viernes, 6 de marzo de 2009

Tengo derecho a decir que no


Hace ya tiempo que la asertividad está de moda (cosa que me parece estupenda). Para quién no sepa lo que significa esta palabreja, podría definirse como la capacidad de defender nuestros derechos, aunque partiendo del respeto por las otras personas. Es decir, la asertividad se refiere a esos momentos en los que somos capaces de decir lo que realmente necesitamos decir, y de hacer lo que realmente queremos. Para que os hagáis una idea, el ejemplo asertivo básico y más evidente sería la capacidad de decir “NO”.

¿Cómo andamos en ésto de la asertividad? ¿Nos dejamos manipular muy a menudo o tratamos de pisar fuerte en la vida?

Por si acaso, os dejo por aquí la primera parte de una lista que nos recuerda algunos derechos asertivos fundamentales que tenemos como personas. Tomadlo como un recordatorio de tantas cosas que podríamos hacer siempre y que no hacemos..

Leedlas con atención y aplicadlas como una receta a seguir. Las reflejo en femenino porque soy consciente de que las chicas andamos más flojas en éste tema, pero va para todo el mundo.

Por cierto, leed alguna cosita de Mafalda de vez en cuando, se trata de una "niña" bastante asertiva y siempre resulta divertido seguir sus historias.

;-D

Tengo derecho a:

-A ser tratada con dignidad y con respeto.
-A equivocarme y a asumir que soy responsable de mis errores.
-A tener mis propias opiniones y valores.
-A tener mis propias necesidades, y que sean tan importantes como las de los demás.
-A experimentar y expresar mis sentimientos, así como a ser mi única jueza.
-A cambiar de opinión o idea, o a actuar de otro modo.
-A protestar cuando se me trata injustamente.
-A intentar cambiar lo que no me satisface o me hace infeliz.
-A detenerme y pensar antes de actuar.
-A pedir lo que quiero y lo que necesito.
-A hacer menos de lo que humanamente soy capaz de hacer.
-A ser independiente.
-A decidir qué hacer con mi cuerpo, con mi tiempo y con las cosas que me pertenecen.

P.d. En cuanto pueda me paso por vuestros blogs, que ando muy liada. Pero que conste que no os olvido. ¡Un abrazo!

4 comentarios:

Paula de Bera dijo...

Muy bueno no olvidar los derechos!!!
Besos reina, está todo más que bien!!!!

Mary dijo...

Tengo la convicción de que a las mujeres tradicionalmente se nos ha educado para no ser asertivas, sino complacientes, y eso es algo tan sutil en incosnciente a veces que no nos damos ni cuenta. Creo que a veces creemos serlo, pero nso decantamos entre dos mundos donde está lo que queremos y lo que debemos, que muchas veces no se corresponde... claridad de ideas y fortaleza hace falta en este caso para ser asertivos. Un besin

LILIT dijo...

1º: me encanta ese palabro. (aunque nadie dijo que fuera fácil, merece la pena el esfuerzo)

2º: me requetechifla mafaldita, la sigo desde pequeñarra.

3º: no está nada mal recordar ciertas cosas de vez en cuando.

mAlicia dijo...

Pues la verdad es que si, las mujeres andamos muy mal con eso de decir la verdad. Nos han educado para ser excesivamente complacientes, y para sentirnos atadas a la opinión que los démás tienen de nosotros (cosa que es una auténtica putada para nosotras). Yo sigo peleando con puños y dientes para conseguirlo, aunque a veces los demás me presionan demasiado y consiguen hacerme tambalear..

Un beso para las tres!!!