martes, 16 de junio de 2009

Incomprensiones (III)


Miércoles 10 de junio.

Después de mucho pensar, vuelvo a tener claro que Mattia, por desgracia, no tiene los recursos que yo tengo, y que, de nuevo, debo ser yo la que haga un pequeño esfuerzo. Por otra parte -debo reconocerlo-, me siento hecha polvo ante la posibilidad de que no venga finalmente de viaje con nosotros este verano. Decido dejar a un lado mi orgullo y enviarle un correo en un tono cercano y afectuoso, dejando por primera vez a un lado los reproches y las preguntas.

Al mismo tiempo, decido actuar de forma distinta a lo que él está acostumbrado (no enfadándome y mostrándome tranquila, paciente), tanto por que lo necesito así como para esperar su reacción.


¡Buenos días!

Me parece que ayer por la noche nos dijimos cosas que no queríamos decirnos (por lo menos yo). Intenté enviarte un sms ayer por la noche después de hablar, pero quizá no te llegó.

Al final dices que tú eres un desastre y yo digo de nuevo que lo soy yo. De verdad, he valorado el hecho de que hayas sido capaz de hablar el fin de semana, lo sé que para ti ha sido mucho. Así que al final, he sido de nuevo yo la que ha intentado hacerte hablar más cuando tú estabas haciendo un esfuerzo, y te he hecho sentir presionado como otras veces.

Cuando te pregunté si venías todavía en julio no pensé que quizá el momento recordaba demasiado a aquel de septiembre, cuando te dije que no iría contigo a París. Pero ahora no te lo decía en ese sentido, esta vez solo quería saber si aún deseabas venir, y te lo he preguntado con una sonrisa en la cara.

Obviamente esperaba un si, pero probablemente tu has pensado que la situación fuera la misma de septiembre y has tenido dudas... Así que me dijiste que quizás no debías venir. Eso me hizo sentir mal, y reaccioné de esa forma. Lo siento.

No comprendí que después de decirte que ya no sentía lo mismo por ti pudieras decirme que no venías, así que me quedé un poco sorprendida. Tal vez sea por que no me quieres creer -por el hecho de que insista tanto con mis preguntas-, pero debes entender que es mi forma de ser, que intentaba todavía comprenderte en algunos sentidos. Pero creo que debo entender también que no elegí el modo justo para hacerlo.

Demasiadas preguntas, cierto! Y parece que no pararé nunca (sonrisa), madre mía! Pero debes pensar que ayer era todavía martes, que habían pasado dos días y que los dos teníamos muchas emociones en la cabeza.

Me parece que ayer dije algunas cosas de las que me arrepiento, tengo que hacer memoria por que estaba un poco cansada. Pero querría quedarme con la sensación de que nos queremos y de que solo ha sido un malentendido, nada más.

Por mi parte, intentaré no hacerte tantas preguntas (creo que te hacen sentir mal, en tensión, más de lo que pensaba, y creo que esto he comenzado a comprenderlo de verdad ahora), y tú trata de no pensar todo el tiempo que eres un desastre, piensa que has hecho bien muchas cosas, y piensa en cuanto han cambiado (positivamente) las cosas entre nosotros. Cada vez se vuelve menos complejo...

Cierto que ésta vez ha habido algún momento difícil (sobre todo por la cercanía física), alguna duda, pero hemos intentado hablar, y eso es bueno.

Después de que hayas sido claro (cosa diversa del hecho de no haber hablado demasiado, dado que has sido claro en relación a tus sentimientos) hablando y “no hablando” (me has dicho algo que necesitaba oír, aunque no hayas podido decirme el por qué) sobre el hecho de que no querías tener nada conmigo lo he entendido finalmente. Quizá a veces voy despacio y necesito algo de tiempo para dejar de pensar ciertas cosas.

Te dije ayer por la noche que quería hacer el recorrido que me falta juntos. Si nos alejamos de nuevo, si no nos vemos, probablemente no terminaré de hacerlo y cuando volviéramos a vernos todo podría volver atrás. Pero me sentí mal y te hice pensar que si me decías que no venías yo me iría de nuevo. Como de costumbre, como ya me conoces, has intentado adelantarte y me has dicho que necesitabas tiempo.

Pero sé que quieres estar conmigo, sé que me quieres. Hagamos este recorrido juntos, veámonos este verano. Será una prueba importante para mi, para comprender si soy capaz de no hacerte más preguntas y dejar de esperar nada en ningún sentido de ti, salvo como amigo.

No quiero que me respondas ahora por que estás dolido, y sé que cuando estas así necesitas tiempo para aclararte un poco. Pero piensa que todo ha cambiado desde que me fui y volví. Date cuenta de que despacio, las cosas han cambiado: primero deseaba tu corazón, después de volver no te pedí nada –aunque aún me sentía un poco confusa-, y al final he buscado solo tus caricias. Pero ya está todo claro, así que no esperaré nada más, aunque aún tendré que trabajar con esa parte de mi que se siente atraída por ti.

Me pregunto si tienes miedo de hacerme daño, si es tu miedo a sufrir, o si simplemente no quieres que yo vuelva a acercarme a ti y volver a hacerte tantas preguntas.. Pero en cualquier caso, he tratado de mantener un control y darte tu espacio, algo que has visto el sábado y el domingo, antes de marcharte. Y cada vez lo hago y lo haré en mayor medida. He cometido errores, cierto, pero por que no me has dado respuestas y yo he intentado saber más, sin respetar el hecho de que no te sentías preparado.

Siento haberte hecho pensar que no puedes ser afectuoso conmigo sin hacerme pensar mal,por que no es así. El hecho de hablar contigo ayer me ha hecho comprender algunas cosas positivas para mi. Has sido tan claro que no creo que vuelva a tener más dudas, me quieres y solamente has sido dulce y afectuoso conmigo. No tengas miedo de no serlo más, éste ha sido un gran punto de inflexión, ahora solo falta que pase un poco de tiempo.

Te mando la música y a las fotos que te había prometido, pero por que iba a hacerlo de todas formas, no pienses nada extraño.

A partir de ahora podremos hablar sobre cosas que no sean importantes, verás como consigo hacerlo sin hacerte tantas preguntas personales. Ten un poco de paciencia, vale? Se que no eres una persona rencorosa y que serás capaz de hacerlo.

Y mira que ésta vez no te he preguntado apenas nada, eh? (sonrisa), con lo pesada que yo soy...

De nuevo, gracias por el esfuerzo por intentar ser claro. Me doy cuenta del trabajo que te ha costado decir esas palabras el sábado por la mañana.

Espero tu respuesta sobre las vacaciones, todavía hay puesto para ti.
Un abrazo fuerte
.


A primera hora de la tarde recibo su respuesta. La leo, respiro hondo y decido no ponerme como un basilísco. Total, si no sabe lo que quiere y yo ya estoy cansada. Me planteo no volver a preguntarme nada, seguro que me saldrá por los cerros de Úbeda con su "honestidad"...


El mensaje me llegó anoche. Por desgracia, no he sido claro contigo (QUEEEE????? AHORA ME VIENES CON ESAS??? POR QUE ESO ES LO QUE SIEMPRE HE PENSADO YO, SOLO QUE JODÍA QUE LO NEGARAS), las cosas son un poco más complicadas, y por supuesto no estoy molesto contigo (sonrisa). Intentaré responderte más honestamente pronto, quizá haga como tú y te escriba una carta, no lo sé... Nos sentimos! Ciao!

Vuelvo a hacer gala de una paciencia infinita y le respondo, ganándome una parcela en el cielo (si es que existe):

¡Hola!

Ok, dices que no has sido claro conmigo y que las cosas son más complicadas... No te preocupes, comprendo que a veces cuesta muchísimo hablar y que las cosas no son tan simples como yo quiero hacerlas ver a veces. En cualquier caso me alegro de que no estés molesto, y espero que todavía podamos vernos este verano.

Te agradezco el que desees ser honesto, sea sobre la cosa que sea.

Creo que si, que será una buena idea escribir una carta, por que te ayudará a decirme todo lo que quieres decirme con tiempo para meditar, sin olvidar nada importante y sin interrupciones. Además, creo que me ayudará a comprenderte mejor.

Te hará bien. A menudo, hacer salir las palabras del corazón ayuda a aligerar la carga que llevamos dentro de nosotros.

Te espero, entonces. Buenas noches!

Tvb (ti voglio bene: te quiero)



A la mañana siguiente recibo a su vez su "contrarespuesta" (Menudo lío a éstas alturas, jaja!):

Buenos días. Claro que no estoy enfadado contigo! Comprendo que quieres claridad y no creo que hayas sido dura (hombre, eso ya lo sabía yo!). He vuelto a retomar la carta que había iniciado a escribir poco antes de ir a España en respuesta a la tuya. No creo que consiga dar respuesta a todas tus preguntas, pero sí de dar un poco de luz.

Para el verano no sé lo que haré, creo que en cualquier caso no iré, creo que lo necesito (lo necesitas??? Para qué??? Duele ponerte como una moto y no desahogarte o qué puñetas??). Además, con el trabajo no sé si podré en julio. Aquí están intentando reorganizar las cosas y quizá no trabaje más como consulente para esta empresa. Por un lado me vendría bien, por que sabes que está lejísimos, pero por otro me daría pena, por los colegas.
Ahora te dejo, te deseo una agradable (o por lo menos tranquila) jornada. Nos sentimos!
CiaoOOOOOOOOO!!!

TVTB
(Ti voglio ¿troppo? Bene: TE QUIERO DEMASIADO) (es la única palabra, junto con “tanto” que encaja en estas iniciales).
(smile con guiño)

¿Y ahora qué? ¿Me dice que me quiere demasiado? ¿Qué hago yo, le mato... O le mato???

Por momentos se me iba poniendo la cara de los niños mutantes de San Ildefonso... ¿De qué vas, tronco?

17 comentarios:

Serena dijo...

¡Qué mono! Sabe jugar mu bien...

Anónimo dijo...

Lo dicho, dime como puedo hacerle llegar una caja de cachetás, que se va a enterar.

mAli, ¿seguro que no tiene todo que ver con Fabio?

Pelirroja, me alegra leerte.

j.

mAlicia dijo...

Pues si... Sabe jugar muy bien. ¿Pero sabes qué pasa?

Que luego cuando está conmigo no se despega de mi lado, parece casi que solo exista yo, así que no termino de verle sentido. Tendría más sentido si luego se comportara como un chulo y pasara de mi, no? Pero no lo hace. Es evidente que me quiere muchísimo, y no solo para mi.

Y ese tipo de cosas son las que me descolocan. Pero si, soy consciente de que por fin yo estoy tratando de terminar con el juego y él desea continuarlo.

Además, me doy cuenta de que ahora que le estoy desconcertando, que no estoy reaccionando como esperaba, él se está volviendo más "blandito" que nunca... Si todavía queda por contar (poco, por fortuna para vosotros! :-)), Sere!

Pa´ mandarlo a freír monas. Menos mal que ya no me hace daño como antes y el dolor se me fue pasando éstos días, por que si no estaría hecha polvo!

Esto parece un diálogo para besugos:

Siete años jugando (los dos, que yo también juego, no puedo negarlo, eh? No es el único "malo" de la película, el juego es mutuo) sin decirnos nada.
Casi un año pidiéndole que sea claro.
Vuelve, supuestamente a ser claro ahora y yo me siento como una plasta por insistir tanto y no creerle. Le doy las gracias por serlo, y me muestro extrañamente (para él) tranquila y serena.
Y entonces va y me responde que no, que en realidad no ha sido claro. Y encima me dice... Me dice que me quiere demasiado...!?!!????

Me deja en bragas hasta como psicóloga...

Como dice una de mis compañeras
(yo también soy muy deslenguada, aunque no lo parezca), parece la gata Flora: que chilla cuando se la meten y grita cuando se la sacan!

Pero claro, ¿qué se podía esperar de una psicóloga y un informático juntos?

:-P

mAlicia dijo...

Pues Jose, él lo niega, pero creo que si que le influye, y mucho. Siempre me ha dicho que para él la fidelidad es algo sagrado.

Por otra parte, ya veremos si es capaz de dejar su parte del juego (cosa que yo estoy haciendo por fin) y ser honesto de verdad, y admitirlo. Ya veremos... Por que yo, por ahora, no vuelvo a creerle más, y eso a pesar de lo que me ha dicho después.

Hasta ahora da la impresión de que se ha comportado como un cagao´, como decimos por aquí.

Un besazo pa´los dos!

Serena dijo...

Jeje... Lo de las gatas no lo entiendo. O sea, entiendo que girten y chillen, pero es que... tía, ¿tú sabes lo que les duele? Porque el chuchillo pa untar paté de los gatos trae trampa. Y na, ellas ahí "miauuu, qué solita toy, miauuuu, qué ganas de comerme un bocata foigras". Na, que les va la marcha...

Sí, juega y es divertido... pa mí, claro. Y no, no tendría más sentido si luego se comportara como un chulo y pasase de ti. Piensa en los tíos que son tan amables, tan simpáticos, que están superpendientes de ti... y luego, cuando te das la vuelta, hacen lo que les sale de la punta la p... (yo no soy deslenguada) y pasan de todo lo que tiene que ver contigo, para después volver con carita de niños buenos como si no hubiera pasado nada.

¿Qué comportamiento es más extraño? Son lo opuesto, quizás porque están enfocados a objetivos diferentes, pero ambos con el fin de cubrirse las espaldas.

Y sí, una de las cosas que más frena a Mattia, bajo mi punto de vista, es Fabio. Joé, si yo llevo desde el principio diciendo: "pero, pero... ¡¡pero qué esperabas!!". Aunque no creo que sea lo único que lo frene. También la falta de experiencia, que otorga sin duda seguridad, el miedo a sufrir y perderte...

En fin, insisto en lo mismo... este chico está pilladísimo por ti, pero acojonao perdido. Ya puede él contarse las películas que le de la gana, que yo no me las creo.

Un beso, chicos.

PD. A mí me gusta volver a leerte, Quillo.

PD2. Tía, si sabemos cómo son ellos con estas cosas. ¿No crees que él se habrá comparado con Fabio, que piense lo que Fabio sí sabrá hacerte y él no? Pufff... penita me da, oiga.

mAlicia dijo...

Si, ya me sé la historia de las gatas y el regalito que llevan los gatos en el pene... Y aún así se dejan y lo buscan!!!!

Pues eso, que igual es como la gata Flora, que tiene miedo de que le haga daño pero no puede evitar acercarse y restregarme el lomo.

Jajaja! Nunca me había planteado que pudiera compararse con el cuerpo fibroso -gracias al deporte- de Fabio... Dicho así hasta me resulta simpático (por no decir lamentablemente triste). Pero qué leche, si él está también buenísimo! (Yo quiero un híbrido entre los dos!) Madre mía, qué culo, que cuello, que brazos tiene, que se los mordisquearía durante horas... Y esa cara?

Y yo creo que en el fondo, a pesar de su inseguridad, sabe de sobra que me vuelve loca.

Veis? Si es hacerme pensar en lo lindo que es y me derrito!

Arggg... Voy a distraerme un ratito, que por ahora no se ha merecido.

Hasta luego, chicos!

mAlicia dijo...

Quería decir que "por ahora no se lo ha merecido"...

Serena dijo...

Ya, ya... te vuelve loca la foto, el aperitivo parece que también. Pero, ¿¿y si cuando llega el plato fuerte, no sabe freír un huevo (o él lo teme así)?? ¿Y si piensa que Fabio hace lasaña de espinacas y él pa una vez que hizo bechamel, le salió toda grumosa??? Eso da mucha inseguridad... más cuando es un enemigo a vencer, uno real, que está ahí contigo. No es que sea una posibilidad, lejana, en un futuro...

Y aunque no estuviera buenísimo, lo que él no sabe, es que a ti te pone así por un factor principalmente cerebral... Porque de gustar, nos pueden gustar muchos... pero lo de ponernos como una moto ya hace falta que hablen, por lo menos... aunque no sea con palabras ;)

Ciao

PD. Después de comer te mando la canción que he puesto antes (qué mierda el youtube, oiga...)

mAlicia dijo...

Mu´buena la metáfora de la bechamel con grumos, me ha hecho reír un rato! Y mejor no te digo lo que me ha traído a la cabeza!

:-P

Jejeje!

En fin, pues si, tienes razón, los hombres no terminan de enterarse de que lo que nos pone, lejos años mil de su físico, es su cerebro.

Y por supuesto,eso también me pasa con él. Comprobé mi teoría hace años, cuando me besó uno de los hombres más guapos que he visto en mi vida -y con el cerebro tan vacío como lleno estaba su ego- después de ponerme a cien de lejos, y al besarme y tocarme me hizo sentir.. Nada de nada!!!

Siempre pensé que necesitaba algo más que el físico para sentirme sexualmente excitada por un hombre, y pude comprobarlo en su día (y ganas de lejos le tenía, eh?), también con algún otro tío que igualmente me decepcionó sobremanera.

En fin, yo ya le he dejado caer en más de una ocasión eso, que lo que nos pone a las mujeres es que sean listos, que nos hagan reír, que nos deseen... Pero nada, parece que el miedo le puede. O es que es más simple de lo que yo creo y no se entera.

En fin, os dejo por el momento, que me voy un rato a la playita y esta noche sigue la racha de conciertos. Hoy toca un auténtico lujazo (ópera).

;-)

Ya os contaré.

Y si, déjame la canción, Sere, que ya sabes que me gusta que me dejéis cositas. Tú sigue cuidándote, eh?

Besitos para to´el mundo!!!!

P.d. Toni, chulísima la presentación que adjuntaste en uno de los correos anteriores sobre tu tierra, había algunas fotos preciosas. Siento no habértelo dicho antes, pero mi cabeza anda un poco extraviada!

Serena dijo...

Ya te mandé la cancioncilla, porque en youtube no está. Pones "amén" y te sale el cura la parroquia dando hostias. ¿O éstas eran sin h? No sé, porque aún estoy pensando: "guarrona, ¿grumos? ¡¡Cómo sabía que ibas a pensar eso!!"

Bueno... es raro. Más bien parece mentira. Pero hay momentos en que eres más consciente y ahí es cuando me dan chungos. Aunque... intento, sé que tengo que tirar palante, que no quedan más c...

Pues eso, que gracias y besos.

Toni dijo...

Me alegro que te haya gustado, te dejo el enlace en donde publico las fotos por si no las visto AQUI

Un beso wapa y hasta pronto (sonrisa) :)

mAlicia dijo...

Acabo de volver del concierto... Sencillamente único, magnífico!

Incluso he conseguido dejar de pensar en él a ratitos... (Desastre de mujer)

Un beso de buenas noches!!!!

:-)

mAlicia dijo...

Buenos días a todo el mundo!

Y por cierto, Sere, ánimo con tu puñao´de libros, tú puedes!!

P.d. Escuché tu canción hace un rato. Viene casi al pelo, ¿no?

Aciasss!

Besitos pa´ti!!

mAlicia dijo...

Por cierto, se me olvidaba!

Toni, si, había visto ésta web tuya, y de hecho la he visitado varias veces.

Un besote!!!

mAlicia dijo...

Mae mia..!! He vuelto a ponerle acento al´"este"! Si es que no tengo arreglo, quién me ha visto y quién me ve!!!

Jajaja!

;-)

Serena dijo...

Jajaja... ¡¡María Moliner!!

mAlicia dijo...

:-P

Pa´los profanos ajenos al mundo de la lengua española, la literatura y la correción de textos resulta que lo soy... Qué poco saben, verdad?

Si es que la gente lee tan poco que se enteran de que te lees los folletos del mercadona (ya sé que no sacan, eh?) y ya piensan que eres un intelectual! Pardillos...!

Jaja!