jueves, 22 de octubre de 2009

Consejos de mochila para cuidar el planeta

Hoy estaba buscando material sobre ahorro energético y me he topado con una de esas listas que nos recuerdan las pequeñas cosas que podemos hacer cotidianamente para apoyar la conservación de nuestro planeta.

En la mayoría de los casos son tan solo pequeñas variaciones en nuestros hábitos de consumo que pueden convertirse en pequeños grandes gestos a la hora de frenar el cambio climático.

Iré dejando por aquí cuando pueda algunas de las pequeñas cosas que intento hacer cotidianamente y que no están en este listado.

¿Alguien se apunta a comprometerse con uno a varios de estos consejos,o a compartir por aquí otras ideas? Se aceptan propuestas!!!!

- Reducir la potencia de la calefacción: si bajamos la temperatura de nuestra calefacción sólo 1°C, podemos conseguir un ahorro energético de entre un 5 y un 10% y evitar 300kg de emisiones de CO2 por hogar y año. Unos 20°C-24ºC bastan para tener una temperatura acogedora en nuestro hogar.
- Programar el termostato: para que se desconecte cuando no estamos en casa o mantener una temperatura agradable cuando volvemos. De esta forma podemos tener un ahorro entre un 7 y un 15% de energía.
- Cambiar las ventanas por unas de doble acristalamiento: esta medida requiere de una inversión inicial, pero la amortizaremos a largo plazo, porque se reduce a la mitad la energía que se pierde por las ventanas que no están debidamente aisladas.
- Un buen sistema de aislamiento: una manera efectiva para reducir emisiones de CO2 y ahorro energético a largo plazo. Consiste en el adecuado aislamiento de paredes, tejado, suelo, aislamiento de los depósitos de agua caliente, de las tuberías de la calefacción central, etc.
- Mantener el calor en casa: para ventilar la casa abrir las ventanas solo unos minutos, para conservar el calor que tenemos en la vivienda.
- Mover el frigorífico y el congelador: apartarlos si están cerca de los fuegos o de la caldera, porque consumen mucha más energía que si están más apartados.
- Descongela el frigorífico y el congelador periódicamente: de esta forma conseguirás también un gran ahorro energético.
- Reemplaza tus electrodomésticos por los de Grado A en la etiqueta de eficiencia energética: merece la pena reemplazar los antiguos electrodomésticos por unos nuevos más eficientes y que consuman menos energía, a la larga veremos el ahorro energético en las facturas.
- No poner el frigorífico al máximo: porque además de consumir más energía, los alimentos se nos pueden estropear al congelarse.
- Dejar que los alimentos se enfríen antes de meterlos en el frigorífico: no meterlos calientes o templados porque necesita más energía para enfriarlos.
- Comprobar la temperatura del agua caliente: no es necesario que la temperatura esté por encima de 60°C.
- Apaga las luces cuando no las necesites: si apagamos 5 luces en pasillos y habitaciones de la casa cuando no se necesitan puede suponer además del ahorro energético, un ahorro de 60€ al año y evitar unas emisiones de 400 kg de CO2 anuales.
- Usar bombillas de bajo consumo: duran 10 veces más que las bombillas convencionales y una sola bombilla puede reducir hasta 60 € anuales los gastos de luz.
- No usar el modo stand-by de los aparatos eléctricos: apagar completamente los aparatos cuando nos los estemos usando porque siguen consumiendo energía. Un televisor en modo stand-by 21 horas al día, consumirá aproximadamente el 40% de la energía en el modo stand-by.
- Desenchufa el cargador del móvil: sigue consumiendo electricidad si lo dejamos enchufado.
- Modera el uso del aire acondicionado: usa el aire acondicionado moderadamente y busca modelos eficientes. Los aparatos de aire acondicionado consumen mucha energía, puedes mantener el frío con un ventilador consiguiendo un gran ahorro energético.
- Utiliza energía verde: es la energía a partir de fuentes renovables.
- Usar la lavadora o lavaplatos sólo cuando estén llenos: usa programas económicos y de carga media. Seleccionar una baja temperatura.
- Usa la secadora sólo cuando sea necesario: consume energía y produce unos 3 kg de CO2.
- Hierve menos agua: hierve sólo el agua que vayas a usar.
- Tapa la cazuela mientras cocinas: y mejor si usas ollas a presión, que ahorran un 70% de la energía.
- La ducha en lugar de la bañera: la ducha consume cuatro veces menos energía. Evita las duchas a presión y utiliza alcachofas de poco flujo.
- Cierra bien el grifo: el goteo puede perder agua suficiente para llenar una bañera en un mes.

4 comentarios:

Mary dijo...

Ay, qué ecologista vienes hoy! me encantas! eso, que cada día tengas una cosilla más para sonreir y reflexionar.

Me pregunto si algún día podremos contar con energías renovables para el espíritu. ¿Habrá de eso? Sería chachi.

un besito

Serena dijo...

Punto por punto...

- Voy cerrando radiadores por donde paso. Sólo lo aguanto en el baño. Me reseca la nariz. Prefiero estar con sudadera, tanto calor me angustia.

- Aquí no hay termostato.

- La mitad de las ventanas de la casa son así, las mías entre ellas.

- Eso es caro... quizás debería exigirse en las nuevas construcciones (igual hasta ya se hace). De momento, con los de arriba, abajo y a los lados... se resguarda bastante bien. Es cierto que se nota un montón en los primeros y últimos pisos, tanto el calor como el frío.

- Sí, todas las mañanas, durante un ratín. Eso es aprendido de mi abuela.

- No problem. Ya es así. Es demasiado obvio.

- Es no frost. No tengo ni idea de qué es exactamente. Pero me da que no hace falta descongelarlo.

- Son todos AAA.

- OK. También está así. Creo que está a -20º o -22º. En cualquier caso, sé que la lucecita del máximo no está encendida.

- Eso también es de mi abuela. Ella dice que se estropean o que pueden estropear los alimentos que estén alrededor. Así que, por supuesto esperamos siempre.

- ¿Hay piel humana que aguante ese calor?

- ¿Cinco luces? ¿Te quedas a oscuras en casa? Pero sí, apagamos las luces al salir y entrar de las habitaciones. Antes decían que el encender era más costoso que el tenerlas un tiempo encendido. Pero, parece ser, que ese tiempo es menos de unos segundos. Así que... sí.

- También tenemos de eso. Además, suele haber en cada parte de la casa dos juegos de luces. Unas más potentes (que no se encienden casi nunca) y otras más indirectas y suaves (me molestan menos).

- ¡¡¡La puñetera luz roja!!! Lo peor es que hacen ruido y no lo soporto.

- En ese ponme un 0 enorme. Todo el mundo lo desenchufa y lo guarda en un cajón. Yo lo tengo en la regleta del ordenador y siempre que éste está encendido, eso está enchufado. Sniff... pero si el pc está apagado, desconecto la regleta, eh?? Bueno, pone un 3.

- Bueno, no soporto los aires acondicionados. Me mareo en los coches si lo llevan y me angustian si no son grandes espacios e incluyen agua (no me acuerdo cómo se llaman esos aparatos ahora). Pero muchas veces me he tenido que salir de centros comerciales a la calle mareada por eso.

- Aquí todo es eléctrico (no sé cómo obtienen esa electricidad o la mayor parte). Pero, en cualquier caso, uso coche y gasolina... Bueno, ya están comercializando coches "enchufaos"!!

- Ahí vamos bien, porque no los uso. Jajaja, qué cara tengo! No, pero sí se hace. Si no hay "cacharros" suficientes para media carga, siquiera, pues hasta el día siguiente, que platos y tazas tenemos de sobra. Y lo de la ropa... bueh, a veces la doy hasta por perdida de lo que tarda en volver!! (No vale odiarme por esto, eh?)


- Ups, más que nada porque te puedes pasar un huevo tiempo esperando si pones demasiada. O sea, eso también es de cajón.

- Sí, bueno, si cocino, taparé la cazuela... jeje. No, eso eran costumbres de mi abuelo, le molestaba que la comida estuviera destapada, al fuego o en cualquier sitio. A mí me pasa lo mismo.

- Además, la ducha es mucho más higiénica que el baño. Lo del chorrillo a medio gas... ahí quítame puntos. No es que me guste tan fuerte que pique la piel, pero de esto que tienes que pararte para ver si es verdad que cae... tampoco, lo siento.

- Jajaja, ¿y quién carajo aguanta el clop, clop, clop...? Nada, aquí tooodos los grifos cierran estupendamente. Lo que sí me molesta es que lo dejen abierto a toda mecha mientras se están enjabonando las manos, por ejemplo. Si es que hasta salpica!!

Bueno, que no soy ecológicamente aceptable, sino que si cumplo algunos de estos puntos es porque soy una maniática, además de muy rara. Pero si me mareo con el aire acondicionado, ¿qué le voy a hacer??

Besos,

PD. No espero un post de respuesta más corto que éste...
PD2. Lo que sí parece que tira un montón son las pantallas de plasma... ¿y ahora vienen a avisarlo??

mAlicia dijo...

Hola, chicas!!!!

Pues si, es un tema que me gusta mucho, y con el que suelo ser muy pesada. La verdad es q me lo planteé como prioritario cuando creé el blog, y de vez en cuando me propongo dedicarle una entrada, pero luego nunca lo hago.

Intentaré darle un poquito de espacio en este hueco de vez en cuando.

Energías renovables para el espíritu? Qué bien suena eso, Mary, me encantan las cosas que propones! Ojalá... Para el espíritu, para la mente y para el corazón!

Sere!!! Esa respuesta tan completísima tuya me ha encantado, la he leído de cabo a rabo con mucha atención. En cuanto tenga tiempo me siento y te respondo con un post de por lo menos 200 líneas!!! jejeje... Es broma, pero si, pienso dedicarle (y dedicarte) todo el tiempo q se (y te) merece(s)!

Muchas gracias por compartirlo por aquí, guapetona.

Si es que hay que quereros...!

Un abrazote gordo pa´racionarlo pa´todo el finde!!!!

mAlicia dijo...

Hola, Sere!!!

No te he respondido todavía porque me gustaría hacer una entrada con esa respuesta, vale?

Un besazo!!!