jueves, 21 de mayo de 2009

Brincadeira

Como dirían en Roma,

Va be´!

Hoy toca una entrada cortita y de las que sirven para distraerse. Os voy a dejar un poco de música, pero se trata de una propuesta alternativa. Son un grupo que hace percusión, se llaman Brincadeira y son estupendos. Yo tuve la oportunidad de escucharles -y sobre todo, de bailar con ellos-durante la animación que hicieron el año pasado en un festival por tierras andaluzas, y tengo que admitir que no paré de moverme como una "posesa" (toma patá al diccionario!) durante casi dos horas (joer, después de ésta fijo que si que me imagináis como la bruja Lola, jaja!). Yo, y los colegas con los que iba.

Hacen una música para sentir, para bailar, no simplemente para escuchar, vale? Hay que dejarse llevar por el ritmo y permitir que la música saque fuera emociones y sentimientos de una forma instintiva, porque si la dejas entrar conecta con lo más profundo y primitivo que aún conservamos dentro como seres humanos. Habría preferido dejar el archivo de audio, con mucha más calidad, pero no sé como insertarlo(uppsss!), así que os dejo un video de youtube. Eso si, intentad escuchar solo el sonido, no os quedéis con la imagen. ¿Sois capaces de dejaros llevar por la música y bailar? Os aseguro que puede ser una experiencia intensa, distractora, e incluso terapéutica para el alma.

Podéis escuchar varias pistas con muy buena calidad en su web, dentro del enlace de "Audio": www. brincadeira.es

Disfrutadla!!!!!!!!

">

7 comentarios:

Serena dijo...

Me voy pa clase, pero te he dejado otro post abajo donde te digo que me eches del "exilio", porque me he debido de expresar mal...

Y... quizás, en mi caso, aún sigo siendo una niña demasiado buena ;)

Un beso,

"La que estuvo en el exilio una 45 minutos"

PD. Luego o mañana escucho la música, depende de lo que haga al salir de clase.

PD2. ¿Niña mimada? Mi madre me llama "once ocho once"...

Anónimo dijo...

mAliiiii, que no puedo paraaaaaaáaaa! estoy en el trabajo y ya han llamao a seguridaaaaáa!
Que alguien apague la música o que me pare los piéeee!

mAlicia dijo...

Vaaale, vaaale... Entonces vuelves de la categoría de exiliada a okupa!!

:-P

La verdad, me alegro mucho por ti, no sabes de la que te has librado (y no me refiero a mi!) ;-)

Bueno, con lo de niña mimada me referían, en general, a lo que la gente suele decir...

Besito!

mAlicia dijo...

Jajajajaja! Jose, no puedes imaginar lo que me has hecho reír!

Yo también estaba en el trabajo, y he tenido que disimular porque entraba gente mientras leía tu comentario... Me alegro de que la canción te haya podido servir pa´distraerte un rato!!!

Otro besito para ti!!!

;-)

Serena dijo...

Esto... parecen las obras del centro.

La culpa de que se sienta por dentro, creo, la tiene la percusión. En el metro, en ciertas estaciones, siempre hay gente con música y bailando. Pues hay una en concreto en la que un chico, a veces dos, están con un timbal y es un ritmo superpegadizo. Como te pares a hablar, a sacar el billete, a ponerte el mp3... lo que sea, sin darte cuenta se te va el cuerpo solo.

En fin, qué rollos suelto, pero se está tan bien siendo una okupa... siempre he querido serlo, pero me ha parecido antihigiénico (ahora parezco una abuela).

Un besillo

PD. Gracias por el link. Tendré que investigar más a esta gente...

Serena dijo...

Oye, que sí que me ha gustado, que a veces se me pasa la mano y mis ironías parecen demasiado convincentes.

Al escribir eso del metro, me he acordado de esto. No sé si os llegó este mail. Leed antes la información que viene a la derecha sobre el vídeo.

Ciao

http://www.youtube.com/watch?v=VQ3d3KigPQM

mAlicia dijo...

Buenos días!!

Y eso que en éste video el sonido es más que regular... Las pistas que tienen en la web se escuchan estupendamente, y hay alguna que me gusta mucho mas que la que os he dejado por aquí.

Que no, mujer, que no molestas, si ya sabía yo que te había gustado. En efecto, los timbales conectan con el latido de nuestro corazón, con nuestra respiración y con ciertas emociones primitivas que aún quedan escondidas (a veces no tanto) en nuestro cerebro de primates, y nos invitan a bailar como locos alrededor del fuego...

Por cierto, ya sabes que yo también soy muy irónica, aunque cuando escribo por aquí la ironía me la suelo dejar guardada en el bolsillo, ya le doy bastante caña a la gente que me rodea.. ;-)

Y la tuya no me molesta en absoluto (al menos por ahora!) :-P

Ah! Y que sepas que me he reído un montón, porque te has adelantado y has dejado el link de la entrada que iba a hacer hoy (lo de la estación Liverpool). ¿Qué casualidad, verdad?

Igualmente la dejo, pero de parte de las dos. ¿Te parece?

Un besote!!