerle temer una relación conmigo.

Hace ahora 34 días decidí despedirme de él. No de forma definitiva (aunque quién sabe si llegaré a superar esto y a encontrar energía para volver a enfrentarme a él), pero si radical. Hace 34 días hice algo que no creí ser capaz de hacer nunca: apartarme de una persona a la que deseo muchísimo, de la que dependía, y a la que yo misma había convertido en un motor en mi existencia.. Ahora estoy atravesando mi proceso de duelo, cerrando etapas, próxima a dejar atrás la tristeza y convertir a S. en un recuerdo lejano.

Resulta asombroso darse cuenta de que en poco tiempo podemos ser capaces de olvidar el rostro de una persona con la que soñábamos a diario si encontramos la fuerza para hacerlo. Y tampoco puedo presumir de estar comportándome como una mujer fuerte y decidida, porque en el fondo sigo anhelando volver a verle pronto, volver a hablar con él, mirar sus fotografías. Solo que ese anhelo se va haciendo cada vez más débil, y mi tristeza se va volviendo cada vez menos intensa..

¿Seré capaz de volver a encontrarme con él y construir una verdadera amistad? ¿O volveré a engañarme a mi misma, y a preguntarme si acabará encontrando el valor para hacerme el amor algún día sin que ninguno de los dos espera nada más del otro?

La verdad es que se trata de una historia bastante compleja. Diría que puede titularse "historia de una obsesión". La obsesión por conseguir el amor de un hombre inaccesible, que me quiere y me teme por lo que él es y por lo que yo soy, pero que vive con temor de entregarse sin reservas.. Siempre he pensado que él necesitaría estar junto a una mujer bonita, sencilla y con un carácter dulce y manipulable que le permita sentirse a salvo. Yo soy demasiado independiente y fuerte para no constituir una amenaza para él.

Por eso ha sido siempre más fácil tenerme como amiga y mantener la distancia, al tiempo que jugábamos a un juego que, al parecer, me hacía mucho más daño a mi. Nunca he tenido el grado de intimidad que tenía con él con ningún otro hombre que no haya sido mi pareja. Me costará olvidar sus caricias en mi pelo y en mi rostro al verme sufrir, su ternura al sostener mi mano y acariciarme mientras permaneciamos juntos, tumbados en la cama. Una distancia tan corta entre su boca y la mia que hacía daño.. Tantos silencios, tantas miradas y juegos que me decían una cosa, y que sin embargo se cerraron de golpe con tu cobardía, con un "me he sentido atraido por en ocasiones, pero no consigo verte más que como una amiga".

Y una despedida hasta la próxima parada en el camino. Un momento para decir que te quiero, y para escuchar por primera vez, justo antes de abandonarte, que tú también me quieres.. Pero no lo suficiente como para luchar por la mujer que hay en mi, ¿verdad?

Yo no puedo más, tengo que superar este absurdo sentimiento que me ata a ti.. Non c´è la faccio più, devo superare questo assordo sentimento que provo per te!

Comunque,

Mi chiedo se starai bene.. Me pregunto si estarás bien...

Ti voglio bene.

Buona notte