martes, 21 de abril de 2009

Sobre como dormir como un lirón a tu lado


Diario de un viaje esperado.. Terminamos con el día 3

Al llegar al Barrio Rojo, nos sumergimos entre el entramado de calles y callejones que rodean a los canales.
Un pequeño "paraíso del sexo" (lo de paraíso es un decir, la verdad..), lleno de escaparates con mujeres de todas las clases, razas y estilos, embutidas en minúsculos conjuntos de ropa interior, como en un concurso para ver quién ha elegido la pieza de ropa más pequeña y más llamativa.
Durante nuestro particular recorrido, el "tercer vértice" de nuestro triángulo asumió el rol de chistoso, captando las risas y la atención del resto del grupo, mientras jugaba a hacerse el interesante..
En ésta ocasión volviste a separarte, aunque muy sutilmente, de mi, durante parte del trayecto. ¿No hubiera sido natural que permanecieras a mi lado durante todo el rato? ¿Somos amigos, no?
Sin embargo, durante el resto del viaje apenas te despegabas de mi lado. De hecho, si no corrías para sentarte conmigo se adelantaba nuestro tercer vértice, o alguno de los otros chicos del grupo.
Al ver tus fotos, comprobé sorprendida que me habías hecho varias sin que me diera cuenta, aprovechando alguna de las pocas ocasiones en las que no habíamos estado sentados juntos.
Buenooo, vale.. No me enrrollo más.

Volvamos a nuestra visita por el Barrio Rojo.

Particular, desde luego, y curioso observar los rostros de la gente. En especial los de los hombres que entran y salen de las cabinas, o los de aquellos que miran con ojos calculadores y golosos a las chicas..

Después de pasear durante un largo rato y cenar, llegó la hora de volver al hotel. Esta vez dormiríamos los dos solos.
En un momento de vulnerabilidad, mientras caminábamos rezagados del grupo, a solas, decidí comentarte algo referido al pasado que no te había dicho nunca antes. Inmediatamente me di cuenta de que no querías oirlo, porque era algo que te afectaba, y así te lo dije. Me sentí enfadada durante un rato, y , de forma sútil, volví a unirme al grupo y me alejé de ti.
Cuando saludamos al resto para dirigirnos a nuestro hotel caminamos en silencio durante unos minutos. Repentinamente, te giraste hacia mi y con ternura, me pediste perdón, explicándome que sí deseabas escucharme. Gracias a ese pequeño gran esfuerzo tuyo (debo reconocerlo), seguimos conversando y llegamos a nuestro alojamiento tranquilos y relajados.
Subimos a la habitación y abrimos la puerta. No me sorprendió en exceso ver que compatiríamos una cama de matrimonio, como tantas otras veces.. Más bien me sorprendió ver lo pequeña que era ésta vez! Jaja! Iba a ser difícil lo de no rozarse en toda la noche. Aimmss!!!!
Bueno, chicos.. Llegados a este punto que nadie se alarme! Siento deciros que yo estaba muy tranquilita, y que tenía las cosas muy claras. O sea, no esperar ni buscar nada de nada!
Nos duchamos (cada uno por su cuenta, malpensados!), nos metimos en la cama, nos dimos las buenas noches y yo me giré hacia el extremo opuesto de la cama (algo que nunca hacemos) y... Oh, milagro! Dormí larga y profundamente, como un lirón!!!!

Así pues, siento desilusionaros, pero ésta velada terminó con un "apto para todos los públicos" colgado en la puerta, en vez de un "no molestar".! Jajaja!

8 comentarios:

Serena dijo...

Hola, mAlice:

No me sé la historia completa, porque aún me faltan posts por leer, pero… en una de tus entradas hablas de La gata sobre el tejado de zinc caliente, y… ¿has leído The Sun Also Rises? Porque… ¿has tenido “evidencia” alguna que niegue esta posibilidad? ¿Qué crees que hubiera hecho el tercero en discordia si hubiera sido él quien durmiera contigo? Y, por último, ¡¡¿cómo pudiste resistir la tentación las otras veces, estando tan pillada y él durmiendo ahí relajadito a tu lado?!!

Sí, hoy estoy preguntona. Si me dejas, sigo, porque me surgen muchas cuestiones. ¿Qué pensó el tercero sobre tu Raoul Bova? Es decir, ¿él sabía algo de vuestra historia? ¿Cómo pasaría esa noche, sabiendo que su rival iba a dormir a solas contigo?

En fin… que no veo la hora de leer más. Muchas gracias y disculpa si alguna de mis preguntas te ha parecido fuera de lugar.

Besazos,

Yo en versión irritante

loinvisible dijo...

¿Y sí él se hubiera acercado? ¿Hubieras dormido también como un lirón? ¡Ay, mAlicia, no me siento la voz de tu conciencia, pero sí te dejo unos consejos de amiga: lánzate a por él si de verdad te interesa y quiérelo como es -no como te gustaría que fuese-
Espero ansiosa el final del viaje.
Muchos besos. Desira

mAlicia dijo...

Jajajaj! Hola, Serena! Me has hecho reir, no te preocupes! Tú pregunta lo que quieras, mujer..

Veamos, por donde empezamos?

No, no he leido el libro que me comentas, pero intentaré buscarlo. Y creo que si, que puedo afirmar que no es gay (su forma de acariciarme en ocasiones anteriores, su juego, alguna cosita que queda por contar..) Cada vez estoy más convencida de que el problema es otro, ya os contaré.. Aunque tal vez si me plantearía que sea bisexual, porque estoy convencida de que las mujeres le gustan, por lo menos!

¿Qué hubiera hecho el tercero en discordia? No lo sé, es también un tío bastante cortado en las distancias cortas, aunque tengo la sensación de que si me hubiera lanzado habría pasado algo.. Quién sabe? Pero no era lo que yo deseaba.

Lo de resistir la tentación lo tengo ya asumido, después de tantas veces.. El miedo al rechazo puede paralizarte como el veneno más potente, puedo asegurártelo!

¿Como lo hice en las otras ocasiones? Pues no lo sé, la verdad.. Será que tuve siempre tanto miedo a que me rompiera el corazón! De verdad, no puedes hacerte una idea de lo complicado que es este chico. Pero al mismo tiempo, tiene tanto para dar..!

Y es guapo como él solo, el cabrón. Jajaja! ¿Sabes lo que dice la mayoría de la gente cuando le conoce? que se parece un montón a Joaquín Phoenix. A mi me recuerda, por su forma de ser, al personaje de Joaquín en El Bosque, y en particular al personaje de El secreto de los Abbots.. Las has visto? Imagínate una mezcla de esos dos hombres y podrás hacerte una ligera idea de como es.

En cuanto al otro chico, no sé hasta cuanto se imagina, aunque si creo que no le entusiasmaba en exceso la idea de que me marchara de la habitación que compartía con ellos. El día de nuestra partida, nada más despegar, me preguntó si mi amigo se había quedado hecho polvo, y noté como me observaba atentamente durante todo el viaje de avión, a la vuelta. Creo que esperando calibrar mi reacción, así que no le di la oportunidad.

Creo que todos los que no rodean intuyen que hay una relación muy especial entre nosotros. Hasta qué punto son capaces de definirla? No lo sé, la verdad. Ahora mismo no sabría hacerlo ni yo!

;-)

Hola, Desira!!!!! Gracias por tu consejo.. En ello estoy, aprendiendo a quererle por quién es y no por quién deseaba que fuera, como estuve haciendo durante todos estos años.

Con respecto a lo de lanzarme, entenderás algunas cosas cuando siga escribiendo, y creo que me comprenderás un poco mejor.

Si se hubiera acercado él aquella noche, yo habría temblado como la gelatina, para que voy a negarlo. Me sigue poniendo un montón. Y de hecho se acercó (no adelantaré acontecimientos), aunque a su manera, despacito y a "distancia".

Un besazo para las dos!!

Serena dijo...

Jajajaja… ¡¡Yo no digo que sea gay!! ¿Y bisexual por qué? ¿Piensas que le ha molado algún tío en alguna ocasión en que tú estuvieras presente? No sé qué es peor, que se interesase por otra o por otro.

A ver, cuando hablaba de The Sun Also Rises (en español no sé si se llamaba Fiesta o no sé, porque esta obra tenía más títulos que la duquesa se Alba), me refería a que el protagonista tiene una imposibilidad física… La chica —un poco guarrilla, todo hay que decirlo— se pasa el tiempo detrás de él y el tipo pos que sí, pero no, pero qué mal todo, cómo me gustan los toros. A eso me refería cuando decía que si habías NOTADO alguna “evidencia”. Porque, aunque fuera involuntario, toda la noche ahí con él… no sé.

Y ahora mi extrañeza pasa a incredulidad e incomprensión. O sea, Joaquin Phoenix en El secreto de los Abott… y tú ahí haciendo la lista de la compra. Mira, pa la próxima tú tranqui, que si te meten en la cárcel por violación y abuso de inconscientes, yo voy a testificar en tu favor.

Besazos (besos + abrazos)

mAlicia dijo...

Hola, Serena! Vale, vale.. Como hablamos sobre la gata sobre el tejado de Zinc, pensé que te referías al hecho de que fuese gay (o bisexual, no me queda claro), como el personaje de Paul Newman..Jajaja!

Lo comentaba porque fue algo que me planteé durante mucho tiempo. Lo del problemilla sexual también me lo he preguntado, pero creo que su imposibilidad está más bien relacionada con el bloqueo emocional INMENSO que tiene, el miedo increible que siente a amar, a que le hagan daño, y su falta de experiencia en la vida... Un poco de todo. Y si, está bien bueno, te lo puedo asegurar, más de una y más de dos de mis amigas se lo rifarían... Pero nada, se vuelve rígido y torpe, muy torpe, en las distancias cortas.

Sobre el tema de las evidencias, tendrás ocasión de reírte cuando comente alguna anécdota del viaje durante el fin de semana..

Un abrazo!

:-)

mAlicia dijo...

Y por cierto, si, en más de una ocasión no me habría importado una mierda acabar en la cárcel por violación, pero mide un metro ochenta y tantos, así que lo tendría difícil.. Jajajaja!

jose dijo...

Vaya mAlicia, dejo de venir un día y casi me pierdo lo más interesante. Si él te quiere (de la manera que sea) tuvo que ser una noche de una tensión que se notaría en el resto del edificio. No sé cómo lo harías, yo hubiera estado toda la noche sin dormir, pendiente de una respiración de más, de un susurro, de un roce. Pero en fin, no me adelanto, que cualquiera sabe como sigue (he visto que hay una entrada nueva, ¡qué bien, dos capítulos para leer seguidos!). Estoy de acuerdo en que no tiene porqué haber problemas físicos o de homosexualidad, tan sólo con un bloqueo sentimental como dices, con un miedo a no saber, a un mal final, a no estar seguro ya es suficiente. Pienso que si hubieras dado pie, aunque fuera sutilmente, lo mismo todo hubiera explotado. Con respecto al tercero, creo entenderte que en realidad no es parte demasiado importante en la historia, solo como catalizador de los sentimientos de tu amigo enamorado. Bien mAlicia, salto y me voy a la continuación. Un abrazo, encantado.

mAlicia dijo...

Hola otra vez, Jose!

Pues si, el edificio tuvo que temblar al ritmo de mi respiración.. Creo que tal vez incluso de la suya, pero eso, en particular, fue a la mañana siguiente. De todas formas, habrás entendido más cosas al leer la siguiente entrada.

En cierto modo, y a pesar de que yo misma estoy bloqueada cuando estoy con el, intenté hacer algo. Como siempre, llegué hasta donde él me quiso dejar.. Como podrás comprobar, la cosa no llegó a explotar como yo hubiera querido.. Lo que no quiere decir, que, a su manera, sí explotara dentro de su temeroso corazón.. Quién sabe!

Un abrazo!!!!!!!