jueves, 19 de noviembre de 2009

Hungry planet

Dime qué comes y te diré de donde eres...

Las fotografías de Peter Menzel nos acercan en su libro "Hungry planet" a costumbres, dietas, hábitos almentarios de todo el mundo... Yo me quedo con la comparativa que podemos extraer entre lo que come una familia europea media (atentos a la alemana!) y lo que come una familia de Chad o Ecuador. Da que pensar, ¿no?

Qué privilegiados somos y qué poco hacemos para cambiar el mundo! A veces deberíamos sentir vergüenza por consumir lo que consumimos, y por desperdiciar lo que desperdiciamos... Y parece que nunca nos basta, siempre queremos más.

¿Llegará este mundo a ser más justo para la mayoría de los seres humanos algún día?

">

6 comentarios:

Serena dijo...

¿Mi conclusión? Mientras unos comen, otros pasan el tiempo en actividades más entretenidas.

mAlicia dijo...

Ummm... Interesante, aunque puede tener tantas lecturas! Pero creo que se por donde vas :-)

Un beso, guapísima!!!

Muakk!

gorgeousefg dijo...

cierto, a mí me duele tirar comida... en una ocasión tiré al contenedor de debajo de mi casa un taper enterito y rebosante de ensalada de arroz, que llevaba para cenar en casa de unos amigos, porque lo confundí con una de mis bolsas que iban para la basura.... me contenté pensando que alguna familia de rumanos, de los que revuelven los contenedores, se daría un festín aquella noche...
besos

Serena dijo...

¡¿Ensalada de arroz?!!!! Por dios, antes se tira una mariscada, ocho kilos de caviar, unos chuletones, un besugo sin el horno... pero una ensaladita de arroz... mmmmmm!!!

Gorgeousefg, te acompaño en el sentimiento. Y ya lo que me encanta es cuando alguien guarrea en la mesa una comida que está buena. Si no te gusta, no comas, pero no desperdicies, por favor.

mAlice, es físicamente imposible que yo diga algo con doble lectura... vamos, en la vida me ha pasado cosa semejante.

besossss

mAlicia dijo...

¡Hola, G.!!

Poz zi, da pena tirar la comida (los padres son muy sabios para esas cosas) mientras la gente sobrevive comiendo tierra o gachas de avena en algunos lugares del mundo...

Sere, te han dado en tu punto débil! Ensalada de arroz! Si hasta estarás sufriendo y todo de pensarlo! :-p

Yo por eso trato de ser honesta cuando voy a comer a algún sitio, y si veo q me van a poner carne o algo q me veo incapaz de comer, digo siempre q me pongan la guarnición u otra cosa (como pasa en las bodas, auténticos derroches de comida e imagen). En fin, ojalá para algunas personas fuera ese todo el problema, no comerse el segundo plato.

Joer, qué egoísta me siento cuando hablo de estas cosas... No me hagáis caso, es mi vena de cooperante, q a veces me palpita aún en el cuello, a pesar del tiempo q ha pasado y de lo adaptada que vivo a esta realidad rutinaria y cómoda (con matices).

Que tú digas algo con doble lectura, Sere? Of course not!! Jejeje!

;-P

Un abrazote pa´las dos!!!

mAlicia dijo...

Por cierto, lo de tirar la comida era una reflexión, no una ironía, eh? Q nadie me malinterprete!

:-)