martes, 24 de febrero de 2009

Y yo te esperé ya tanto..



El tiempo pasa..

Ayer se cumplieron cinco meses desde el día en que te dije que debía apartarme de ti. Durante estos días oscuros, que con frecuencia se hicieron tan eternos como solo puede serlo el olvido, he atravesado momentos de todas las clases y colores..

Los primeros meses se pierden ya casi entre la neblina del dolor, la tristeza y la agonía de mis recuerdos. Comencé luchando por buscar un nuevo sentido a mi vida, pero no podía evitar asfixiarme en la rutina inmensa a la que se habían anclado mi cuerpo y mi alma.

Hace tantos años que soñaba contigo..!

Tantas ocasiones en las que estuvo a punto de consumirme el deseo..
Tantas noches de insomnio tendida a tu lado sobre una cama, en la oscuridad, sin ser capaz de tocarte...
Tantos momentos para sentir como se estremecía mi cuerpo con el contacto tierno de tus dedos..
Tantos momentos de placer en soledad, pensando que hacía el amor contigo..

Demasiado deseo contenido, demasiada tiempo perdido en mi alma, demasiadas razones dolorosas para comprender el por qué de todo ésto, demasiada cobardía para ser capaz de afrontarlo y ponerle fin hasta ahora!

Me resulta curiosa la sensación de haber sabido desde siempre la razón por la que te elegí, y, a pesar de ello, haber continuado adelante. Tal vez sea verdad que, en el fondo de mi misma, por debajo de toda esa mierda con la que intento convencerme de que busco la estabilidad en mi vida, necesito en realidad de la incertidumbre para sobrevivir.

Siempre representaste eso para mi. Un reto, un desafío, alguien asombrosamente parecido a una figura fundamental de mi pasado a la que tenía que salvar, a la que debía redimir antes de que se convirtiera en una persona infeliz y amargada.

Ese era mi papel, el eterno juego de salvadora, la mujer cuidadora, fuerte y llena de vida que debía abrirte al mundo y enseñarte a amar.

Soy consciente de que logré mucho en estos años, y de que, tal y como alguna vez me dijiste, admirabas mi independencia, mi fuerza y mi entusiasmo. Pero al mismo tiempo, estas cualidades me alejaban de ti. Porque, ¿cómo podías ser capaz de amar libremente a alguien que te recordaba constantemente lo frágil y temeroso que eres? ¿Cómo amar sin condiciones a alguien intenso y apasionado que podría romperte el corazón cuando quisiera?

Sé que tu inseguridad y tu miedo mantuvieron un control constante sobre cada latido de tu corazón, aunque en ocasiones el ritmo se hiciera rápido como para poder pararlo de golpe. Cuando eso sucedía, buscabas la forma de protegerte y te apartabas de mi.

Finalmente, hace ocho meses me cansé de luchar por tu alma, y comprendí que tenía que poner todas las cartas sobre la mesa. Para ti resultaba demasiado cómodo disfrutar de mi compañía, y del amor incondicional que intuías en mi sin entregar del todo la tuya...

Aún recuerdo vívidamente la expresión de tu cara, mezcla inmensa de dolor y de felicidad contenida al escucharme decir que estaba loca por ti..

- Sono pazza per te..

Muchos años, y demasiado esfuerzo para ser capaz de articular en voz alta palabras tan simples mirándote a la cara.

Jóder, como dolió decir aquello! Saber que apartaba la piel y los músculos que protegían mi corazón para exponerlo al alcance de tus manos, después de tanta ironía, de tanto sarcasmo, de tanto luchar por hacerte creer que no eras importante para mi.

Pero la parte de ti que se quiere, aunque pequeña, siempre supo que en el fondo no era así. Siempre supo lo importante que eras para mi.

Lo intenté, te juro que lo intenté. Traté de continuar a tu lado cortando de raíz lo que sentía, pero no fui capaz. Y era algo que me hacía tanto daño..! No me bastaba saber que sentías algo por mi, si no eras capaz de darme lo que necesitaba.

Solo te pedí una cosa. Simple, directa, sin compromisos..

- Non ti chiederò niente altro...Fai l´amore con me.

(No te pediré nada más. Haz el amor conmigo..)

Aún permanece en mi cabeza la imagen del silencio en tu rostro, diciendo que no con un sencillo gesto, sin decir una palabra, porque no encontraste el valor para responderme en voz alta. O el recuerdo del dolor en tus ojos al escuchar que tal vez necesitaría alejarme de ti, antes de que tuvieras la certeza de que sería capaz de hacerlo.. Tuvieron que pasar casi treinta días hasta que mi mente, lúcida y malherida, fuera capaz de hacerlo. Algo que nunca pensé que podría hacer.

Nunca antes te tuve tan cerca. Nunca antes fuiste capaz de reconocer que sentías algo por mi, pero no encontraste el valor para darme lo que necesitaba en aquel momento. Y yo solo te pedí que me dejaras hacerte el amor..

¿Acaso te pedí que me entregaras tu alma? Y sin embargo, en cierto modo eso fue lo que hiciste. Me entregaste tu ternura, tu afecto. Grabaste en mi piel el tacto imborrable de tu mano recogiendo con fuerza la mía en aquella cama, durante esa larga última noche, al tiempo que con la otra acariciabas mi rostro sin descanso y rodeabas mi boca con tus dedos, sin atreverte a parar en ella.

Sentí tanto amor y tanta ternura en tus brazos!

Finalmente, a pesar de todo, no fue suficiente. Mis labios se estaban marchitando lentamente, y mi cordura no habría podido sobrevivir durante otros siete años, a la espera de que perdieras el miedo a vivir.

Eres demasiado complicado.

Y yo te esperé ya tanto..

Tal vez por eso te dije, antes de marcharme, que tan solo te había deseado, y que jamás habría querido tener una historia de amor contigo.

Lo que no te dije entonces, ni te diré ahora, es algo que no he sido capaz de reconocer ante mi misma hasta hoy.

Duele tanto admitirlo..

Me enamoré de ti como una niña. Y aún te amo, bobo.

10 comentarios:

Beatrizl10 dijo...

El amor es el mejor sentimiento del mundo. Y yo siempre he pensado que cuando amamos a alguien de verdad, aunque no estemos a su lado, aunque la historia saliese mal, ese amor permanece en nosotros para siempre. ES NUESTRO. Y de nadie más. Tú tomaste tu camino. El camino de separarte de alguien a quien querías y quieres de todo corazón. Lo hiciste porque así lo decidiste, porque en el fondo sabes que amar a alguien no es suficiente para estar a su lado. Y era una relación que no era sana porque, a pesar de los momentos maravillosos te hacía mucho daño. Creo que a pesar de lo duro que resulta, hiciste bien. Te elegiste a ti, de una vez por todas, después de siete años de elegirle a él y que él no te eligiese a ti en la misma medida. Saldrás adelante, ya lo verás.
Un abrazo muy fuerte.

mAlicia dijo...

Muchas gracias, Beatriz.

Sinceramente, con el corazón en la mano tengo que decirte que me ha emocionado leer tus palabras.. Y me tengo por una chica dura que controla sus emociones! En fin, voy saliendo adelante, (gracias en especial a una parte de mi vida sobre la que nunca os hablo, pero que es tanto o más importante que ésta),comprendo cada etapa por la que paso y lucho por sentirme bien todos y cada uno de los días de mi vida, pero el corazón es a veces tan complicado y el amor puede hacer tanto daño..
En el fondo, sentirme egoísta como me siento no es de gran ayuda,como tampoco lo es el hecho de no poder compartir mis sentimientos con la gente que me rodea a diario. Algún día entenderéis porqué.
Por el momento, siento que he dado un gran paso: reconocer lo que siempre me he negado a mi misma. Que estaba enamorada de él y que le sigo queriendo. Funcional o disfuncional, da igual. Es un amor que sigue ahí; simplemente tocará desplazarlo de mi vida poco a poco, hasta que su recuerdo deje de acompañarme cada hora del día. Por el momento, hace ya tiempo que volví a sonreir a pesar de esa pequeña tristeza que no deja de acompañarme, y eso es ya mucho!

De hecho, el mejor indicador de que voy avanzando es el hecho de escribir por aquí sobre cualquier cosa que no tenga que ver con él.

Volver a él es siempre una pequeña parada en el camino.

:-)

Como dice la canción "Mi única verdad es que odio amarte tanto.."

Paula de Bera dijo...

Hola linda!!! Cómo duele el amor!
No soy buena en estas lides porque mi mochila es pesada, y tuve alguien así, que me rompió el corazón.
Y me alejé amando.
Hasta por amor, una persona se aleja, cuando hay que preservarse.
Espero y deseo que te recuperes, y aunque ese dolor está latente en vos; fijate si aún se puede salvar algo.
Es que me estoy volviendo romántica y quiero que todos se amen.
Hace un mes atrás, te hubiese dicho otra cosa.
Besos!!!

mAlicia dijo...

Gracias por tu ánimo, Paula! Se agradece enormemente en momentos de tristeza como éste..

Si,a pesar de todo yo también creo que queda algo que salvar, aunque en este caso se trata de una buena amistad. Los dos nos queremos en este sentido (sé que él también me quiere porque, haciendo un esfuerzo supremo, fue capaz de decírmelo directamente al despedirnos..). Solo espero ser capaz de controlar mis sentimientos y poder volver a estar con él, con la cabeza y el corazón libres y despejados, como una amiga, por eso me estoy dando todo este tiempo. Al despedirme de él le prometí que volvería, cuando lograra blindar mi corazón. Quién sabe si lo conseguiré.. Y quién sabe si,llegado el momento, será capaz de recibirme sin rencor y dejar que las cosas vuelvan a ser como antes.. Quién sabe.. Pero nos hemos divertido tanto juntos..!

Otro abrazo bien grande para ti!

Beatrizl10 dijo...

Espero que dentro de no mucho puedas pintar una enorme sonrisa en tu cara. De corazón. Canalizarás ese enorme amor por otros lados, tú eres una chica con recursos.
Gracias por pasar por mi blog. No tengo ni idea de por qué he desaparecido de tu lista ¿cómo vuelvo? De todas formas quiero que sepas que estoy aquí. Deje o no deje comentarios te leo y te siento cerca. Un beso, y ánimo que mañana será otro día.

mAlicia dijo...

Ahora mismo me siento un poco más serena. Tal vez sea el cansancio, o puede que simplemente haya pasado el bajón. En cualquier caso, sé que el hecho de soltar lo que llevaba dentro y hablar con vosotras me ha sido de gran ayuda..

Nunca pensé que encontraría otro rincón en el que apoyarme como éste, a través de la pantalla de mi ordenador.

Lástima que no pueda compartirlo con la gente que me rodea.

Bea (puedo llamarte así?), no sé lo que habrá pasado, tal vez tengas que volver a seleccionar en mi blog la opción de "seguir". Por supuesto, sé que no dejas de asomarte por aquí..

Eres un encanto, al igual que Paula y el resto de la gente.

Buenas noches!!

Mary dijo...

Malicia, parece que estás habladno de mi ex, de mi historia. Cuando la otra persona es demasiado complicada y con demsasiado miedo a vivir, acabamos convirtiéndonos en responsables, imprescindibles aparentemente, y el amor se convierte en una carga que sólo con los meses o los años después de la ruptura nos atrevemos a reconocer. Algo que tengo claro es que uno no puede hacer feliz a otra persona si no es feliz con uno mismo, y por eso las personas con complejos, problemas o complicaciones al final ocurre que nos las trasladan, ellos no son más felices, aunque se sienten acompañados,pero nosotras nos vamos quedando sin aliento, se va apagando la sonrisa y todo va siendo cuesta arriba. Es dura la decisión que tomaste (vamos, como si lo hubiera vivido) pero es la correcta, y la convicción de que eso lo sabes te ayudará a alejarte más y más y más... hasta que no te haga falta contar los meses que llevas sin él, porque eso ya no importará. Eres una mujer fuerte (eso lo sabe hasta el señor Blogger) y con tu fortaleza diste un paso adelante en tu vida. Gracias a eso... lo bueno está por llegar. Enhorabuena.
Un abrazo

mAlicia dijo...

En mi caso no éramos pareja, pero la relación que manteníamos lo parecía en todos los sentidos, menos en uno. La gente alrededor daba por hecho que lo éramos.Pasábamos las horas muertas hablando en la distancia, y cuando estábamos juntos era intensísimo, hasta el punto de no separarnos durante semanas, las 24 horas del día. Hemos compartido una intimidad y una ternura extraordinarias, que no todas las parejas consiguen, y sin embargo nunca fuimos capaces de dar el paso y convertirlo en algo físico.
Yo tan solo lo intenté antes de despedirme, y él no fue capaz de decir que si en aquel momento. Hacer el amor conmigo habría significado para él un compromiso, y no un simple rato de placer..
Antes de decirle adiós me había propuesto viajar juntos a París, y volver a venir conmigo en navidad, así que parecía dispuesto a lanzarse. Pero yo ya no tenía energía para soportar la incertidumbre de su juego, de si sería o no capaz de hacerlo al final.. En fin, imagino que si tú has pasado por algo así con una persona con la que lo tuviste todo has debido pasarlo realmente mal.

Qué triste que éstas personas tengan tantos problemas y sean incapaces de vivir, verdad?

Te comprendo bastante, así que mereces toda mi admiración, Mary.
Muchas gracias por tus palabras..

Sois estupendas, chicas!!

Mary dijo...

Qué complicado, Malicia. En mi caso era mi pareja. Vaya pedazo de decisión que tomaste. Y qué bien que ahora tu camino sea otro.

Lo mejor es mantener a los que no son felices en otros senderos....

besito

mAlicia dijo...

Tienes toda la razón, Mary, pero me temo que tarde o temprano volveré a él (es demasiado importante para mi),aunque espero que sin sentir todo esto que he sentido..

Un abrazo!