jueves, 16 de julio de 2009

Happy tree friends


Hoy toca un poco de mala leche... Os dejo un pequeño corto de los happy tree friends, por si no los conocéis. Eso si, os aviso de que no lo veáis si sois demasiado sensibles, porque el contenido es, por decirlo de alguna forma, un tanto sádico. ¿Recordáis a "Rasca y Pica", de los Simpsons? Pues en esa línea, e incluso peor.

Es lo que me viene a la cabeza ahora mismo, será que tengo un poco de rabia contenida encima, qué le vamos a hacer!

Después de escuchar un par de veces la canción de la peli de "South Park" (Eres un cabrón hijo puta..!) me acordé de lo bestias que son los happy tree friends y decidí dejaros un capítulo que muestra el lado "más bestia" del amor, con carta incluida y todo (vamos, ni hecho a posta!).

Besitos!!

">

3 comentarios:

Serena dijo...

Jeje... di que sí, que el amor es un estado de enajenación mental (afortunadamente transitaro), que no vale pa na, na más que pa hacernos de sufrir.

PD. La gata esta un poco gilipollosita, no?

Serena dijo...

TRANSITORIO!!!

mAlicia dijo...

Poz zi, está "agilipollá", como dicen por aquí. ¡Y como estoy yo!

En fin... En estos días hemos estado conectados los dos con frecuencia, pero apenas hemos hablado; el martes charlamos un momento y le deseé buen viaje por si no volvíamos a conversar, porque me había propuesto no hablar con él hasta que me mandara la dichosa misiva. Al rato de desconectarme hoy (me imagino que le habrá sorprendido que no de señales de vida, he aguantado como una campeona sin decir ni mú) me ha llamado por teléfono, pero no he respondido porque no podía hablar (estaba realmente ocupada). Cuando me he quedado libre le he dado un toque, pero ya parece que era demasiado tarde...

Se ve que solo tenía esos cinco minutos en su apretada agenda para llamarme (estoy ironizando) y se me pasó el número. Pues nada, que le den! Estará demasiado ocupado organizando su viaje a Berlín de mañana.

Y de la carta, nada, por supuesto. No sé si seré capaz de hablarle con normalidad cuando nos veamos, igual le mando a la mierda a la primera de cambio. Incluso aunque me la enviara todavía (cosa que empiezo ya a dudar seriamente), creo que se está comportando como un imbécil.

De verdad, no podéis imaginar el cabreo soberano que tengo encima. ¿Por qué seré siempre tan ingenua a la hora de creerme las cosas?

Gracias por estar ahí...

:-)


P.d. Transitorio... Jajaja!