miércoles, 25 de febrero de 2009

Cuando el miedo deja de paralizarte..


Hoy había decidido no escribir nada, pero tras conectarme al blog de Desira (loinvisible.wordpress.com) he tenido la ocasión de reflexionar un poco sobre lo sucedido con un chico, Emilio Gutierrez, quién, lleno de dolor y rabia la emprendió a mazazos con las instalaciones de una herriko taberna en Lazkao (País Vasco).

Aprovecho para reflejar por aquí la opinión que he aportado en su blog, como modesta forma de ofrecer algo de apoyo a Enrique:

"Estoy totalmente de acuerdo contigo. No tenía conocimiento de lo que había sucedido hasta leer tu entrada, hecho que me ha motivado para buscar más información(incluido un artículo publicado en el diario Gara, ya que quería leer la opinión de la otra parte. No tiene desperdicio)

No justifico en absoluto el uso de la violencia como forma de resolver las cosas, pero entiendo la desesperación y el dolor tan inmensos que han tenido que llevar a éste chico a hacer lo que ha hecho. Porque no se entiende de otra forma, con el miedo que debía tener en el cuerpo..

Cierto, ha respondido expresando su rabia y su dolor de forma equivocada, pero el hecho de romper algo que siempre se puede reparar -dado que no ha hecho absolutamente daño a ninguna persona física- no justifica en modo alguno que reciba amenazas de muerte o agresión, o que tanto él como su familia deban vivir asustados y pendientes de si la maldad y el rencor desproporcionado de algunas personas les dejará vivir en paz a partir de ahora.

Enrique, no has hecho algo que te haga merecedor de nada que vaya más allá de la rabia. La gente tendrá derecho a enfadarse contigo por tu elección, pero nunca, jamás, tendrá justificación para querer hacerte daño. Para pagar lo que has hecho ya te pedirá cuentas un juez, si es que alguien tiene que hacerlo.

¿Desde cuando vale más un local que la vida de una persona?

Y como decía Desira, ¿qué pasa con la gente que de forma sistemática destruye casas, vehículos, vidas humanas..?, ¿Qué pasa con la gente que ha destruido el hogar de Enrique…? ¿Esas si pueden pasear tranquilamente por la calle, respaldadas por el miedo que infunden a la gente..?

Me apena leer alguna de las intervenciones vertidas por aquí, creo que nos da mucha información sobre la actitud tan radical y poco tolerante de éstas personas.

Emilio, siento dolor e impotencia por no poder apoyarte, por no poder hacer nada por toda esa gente que está en contra de la violencia en tu tierra y que no tiene más remedio que callar e inclinar la cabeza para seguir viviendo tranquila."

Nunca elegiría hacer lo que éste chico ha hecho, y no apoyo su acción como medio para solucionar los problemas, pero le comprendo; comprendo su rabia, su impotencia y su desesperación..

Me ha producido impresión ver el video, darme cuenta de la locura y del valor de Enrique al hacer lo que ha hecho a cara descubierta (cosa que otras muchas personas no son capaces de hacer al atacar, destrozar o asesinar en Euskadi..), y observar la expresión de dolor y de consciencia en su rostro al darse cuenta de lo que había hecho. En particular, en el momento en el que pide perdón a sus padres... ¡Qué duro, madre mía!

Aprovecho la ocasión para invitaros a leer la entrada de Desira, que es una profesional(periodista) estupenda, humana y cercana.

6 comentarios:

Beatrizl10 dijo...

Yo también me quedé impresionada.
No sé en que estarán pensando todas aquellas personas que apoyan el terrorismo.
La reacción de Enrique me pareció muy humana y muy valiente, dada las circunstancias. La violencia no es buena, pero en este caso lo veo perfectamente entendible.
Un beso, guapa. Espero que estés mejor de ánimos.

Southmac dijo...

A mí me parece perfecto.

mAlicia dijo...

Ahí vamos.. Ayer fue un día un tanto gris, pero son baches que pasan rápido.

La verdad es que el tema de Enrique me ha impresionado realmente. Hay que tener huevos (es que no se puede decir de otra forma!) para hacer lo que ha hecho.

Yo creo que no habría sido nunca capaz de enfrentarme de esa forma a una panda de asesinos, así que debo admitir que merece toda mi admiración y mi respeto (aunque, como dije, el método elegido no fuera el mejor, en particular por las consecuencias que traerá para él y para su gente).

No dejo de preguntarme qué pasará ahora con éste chico, con su familia, con su novia.. ¡Jóder, que duro tener que vivir con el miedo permanentemente en el cuerpo!

Siento rabia por no poder hacer nada por ellos..

Por cierto, un abrazo para los dos!

Elisa dijo...

Totalmente de acuerdo. Ya dijo Ghandi que ojo por ojo y el mundo se quedaría ciego. Pero...la realidad es que -detrás de muchos años de impotencia, dolor y rabia- es normal respuestas de este tipo.

Ramon hizo mal, sí...pero yo soy colérica y entiendo que fuese poseido por la sinrazón. Por eso...no le juzgo, no le castigo, le entiendo e incluso respeto. Porque además...y a pesar de todo, parece un buen tipo.

loinvisible dijo...

Estoy de acuerdo contigo de que la violencia no se gana con violencia (aunque algunas reacciones individuales se puedan entender), pero tal vez estén cambiando las cosas y los resultados de las elecciones sean el principio de un nuevo camino para Euskadi.
Muchas gracias por tus cálidas palabras hacia mí y sigue con tu terapia, que parece que funciona, ¿no?.
Besos. Desira

mAlicia dijo...

Muchas gracias por pasarte, Desira!

Siempre es agradable escaparse por tu blog para leer lo que escribes, aunque no siempre te deje un mensaje.

Y con mis cosas ahí sigo, poco a poco, con días mejores y días peores (ya se sabe, en casa del herrero..)

:-)

Espero que, como tú dices, puedan empezar a cambiar las cosas por ahí arriba, sería esperanzador.

Un abrazo!