jueves, 6 de agosto de 2009

La sombra del viento

.
Hacía un par de años que tenía interés por leerlo. Había oído toda clase de críticas sobre él, aunque siempre positivas, e incluso había llegado a regalarlo (no suelo regalar libros que no haya leído). Pero nunca encontraba el momento.

Hace tres semanas me decidí a abrirlo. Estábamos en Francia, y debía pasar largos ratos sentada, en la parte de atrás del coche -cuando no tenía que conducir-, así que había encontrado el momento perfecto.

Pensaba que sería un libro ameno, posiblemente interesante, aunque con seguridad sobrevalorado… Tal vez se trataba de uno de esos narradores ágiles que cuentan otra historia más de suspense, de las que te enganchan con su oratoria fácil y sus intrigas imposibles (aún recuerdo la decepción que experimenté con El código da Vinci).

Para mi sorpresa, abrí la primera página, y antes de que pudiera darme cuenta, estaba paseando entre las estanterías del cementerio de los libros olvidados.


Delicioso, sencillamente delicioso. Un autor que parece conocer a fondo las emociones humanas más básicas y que consigue llevarte a su terreno continuamente, haciéndote reír, llorar, experimentar miedo, curiosidad, desazón… Incluso todo al mismo tiempo.

No recuerdo haber llorado y reído sin pasar de página con ningún otro libro en años.

Zafón crea una galería de personajes entrañables (nuestro ingenuo y soñador protagonista, el oportuno y gracioso Martín Romero de Torres, la triste y hermosa Nuria Monfort… Y tantos otros) que se mueven con soltura entre lo que podría haber resultado un “folletín radiofónico” de la posguerra en manos de otro, con asesinatos, amores imposibles, padres implacables, asesinos sin escrúpulos, hijos secretos, fantasmas y rostros devorados por el fuelo que regresan de la oscuridad para vengarse…

Pero Zafón, si se lo permites, conecta con el corazón, con ese pedacito de alma en el que los adultos aún escondemos los sueños, transmitiéndote sencillez, humanidad, romanticismo de posguerra –nos conduce directamente en el tiempo hasta la Barcelona de los años 40-, y regalándote un buen rato de risas, y amor por los libros. Mucho amor por los libros.

Puede que no se trate de una obra maestra, pero no por ello deja de ser un libro para amantes de la lectura que se dejen embaucar por historias complicadas pero escritas de una forma llana, simple, y emotiva.

A mi, personalmente, me ha cautivado.

Chapó!

Para descargarse los dos primeros capítulos:

http://www.carlosruizzafon.com/capitulos.php

11 comentarios:

SR. SER dijo...

De verdad está tan bien? A ver si tengo tiempo un día de estos y me lo leo. Empecé a leerme su libro de Marina, pero lo dejé porque me aburrí.

Un beso.

mAlicia dijo...

Hola, Dr. Ser!!!

Cuanto tiempo, te debo una visita! No me he leido Marina, pero La sombra a mi me ha gustado.

Eso si, estoy acostumbrada a leer libros laaargos y lentos que me han encantado, como Guerra y Paz, o Los miserables. Quizá por eso éste se me hizo incluso corto...

¿Sabes quién me resulta lento y pesado, por ejemplo? Gala. Creo que alguno de sus libros es de los pocos que no he conseguido terminar de leer.

Siempre puedes cogerlo en la biblioteca o pedirlo prestado, y así no te arrepentirás si lo dejas.

Yo te diría que le des una oportunidad.Y ya me contarás, incluso si te parece igual de pesado que el otro, vale?

La verdad es que sobre gustos no hay nada escrito. Por ejemplo, a mi la primera Isabel Allende (La casa de los espíritus, De amor y de sombra, Paula...Luego se ha vuelto un poco pesada, vacía)me parece fascinante. Sin embargo, hablaba el otro día con un par de amigos (chico y chica) que no la soportan desde el principio. Eso si, a los dos les había gustado el libro de Zafón, en eso estábamos de acuerdo! :-)

Otro beso para ti!

mAlicia dijo...

Por cierto... Toni, si te asomas por aquí, aprovecho para decirte que he intentando un montón de veces dejarte un mensaje en el blog durante el último mes, pero no me aparece nunca completa la casilla para verificación de palabra y no me deja enviarlo. No te había dicho nada antes porque se que te asomas poco últimamente.

:-)

Bea, algo parecido me pasa contigo, guapa! No hay manera, parece que os tengo abandonados a los dos!

Un besazo para cada uno!!!

Serena dijo...

Sí, verdad, todo verdad. No he pasado de la página cien.

Le reconozco la riqueza narrativa, el paisaje léxico, la magia de las historias, el misterio tenso con el que va descubriendo las personalidades... Me lo han recomendado, me lo han regalado, me han pedido que lo lea, si hasta hay quien me echa en cara no haberlo terminado... pero no puedo, es algo inconsciente y algo personal.

Quién sabe, igual algún día, doy el salto a la ciento uno... nusé

mAlicia dijo...

Lo sabía, lo sabía! Me estaba imaginando que me dirías algo así :-P

En fin, es cosa de química. Siempre he pensado que con los libros ocurre como con las personas. Y mira que yo tenía las expectativas justas con él!

Aimms, pero me da penilla pensar que no te haya enganchado.

Bueno, no pasa ná!

Un besote!!!

Serena dijo...

Eh? Sabías que no me había gustado? Imaginabas que iba a decir: ah, mu guay, pero no? Que iba a soltar un rollo superredichillo?? O qué o qué, eh??

mAlicia dijo...

Jajaja!

Hay que ver como eres, pelirroja!

:-P

No he dicho que sabía que no te había gustado, he dicho que sabía que ibas a decir que "no te había enganchado". No sé pq, pero es lo que me ha venido a la cabeza...

Hasta lueeego!!!

;-P ;-P

Serena dijo...

Bueno, pero si tú me dices que pasada la página cien salen guarrerías, igual me animo y lo termino, eh??

Buenas noches o buenos días!

mAlicia dijo...

Jaja!

No sé si antes o después, pero hay un par de amoríos (sexo incluido en el suelo de un viejo cuarto de baño en una casa encantada, toma ya..) descritos con cierto detallito. Eso si, dan su cosilla, aunque tirando a light!

Serena dijo...

Tirando a light??

A ver, a ver, lo primero: el suelo del baño está limpio?? Porque si no... pasopalabra.

Lo segundo, light de "acercó los labios a su boca, sintiendo la respiración entrecortada sobre su piel, hasta fundirse en un beso. (cacho de otra historia). La ayudó a colocarse la ropa después de abrocharse los pantalones"?? O light en versión: "Rozó ligeramente su boca con sus labios, humedeciéndolos, y después dibujó el contorno XXX. (nada de otros cachos de historias paralelas, sino tol tomate). Le prestó su chaqueta porque le había destrozado la blusa preso de la pasión"???

Porque, tercero, yo ya estoy en un nivel, después de conocer este blog, que no me vale cualquier cosa, eh??

Un beso fuerte!!

PD. Jose se tiene que estar jartando de helaos de limón... qué envidia! ;)

mAlicia dijo...

Hooombre, claro que si! Limpiaron el suelo y pusieron unas mantitas y todo!

Las escenillas andaban a medio camino entre el primer tipo y el segundo, aunque más el primero. No me imagino a Zafón escribiendo con detalle lo que le dibujó con los labios, no pegaría en el libro! :-P

Pero que conste que yo me conformo con poco, pq a mi me pusieron los dientes largos en algún momento! Jeje! Pero es que tengo una imaginación...

Si es que yo pongo un nivel!