miércoles, 20 de mayo de 2009

Me gustaría muchísimo poder abrazarte...


El lunes le mandé un e-mail con un par de canciones. No me respondió. Ayer le mandé otro con el disco completo. No me respondió y no se descargó las canciones (cuando normalmente tarda 10 minutos en descargar los archivos).

Esta mañana, cuando no lo esperaba, me llegó su respuesta. Me tuvo con el alma en vilo hasta entonces. Como me descuide, éste chico me acaba volviendo bipolar! Jajaja!

Éste es el correo que yo le envié ayer por la mañana:

¡Hola!

De nuevo yo… Pero qué pesada soy, eh? :-P
No me has dicho si te gustaron las canciones que te envié ayer, quizá no has podido escucharlas todavía. De todas formas, te mando todo el cd. Es la banda sonora de “Across the universe”, un musical que he visto el fin de semana. No es una gran película, pero me han gustado las versiones, la mayoría de los Beatles, creo. La película no está mal, la historia se construyó después de elegir las canciones.
Habla sobre un chico (Jude), y el recorrido que inicia buscando una nueva vida, durante el que conocerá a grandes amigos y encontrará el amor (Lucy, no podía ser otro nombre!)… Nada original, lo sé, pero la música y la mayoría de los números musicales merecen la pena. No recuerdo si eras fan de los Beatles, pero creo que, en cualquier caso, te gustará.
Y siendo pesada de nuevo, quería hacerte saber tan solo que estoy cerca de ti, a través de la distancia, y que estaré aquí para cualquier cosa que puedas necesitar.
Me gustaría estar contigo ahora, quizá para no hablar de nada, para quedarnos sentados en un banco y mirar a la gente que pasa, para caminar por las calles de Roma y disfrutar de su belleza, beber algo en Campo dei Fiori y escuchar algún grupo que toca en directo, para ir contigo al teatro mañana…. Si, me gustaría hacer éstas cosas contigo.
Sin embargo, estoy aquí, y esta ciudad me parece ahora pesada, de color grisáceo a pesar del sol. Debería espabilarme para irme de aquí…
Desearía que la gente que quiero estuviese cerca de mi siempre, añoro muchas cosas aquí, y a veces se vuelve cansado mostrar siempre la cara de persona fuerte e independiente.
Y me faltas tú, bobo! Quizá porque estás más lejos y no te puedo abrazar ni siquiera el fin de semana.
Sé que estás bien. Te cuento éstas cosas quizá porque al final resulta que soy yo la que te necesita más a ti durante éstos días, que tú a mi. Yo también necesito un buen abrazo, o mejor todavía, una docena!
Hazme saber si decides al final que te acompañe al aeropuerto cuando vuelvas. Yo intentaré no ser insistente y no te lo volveré a decir, vale?
Besos.


Y ésta es su respuesta:

Hola!

No eres pesada, si no afectuosa! :-)

He escuchado las canciones que me enviaste, y me han gustado muchísimo. Quería ver la película desde hace tiempo, tengo mucha curiosidad. En relación a los Beatles me gustan sus canciones, aunque no los escucho con frecuencia y no tengo demasiadas grabadas.
Ahora pruebo a descargar el resto de canciones de la banda sonora, te haré saber si me han gustado.
Te doy las gracias por permanecer cerca de mi, me gustaría muchísimo poder abrazarte y ciertamente hacer tantas cosas juntos, también las más banales.
Pero bueno, dentro de poco nos volveremos a ver y estaremos juntos durante unos días.
Me gustaría que me acompañases para ir al aeropuerto (por qué debería no apetecerme?), pero te tocaría hacer unas cuantas horas de coche en el mismo día. Sería masacrante, sobre todo si nos acostamos tardísimo la noche anterior.
Te deseo un bonito día! Nos sentimos pronto!
AdiooooooOOOOOOOSSSSSS!!!!!!!!!


Lo he releído al menos cinco veces. Me sonó tan bien eso de "me gustaría muchísimo poder abrazarte y... hacer tantas cosas juntos, también las más banales".

¿Debo preguntarme por su significado? ¿Me quiere muchísimo como amigo, y nada más? Ufff.....

16 comentarios:

Toni dijo...

Pueeeeeeeeeees bueno, lo que creo es que ya una vez él este aquí lo dejen todo claro y mirándose cada uno a los ojos sean sinceros y abran sus corazones, hacer conjeturas sobre lo que quiso haber dicho o dijo sería comerse el “tarro” para nada.

Un beso wapa, te dejo un video de una canción que me encanta y que sonaba mientras leía tu post.


Para ver video pulsa AQUI

mAlicia dijo...

Hola, Toni!

Madre mía, qué práctico eres! Si ésta cabecita que tengo encima de los hombros fuese la mitad de sensata que tú anda que iba a estar haciendo el panoli como estoy... Pues si, obviamente no debería preguntarme por nada de eso (de hecho, estoy intentando no hacerlo... Demasiado), pero para mi desgracia, soy una de esas mujeres (o personas) "que piensan demasiado".

Siempre voy a 1000 revoluciones por minuto, soy una mente demasiado inquieta modelada por mi aprendizaje paterno y por deformación profesional.

En fin, yo pienso ser sincera, muy sincera. ¿la otra parte? No lo sé, tal vez algún día lo sepa con certeza.

Por cierto, muchas gracias por unirte al "club de propuestas musicales". Por supuesto, he escuchado la canción (la conocía y me gustaba). No soy una gran fan de MClan, pero tengo que reconocer que tiene algunas canciones que me molan.

Lo dicho, gracias, apañao´!!!!!

Un besote!

mAlicia dijo...

Serena!

No encuentro la canción de Jeremías por ninguna parte, ni en youtube ni con el servidor con el que busco las cosillas en la mula...

Me rindo!

Besitos!!

Toni dijo...

-Este es un poema que esribí hace tiempo y bueno no es exactamente tu caso.

^_^

Dulce deseo que hay en mi mente
que solo deseo estar a tu lado
porque creo que estoy enamorado
y no lo puedo evitar fácilmente

Quiero decírtelo íntimamente
no quiero que pienses algo equivocado
no pienses que no lo he meditado
no quiero guardarmelo eternamente

No quiero ocultarte mi amor
aunque tú no lo llegues a sentir
sólo podré aguantarme el dolor

Si la verdad me llegaras a decir
aunque no se si tendré el valor
de decir lo que quiero trasmitir

^_^

Yo tambien me como la cabeza y le doy muchas vueltas a las "cosas", pero he aprendido a ser pragmatico, creo xD


Bezos wapaaaaaaaaa -_-

mAlicia dijo...

Muchas gracias por el poema, Toni, que bonito de tu parte. :-)

Tengo curiosidad por saber si fue fruto de un amor o de tu imaginación.

Me hace pensar más en lo que pueda sentir la otra parte de mi historia: "aunque no se si tendré el valor de decir lo que quiero trasmitir".

Vaya, vaya... Estoy rodeada de almas poetas, con lo mal que se ma ha dado siempre a mi la poesía!

Yo no escribo un poema desde que tenía 15 años. Algún día tendré que abrir mi cuaderno y reírme repasando las cursilerías que escribía...

Por ahora, mejor os dejo la poesía a vosotros, chicos!!

Lo dicho, muchas gracias por compartir algo tan tuyo con nosotros, y por estar ahí escuchando!!!!!

Un besote!

Y buenas noches, me voy a dormir!!!!!!

Serena dijo...

Jajaja...

¡¡¡Tía, aprovecha que estamos en primavera y arrasa con las margaritas!!!

Vaya mierda servidor tienes, Amparo... a ver... yo la tengo, ábrete una cuenta tonta en gmail y te la envío. Te prometo que sólo te envío esa canción, que me reservo mi análisis de texto sobre el libro.

Por cierto, ya lo he terminado. Se lee rápido. Y bueno... realmente no me ha parecido tan, tan, tan triste. Pero, lo dicho, no te voy a dar la murga con todo lo que me iba diciendo yo a mí misma mientras lo leía.

Y bueno, aún queda mi apuesta para la porra... a ver si tengo un ratín, encuentro aire y aunque sea te lo escribo en un par de líneas. Porque sé que no voy a acertar, pero por lo menos... imaginarme lo que me gustaría que te dijera o que pasara. Cosa que tengo decidida hace tiempo, pero... psa, es encontrar el momento.

¡¡Talueguitooo!!

mAlicia dijo...

Buenos díaaaasss!

Sigo muerta de sueño ésta mañana, y eso que pa´variar he dormido una `pechá´de horas (6 horas, que son mucho pa´lo que duermo últimamente). A éste paso, lo dicho, me vuelvo bipolar!

Jaja!

Serena, tengo la cuenta de correo asociada al blog, aunque no la miro nunca, si me mandas la canción avísame y me la descargo rapidísimo como un rayo, vale?

maliciaenelespejo@gmail.com

Y no te preocupes, que me puedes mandar lo que quieras (eso si, avisándome pa´poder mirarlo).

El libro probablemente me resultó tan triste porque nos sentía muy identificados con la historia, y me dolió ver esa cercanía-lejanía que al final se esfuma sin dejar nada... Casi pude palpar la tremanda soledad que sentían los personajes.

Quizá por esto, y por otras cosas, a mi me ha parecido una historia dura. Y me alegro de que para ti no lo haya sido, para qué echar un rato de pena innecesario?

Y puedes contarme lo que quieras,me gustaría sentir una voz diferente sobre el libro. Si no te apetece hacerlo por aquí puedes enviármelo al correo, vale?

Ah! Yo también tengo mi apuesta pa´la porra, la dejaré por aquí en cuanto pueda... Ya leeremos la tuya, no?

¿Y el resto, qué opináis, chicos? ¿Qué me dirá Mattia cuando nos veamos?

Un besazo de buenos días!!!!

Serena dijo...

Buenos días:

No, tranqui, que no voy a mandar nada. Sólo te paso la canción ésa. Que lo mismo te parece horrorosa, pero güeno...

Si no hablo mucho aquí del libro es para no destripárselo a nadie. Solamente te digo que primero leí un caso, luego el otro y pensé: "pufff... adolescentemente típico (tú dirías clínico, a lo mejor), ahora falta uno que bla bla bla". Y en esto leo lo del amigo y digo: "¿Ves?".

Ah, y otra cosa... el padre no es malo, es que es así.

Cuídate, cuidaos todos.

Anónimo dijo...

hola!!!
he leído pero no he podido comentar aún... apenas tengo tiempo! Suerte mAli!!!
Besos patós.

mAlicia dijo...

Durante la adolescencia algunas -muchas cosas, y muchas tonterías- son normales, pero mantenerlas durante la edad adulta... Y mira que yo me sigo viendo como una adolescente en bastantes sentidos, que conste!

Es solo que me apena ver como dos personas adultas pueden estar tan dolidas y castigadas por la vida, tan solas y tan incapaces de luchar por un poco de amor... A esas alturas de la vida si diría que, un poco "clínico" si que es.

Por cierto, yo tampoco pienso que éste padre sea malo. Tan sólo no sabía serlo, algo que sucede con más frecuencia de lo que debería.

Hasta luego!!

Besitos!

mAlicia dijo...

No te preocupes, Jose, ya hablaremos cuando puedas...

Además, todavía queda casi semana y media pa´que venga, hay tiempo pa´la porra!

;-)

Serena dijo...

(Quien pretenda leer el libro, que obvie este comentario)

Ok, ok...

A lo que me refería es a que a ellos les da por hacerse daño de una manera y a ellas, de otra. Es decir, se supone, vamos eh un suponé, que ellas trastornan su alimentación y ellos se hacen heridas o atentan contra su vida. Aunque, ya digo, creo yo, desde un punto de vista absolutamente profano.

Y lo siento, pero, por lo general, los adolescentes me caen fatal. De hecho, a mí no me gustó nada nada ser adolescente. Son gente cruel a más no poder. ¿Porque son más sensibles? ¿Están desubicados? ¿Las hormonas confunden su mente? ¿Inseguridad? ¿Mil cosas? Vale, pero joder... ya hay que ser mala gente para hacerle comer el caramelo, coño. Y peor hay que ser para estar viéndolo y no pararle los pies.

Lo que les pasa a ellos... Vale, cuando lo leí pensé: "No basta con querer, hay que saber querer". Y, lo siento, pero ellos no saben querer a la otra persona.

¿Qué diferencia a Nadia de Alice? Sencillo, la primera le da opción a marcharse, pero cuando lo tiene no lo suelta. La segunda se anda con contemplaciones, lo deja irse tantas veces... y lo más importante, lo quiere. Y eso la hace vulnerable a las reacciones de Mattia. Actúa por rabia, ya mucho tiempo contenida, porque además arriesga su corazón. Mientras que Nadia busca compañía, sólo eso por el momento.

¿Qué diferencia a Mattia de Fabio? Fabio sabe lo que quiere, insiste, le da su tiempo pero no desfallece e intenta progresar y avanzar. Al menos a los ojos de Alice es maduro y seguro. Es algo sólido a lo que, en mi opinión, ella se aferra. Tanto que quiere ser libre, tanto que quiere hacer lo que le apetezca y luego va atándose de uno a otro. Pero, ¿qué tipo de vida viven como matrimonio? Mentira todo. Él se hace el sueco y ella vive creyendo que es la más lista, como siempre (si es que somos gilipollas).

El despecho es muy malo, muy malo. Y por él actúan ambos, pero esperar tanto... tanto... Sí, ahí estoy contigo, les faltó valor para luchar en su momento. Y, a mi entender, el libro no termina diciendo: "ale, colorín, colorado, aquí se cierra el kiosko". Sino que, quizás, para amar a otra persona es necesario amarnos a nosotros mismos primero. Se requiere el ser capaz de madurar y crecer, porque si no, lo que se obtiene es un amor infantil, un capricho que parece el centro del universo pero que no nos llevará a ser "felices" ni a encontrar el apoyo y el afecto más allá de un calentón, o dos o tres.

Y eso que la historia entre ellos es absolutamente inocente, pero... les hubiera hecho falta mucho, mucho de lo que no tenían para haberle dado al otro algo especial. No sé... me parece que si hubieran estado juntos se hubieran hecho tantísimo daño...

Pero es una opinión, la mía de hoy.

Un beso

PD. Este invierno estaba comprando (una de mis actividades favoritas ¿¿??) y vimos a un padre con dos hijas más o menos de nuestra edad. Una de ellas se enfadaba con la otra porque la segunda se había empeñado en jugar con el carro pa un lado, pal otro y lo iba a tirar todo. Entonces, la primera le pegaba cuatro voces rabiosa a la segunda, y el padre le llamó la atención por regañarla, pero de esa forma ya tan cansada... Pues me dio tanta pena la rabia de ella y el agotamiento de él...

PD2. Ah, y sí, en mi vida hay, y espero que lo haya siempre aunque ahora no nos hablemos, un Mattia con los brazos, las manos, las piernas... llenos de cicatrices.

PD3. Por cierto, yo nadaba. Por las noches en invierno y muy temprano todos los veranos.

PD4. Ya te mandé la canción. Si te apetece alguna más, te paso las que quieras.

mAlicia dijo...

No creas que a mi me gustan demasiado los adolescentes, que conste… ;-)

Cuando yo hablo de seguir siendo una adolescente me refiero a conservar lo positivo (que algo tienen); la capacidad de seguir soñando e ilusionándose por las cosas, la curiosidad por aprender y madurar, la ingenuidad necesaria para ver la vida y el amor como un niño de 15 años, dispuesto a disfrutar cada segundo… Por fortuna, cuando tuve esa edad tenía a mi alrededor amigos que me hacían sentirme protegida, así que nadie me obligó a “comerme el caramelo del suelo”.

Eso si, a los 16 se me torcieron, y mucho, las cosas. Porque incorporé en mi vida, sin saberlo, a una persona realmente mala, dañina, cruel, que me hizo la vida imposible durante casi 5 años de mi vida. Así, perdí un aprendizaje que nunca he dejado de sentir que me faltó, y viví cosas muy duras que pensé que nunca le pasarían a una chica de mi edad…

Por eso, y porque no deseo convertirme en una persona seria y taciturna, abrumada por las responsabilidades, por la rutina, por un trabajo monótono y por las preocupaciones que conlleva formar una familia, es por lo que, en ciertos aspectos, me siento aún como una adolescente.

Voy madurando con mi edad, y para muchas cosas me muestro incluso demasiado madura. Pero al mismo tiempo reivindico un pedazo de mi vida para disfrutar con pequeñas cosas que parecen vedadas cuando creces… Me encantan las películas de animación (mis padres siguen sin comprender que vea Los Simpsons después de media vida!), me encanta sentirme libre, viajar, salir de marcha hasta las tantas, comerme una piruleta de vez en cuando o una chuchería… En fin, no me gusta sentirme mayor, qué le voy a hacer.

Imagino que, cuando cumpla los 60, seguiré disfrutando mientras me como un chupa chups en el último estreno de dreamworks!

Y es que a mi, en la adolescencia, me dio por seguir siendo una niña buena, quizá demasiado.

En efecto, en relación al libro tienes razón. Ninguno de los dos sabe amar, y eso es algo que hay que saber hacer. Quizá sea eso lo que siento con Mattia, que me ama, pero que no sabe como hacerlo… Fabio es otro personaje que me hizo sentir también mucha tristeza.
Como bien dices tú, no se puede amar a alguien en plenitud si no nos amamos a nosotros mismos… Otra ficha para la quiniela de Mattia!

Probablemente si hubieran estado juntos se habrían hecho daño, es cierto, pero al menos les habría quedado la sensación de haberlo intentado, y no el vacío más absoluto.

P.d. Serena, me gusta ir descubriendo estas pequeñas cosas de ti. Hacen que te sienta más cercana… ¿Al final va a resultar que tienes tú más cosas en común con Alice que yo?

P.d. 2. Si, tienes toda la razón. Hay demasiadas personas que aman como amantes, como padres, como amigos, pero que no saben amar… Tú nadabas, yo tenía que sentarme a estudiar. En cada casa una historia diferente.

P.d. 3. Que sepas que me he emocionado -de verdad de la buena- al leer tu postdata 2 y tu postdata 3. Me he quedado sin palabras, pensativa durante un rato, mientras escuchaba un par de veces la canción que me has enviado… No me había imaginado que tú también pudieras guardar a tu propio Mattia en un rincón del corazón. Habría deseado que no fuera así, para ahorrarte el sufrimiento que una historia así produce.

Y yo aquí, lamentándome como una adolescente enamorada y egoísta, llena de hormonas y pensando que éstas cosas solo me pasan a mi (y bueno, a Jose, que el pobre ya lo ha confesado también!)… Desastre! (el lado egoísta adolescente tenía que salir por algún sitio, no?)

Serena, me quito el sombrero. Bienvenida al exilio!

Serena dijo...

Jaja... No sé si me he expresado mal... Por ese Mattia yo no siento lo mismo que tú por el tuyo.

Lamento haberte llevado al error. Él es una persona a la que quiero muchísimo, pero no de esa forma. Y sí, sus padres son unos incompetentes y están como putas cabras. Con lo cual, razón de más para no tener hijos, porque si yo no sé cuidar de mí, cómo carajo voy a cuidar de nadie.

Ay, ¿y montarte en los columpios? Aunque luego vuelvas a casa con barro por todas las botas y el culo manchado de óxido...

Beatrizl10 dijo...

Este "sí pero no" me tiene en un ay, Malicia...
Un abrazo y espero que triunfe el amor.

mAlicia dijo...

Hola, querida Bea!

Pues si, a mi me está volviendo loca, y no precisamente por los motivos que debería...

Pero yo creo que, como en "la soledad de los números primos", no será un "live happily ever after".

Gracias por esos buenos deseos, guapa!

Y por cierto, espero que vaya todo un poco mejor con esa amiga tuya.

Un abrazote!!!!