domingo, 5 de julio de 2009

Superar una pérdida emocional (VI)


Hoy toca recuperar una vieja entrada a la que hace meses que no dedico espacio: la lista de "cosas" que nos pueden ayudar a superar una pérdida emocional.

Se trataba de una asignatura pendiente que quería retomar y cerrar (lo que no quiere decir que no pueda ampliar la lista en un futuro). Por el momento, estos son los últimos consejos que me apetecía dejar por aquí.

Como siempre, son cosas de sentido común que a los psicólogos nos gusta dar importancia:

- Participa en alguna actividad individual o grupal de meditación, visualización o relajación. Te ayudará a controlar positivamente la ansiedad.
- Aprende a saborear las cosas más rutinarias y simples de tu vida cotidiana: deléitate con los sabores y los olores que ya conoces, disfruta de cada bocado que comes, de la sensación del agua caliente cubriéndote por completo en la ducha, aprecia el tacto y la textura de los tejidos y objetos que te rodean, cierra los ojos y escucha la música prestando atención a cada instrumento, al ritmo, a las sensaciones que te transmite. Tú decides qué quieres aprender a disfrutar cada día.
- Si tu trabajo te exige un trato cercano y continuado con personas, aprende a protegerte emocionalmente, ya que te encuentras en una etapa de gran fragilidad personal. De nuevo, leer, hacer algún curso o buscar consejo en un terapeuta -entre otros- te serán de gran utilidad.
- Acudir a tratamientos o actividades alternativas puede serte de utilidad a la hora de controlar tu tristeza, tu rabia o tu ansiedad (acupuntura, homeoterapia, medicina natural, masajes, etc.)
- Date algún pequeño capricho (ropa, libros, música, una excursión, un paquete de golosinas) de vez en cuando, sin exagerar. Es cierto que será una satisfacción material momentánea, pero igualmente gratificante.
- Si experimentas la necesidad o la inquietud de sentirte útil o de ayudar a los demás, puede ser interesante que te asocies o participes activamente en alguna institución u ONG (Cruz Roja española, Greenpeace, sociedades protectoras de animales, etc.).
- Si finalmente llega el momento en el que te apetece estar con gente y conocer personas nuevas, puedes unirte a algún club, actividad o grupo organizado (un grupo de lectura, un club de montaña, viajes organizados,etc.)

6 comentarios:

Serena dijo...

Hola!

Es decir, que hagamos lo que tendríamos que hacer diariamente, aunque no hubiéramos perdido a nadie, ¿no? Que saboreemos la vida... Ay, pero a veces tiene un regusto tan amargo...

¿Mata Hari era fea? Joé... ¡¡pues entonces eso sí que era arte!! Porque conseguir camelarse al personal, siendo un espanto...

PD. Tengo que investigar sobre la vida de esta mujer más en profundida...

mAlicia dijo...

La vida a veces tiene un regusto amargo, lo sé, pero a veces eso pasa pq hemos olvidado saborear a fondo todo lo bueno que puede ofrecernos.

Yo, por ejemplo, soy consciente de que a veces me quejo demasiado y no disfruto de lo positivo.

Mata Hari creo que más que guapa era atractiva, inteligente... Una vez leí un artículo sobre ella en el que decían que, mas que una belleza clásica, era una mujer fascinante, una seductora nata (tal vez hoy diríamos "sexy").

Y... Bueno, sabía bailar danza del vientre, no? Yo ya tengo claro lo que eso le mola a los tíos! jeje!

Un besito!

Ta´luego!!!!

Serena dijo...

Oh... pero dice la wiki que lo hizo todo por amor... hay que ver... ¡¡cómo se agilipolla la gente por eso!!

Jajaja... y por las fotos no parece tan fea, pobre mujer.

Ah, ¿sí? O sea, que eso de la danza del vientre parece tener éxito... bueno, le preguntaré a la "guiri" a ver qué tal le va...

PD. Jajajaja... lo siento, hay días en que no puedo evitarlo.

mAlicia dijo...

Qué maluca eres... :-P

En fin, si yo no digo que la "Mata" fuera fea, más bien es que no era de una belleza excepcional.

Y que conste que con la danza del vientre yo llevo ventaja, pq ya iba a clase antes de que Mattia conociera a la Guiri... Sobre si le funciona o no, puedo quedarme con la elección que él ha hecho para este verano: venir a los dos viajes conmigo y no ir con ella a ninguno (y eso a pesar de que la flaquísima, y la que luce el ombligo, es ella) :-P

Creo que soy yo la que le lleva ventaja a ella de lejos!

Aunque cada día que pasa me va importando un poquito menos, y eso es bueno para mi. Creo que tengo demasiado claro lo tontos que nos vuelve el amor, soy un ejemplo perfecto de ello!

:-P

Serena dijo...

Buenooooo, jajajaja, como se nota que no ha molestado... perdóooooon.


Un besazo, mujer que conserva el embrujo de los ojos moros... :D

mAlicia dijo...

:-P

Buenos días!!!

P.d. Me gusta, dicho así parece un nombre nativoamericano (indio, pa´los profanos... Jeje)