lunes, 15 de junio de 2009

Malentendidos (II)


Martes 9 de junio

Recibo un correo de Mattia a media mañana en el que me envía un enlace para descargarme un cd que le dije que deseaba el fin de semana. Nada más.

A media tarde me llega otro e-mail breve, muy breve:

Tienes razón, debería dejarte en paz...

Decido llamarle por teléfono para que me aclare el tono de su comentario, y hablar con él. Me dice que está bien, y aunque parece titubear un poco, accede a quedar para chatear un rato por la noche.

La conversación no tiene desperdicio (tanto por su parte como por la mía):

Yo: Hola!
M: Perdóname, en el e-mail que te he mandado no he sido claro, quería decir dejarte en paz en el sentido de que no habría debido enviarte un mensaje que pudiera tener otro significado después de lo que nos habíamos dicho, no quería ser sarcástico. :-)
Yo: Si, pero hablas de dejarme en paz y suena un poco fuerte…
M:Pero no era mi intención, quería dejarte tranquila en ese sentido.
YO:¿Pero de verdad no has pensado en nada cuando me has enviado ese correo, de verdad no has pensado que quizá no era el título justo, y las palabras justas cuando te he dicho tantas veces que me haces sentir confusa con frecuencia?
M: En realidad es lo que he hecho con otras canciones que te he enviado, te he mandado el asunto y la traducción del título. Es cierto que de alguna forma lo he pensado, pero la idea era transmitirte las palabras de la canción.
Yo: Ok. Eso es lo que te había preguntado, quería saber que no lo habías hecho por ninguna razón en particular.
M: Sobre las vacaciones, mañana hablo con mi colega y te hago saber con certeza.


(Llegados a este punto yo me sentí un poco “tocada”, por que hasta el fin de semana era seguro y no necesitaba hablar con nadie sobre las vacaciones). A pesar de ello, opté por disimular:

Yo: Si tienes problemas no te preocupes.
M: Perdóname de nuevo.
Yo: ¿Porqué?
M:Por el e-mail.
Yo: No te preocupes, es solo que necesito que seas muy claro, te he dicho que todavía me gustas, y a veces me cuesta trabajo entender que puedas no sentir lo mismo que he sentido yo. ¿Cuándo me has dicho que te disgustaba el hecho de no haber estado más abierto a qué te referías?
M:Bueno, digamos que no habíamos hablado libremente como tú esperabas, no?
Yo:Ok. Necesitaba, necesito, claridad.
M: Si, esto lo he entendido perfectamente, lo has hecho exponiéndote mucho, y espero no haberte hecho demasiado daño con mi comportamiento. Lo he entendido muy bien…
Yo: ¿Con tu comportamiento cuando?
M:Por el hecho de no hablar abiertamente y mandarte correos que pudieran hacerte pensar ciertas cosas.
Yo: Escucha, ¿Cuándo me abrazaste en Amsterdarm, después de decirte que había estado enamorada de ti, pero que ya no lo sentía así, lo hiciste por que te sentías aliviado? O sentías pena, o dolor por mi y querías consolarme?
M:Ni por alivio, ni por pena, si no por que me disgustaba escuchar que habías pasado un momento difícil y me apetecía abrazarte.
Yo: Ok. Gracias por la respuesta.
M: Cierto, abrazarte por alivio sería extraño.
Yo: En un cierto sentido no, en el sentido de decir: bien, ahora que no sientes nada por mi me siento más tranquilo y te abrazo.
M: No lo sé, pero en cualquier caso no fue por eso. En realidad en aquel momento no te creí demasiado cuando me dijiste que no sentías nada más por mi.
Yo: Sin embargo yo lo sentía así. Lo que había sentido por ti se había hecho mucho menos fuerte.
M: Está bien…
Yo: No habría regresado si no fuera así. Me gustas todavía mucho, siento algo de confusión, pero creo que ahora es sobre todo algo físico, además de que te quiera como amigo.
No eres ya el centro de mi vida, aunque aún ocupes un poco de espacio. Si hubiera sido así no habría tenido el orgullo de alejarme de ti este fin de semana, de decirte buenas noches, girarme y dormir, y de no tocarte más aunque me hubiera gustado. Me gustas aún, eso no lo puedo negar, visto que me he acercado tanto a ti y te he hecho sentir cosas que no querías sentir conmigo… Pero, ¿sabes? El deseo no es algo exclusivo al amor.
M: Me has preguntado si sentí alivio en Amsterdam y te he dicho que no lo sentía, quizá por que no te creía, pero quizá me equivocaba.
Yo: Quizá no. Yo no te habría tocado entonces si tú no me hubieras abrazado. No te lo digo para hacerte sentir culpable, si no para hacerte ver que había cambiado. Que he cambiado. EL otro día te he dicho que algo se ha apagado dentro de mi, y hablaba en serio, aunque ésta maldita confusión que siento dentro de mi todavía no me deja escapar del todo.
Al final, dejaste que te tocara el fin de semana por…? ¿Solamente por que es placentero dejarse tocar por una mujer en ese sentido? Me cuesta trabajo entender que cualquier otro hombre me habría hecho el amor sin pensarlo, aunque no estuviera enamorado de mi. Siempre pensé que yo era el problema, en el sentido de que siempre pensé que tú siempre habías buscado una mujer a la que mirar,y que si hubiese sido así conmigo las cosas habrían sido diferentes..
M: Por ahora te quiero como amiga y me he equivocado al dejarte pensar otra cosa.
Yo:Te has equivocado al no ser claro conmigo.
¿Porqué dices siempre “por ahora”????? Parece como si pudiera cambiar en cualquier momento, y los sentimientos no se crean, no se eligen. Dime de una vez: “escucha, te quiero como amigo, aunque me pareces atractiva e inteligente no siento nada por ti, y basta. Quizá a veces me he excitado (pero por que soy un hombre y la carne es débil, pero nada más, me habría pasado con cualquier otra mujer tan insistente como tú)”
¿No crees que si después de tantos años no sientes nada por mi es el momento de dejar de decir “por ahora”?
M: Cierto, los sentimientos no se crean, pero cambian en el tiempo, así que lo que se siente un día por una persona podría ser diverso el año sucesivo. A veces incluso un sentimiento puede convertirse en el opuesto.
Yo: Yo no creo que tu me querrás en ese sentido. Si no ha sucedido cuando me perdiste, no creo que suceda nunca. Pero al mismo tiempo una parte de mi no consigue dejar de desearlo todavía. Yo también me siento confusa, sabes? El sábado por la mañana llegué a sentir miedo de que me dijeras que me querías.
M: ¿Miedo porqué?
Yo:Miedo de muchas cosas. Por que no quería hacerte daño, por que no era lo que quería escuchar, por que creo que para llegar a ese punto dos personas deben antes conocerse más íntimamente. Quizá por eso no he querido nunca admitirlo, por que pensaba que no estaba enamorada del Mattia real. Por que creo que la intimidad y el sexo son dos cosas importantes cuando se tiene 30 años. Se conoce a la otra persona, se le besa, se le acaricia, se hace el amor…Primero solemos decir: me gustas… Y cuando estamos seguros llega el “te amo”..
M: He entendido lo que quieres decir, pero en cualquier caso no creo que puedan darse definiciones o límites.
Yo: ¿Cómo podía asegurarte que no te haría daño sin saber con certeza lo que sentía por ti? Contigo tengo la impresión de que debe ser todo… O nada. Parece que tendría que quererte durante mucho tiempo, y esperar hasta que te sientas seguro y decidas si me amas o no, cuando yo solamente quería ir despacio y saber solo si te gustaba, no si estabas enamorado de mi. ¿Nunca has estado con una mujer por la que hayas sentido solo atracción? ¿Has sentido siempre la necesidad de sentir que estabas enamorado de una mujer para besarla?
Vamos, no te he preguntado nada demasiado complejo. :-) Y necesito respuestas. Sé cuanto trabajo te cuesta, pero lo necesito.
M: No creo que debas esperar a nadie. Por ahora quiero que seas mi amiga, ¿qué importancia tiene si besaría o no a alguien del quién no esté enamorado?
Yo: Me serviría para comprender que tu rechazo no era dirigido a mi, si te sucedería con cualquier otra mujer. Pero creo que jamás entenderás lo importante que es saberlo para mi. Déjalo estar…
Es solo que me cuesta tanto entender que te pueda parecer atractiva, que puedas sentir tanto por mi pero que al mismo tiempo no quieras llegar a más en un sentido físico (pero hasta un cierto punto si, eso si) Y no es por que me sienta irresistible, si no porque entre dos personas que comparten tanto como nosotros resulta fácil que surjan la atracción y el deseo.
M: Lo que quería decir es que por ahora me interesa solo ser tu amigo, y que lo demás no debería importarte tanto.
Yo: Uff… Tantos hombres a mi alrededor con los que podría tener algo, que no tendrían problemas para enrrollarse conmigo e yo como una estúpida, deseando hacerlo solo contigo. Si, soy una estúpida. Masoquista, en realidad. Quizá por eso necesito que seas claro, duro conmigo, para encontrar el modo de odiarte en ese sentido y tener una razón para no desearte más. Pero no me lo permites…
M:Escucha, me disgusta no darte las respuestas que querías. Quizá algún día sea más fácil.
Yo: Podrías tenerme como amiga y no perder mi amor en ese sentido.
M: Lo siento, lo que yo quiero es que estés tranquila y seas feliz.
Yo: Pero creo que en realidad deseas tenerme en todos los sentidos, pero a una cierta distancia.
M:Estoy cansado, seguimos hablando en otro momento?

(Llegados a este punto yo deseaba terminar la conversación)

Yo: Quieres mi afecto incondicional por que te hace sentir especial, y no te gusta oirlo. Por lo menos has sido honesto a la hora de decirme que me quieres como amigo, y al menos esto me sirve. No te preocupes, ahora que lo se tendré más cuidado para no entenderte mal y estaré más tranquila.
M: Soy un desastre, lo siento.
Yo: ¿Tú eres un desastre? ¿Y yo que soy?
M:Tú no eres un desastre.
YO: ¿No? No me hagas reír…! Escucha, quieres venir todavía de viaje en julio después de ésta conversación?
M:¿Eres un desastre por que buscas lo que deseas?
Yo: No sería capaz de estar cerca de ti si sintiera aún algo fortísimo. ¿Quieres venir todavía o no? (obviamente yo esperaba que me dijera que si)
M:¿Ir contigo en julio? Me gustaría mucho, pero quizá sería mejor que no… No lo sé, no lo sé, no lo sé..
Yo:(Sintiéndome dolida) De acuerdo, pensaba que podía ser un modo de estar cerca de ti y comprobar que dejaba de sentir, como me pasó el domingo.. Dejarlo como una prueba. Pero decide libremente, y entonces yo también tomaré una decisión (llegados a este punto sé que sonó a amenaza de marcharme de nuevo). No quiero presionar a nadie, y tengo claro cual es la mejor forma de no hacerlo. Buenas noches, entonces, yo también tengo mucho en lo que pensar y sobre lo que decidir (esto se estaba pareciendo demasiado a la conversación en la que me marché, en septiembre!)
No dices nada?
M: Quizá sea mejor que no vaya, podemos continuar hablando o escribiéndonos, esta vez soy yo el que necesita tiempo (estoy convencida de que pensaba que yo estaba dispuesta a marcharme de nuevo y se estaba adelantando).
Yo: ¿Es tu última respuesta o quieres pensarlo bien?
Entonces te haré llegar la música y las fotos que te había prometido (Amenaza por mi parte, lo reconozco, de largarme de nuevo con viento fresco).


Terminé de decir esto y se desconectó inmediatamente, sin decir nada. Yo me quedé hecha polvo, sin saber como habíamos llegado a aquel punto, por qué le había hecho pensar que volvería a marcharme y por qué él había respondido tan rápido anticipándose…

Así, le dejé unas últimas palabras en el Chat, para que las leyera al volver a conectarse:

No quiero irme, no me dejes irme. Te odiaré esta vez si me dejas marchar. ¿Por fin estabas empezando a ser claro, porqué actúas así? Todo esto me hace tanto daño….

6 comentarios:

Serena dijo...

¿¿¿Por qué carajo la gente tiene unas conversaciones tan intensas vía gtalk o msn???

Me parece curioso ver la forma en que habláis... dice mucho, a mí me dice mucho. Él está acojonao y con cara póker, tú estabas resentida... en plan "venga, pégame, anda, anda, a ver si te atreves, eh".

Los sentimientos mutan en el tiempo, los de todo el mundo y los tuyo también. Pero la pregunta que le hubiera hecho sería ¿crees que existe la capacidad para sentir algo diferente? Eso le hubiera molestado. Pero sin duda, le preguntaría ¿tienes miedo?

Tranquila, no hagas nada diferente por mí, ¿vale? Te lo agradezco igual, en el alma, pero no hace falta.

PD. Pufff... Mattia nunca podría ser mi amigo...

mAlicia dijo...

Jajajaja!

Pues por que cuando la otra persona está a más de 2000 kms. de distancia, y cuando tiene un problema gordísimo para hablar -no te digamos ya cara a cara-, no queda otra...

Bueno, todavía quedan historia y "giros" por contar. La última sorpresa me llegó anoche, y auqnue me quitó el sueño (tengo que reconocerlo), no me ha hecho reaccionar como habría sucedido hace unos meses. (Ahora soy más fuerte y no doy tanto espacio para malinterpretar las cosas) En cuanto termine con lo más importante me apetecería volver a dejar de vez en cuando alguna entrada que no tenga nada que ver con ésto,que parece ya la historia interminable.

¿Dices que Mattia nunca podría ser tu amigo? Eso mismo te habría dicho yo si hubieses sido tú quién me contara la historia, pero es que este hombre me pierde... Es mi talón de Aquiles. Pero desde fuera, ya me habría dicho a mi mismo que lo mandara "vaffanculo" hace 8 años!!!

Ufffffff!

P.d. No era tanto resentimiento lo que sentía en aquel momento, como tristeza y frustración. El resentimiento -y él lo sabe- quedó en su mayor parte atrás en el camino, hace ya mucho tiempo.. Y también algo de confusión, no voy a negarlo.

P.d.2. Te mando otro abrazo. Lo que haga, lo haré por que me apetezca, y no será nada diferente a otras cosas que he hecho antes, no te preocupes. ;-)

Serena dijo...

No... si lo de la intensidad de las conversaciones lo digo por experiencia propia, no te creas. Además, a mí me pasa con gente que está a miles de kilómetros y con gente que vive dos calles más allá. De hecho, en ocasiones he dicho: "bueno, esto ya te lo contaré por el msn, que ahora me da palo...".

No, no podría ser mi amigo... porque lo pasaría realmente mal. Desgraciadamente me suelen repetir lo de "tú sabes dónde das". Pero que conste que tengo lo dudo y que no lo hago para hacer daño... la mayoría de las veces (me reconozco humana y asumo que sí hago cosas con intención de herir).

Entonces, no es que no pudiéramos ser amigos porque él fuese muy hermético, cosa que, según con qué temas, yo también lo soy. Sino que tu Mattia probablemente, con su técnica de echar balones fuera, acabaría por no hablarme... ¿aún no te has dado cuenta de lo preguntona que soy? (Normalmente soy sutil, depende de cómo se exprese la persona... como tú dices erección, te puedo preguntar detalles escabrosos y to).

Bueno, Amparo, haz lo que te salga de ahí mismo... del corazón, digo, pero que no hace falta.

Y síiiii, habla de pelis y libros y cosas de esas, que a mí eso también me mola...

Un beso

PD. El msn/gtalk tiene su técnica y to... no te creas, eh.

mAlicia dijo...

Pues si, eres preguntona, tienes razón... Mattia te mandaría a hacer puñetas, cosa que ha estado a punto de hacer conmigo alguna vez, por que mira que yo también pregunto, eh?

En fin, otro besote (hala, que siempre vienen bien!)

Y por cierto, perdóname, pero tendré que ponerme un poco empalagosa... ;-)

jose dijo...

Buenas noches. Hola Serenita. ¿Cómo estás? Ya sé que es una pregunta tonta. Cuando te he leído, las primeras palabras que me salían todas empezaban con m y todas terminaban con ierda. Estos días que he pasado fugazmente por aquí noté tu falta y me imaginé, no sé porqué, algo así.
Quilla, siento la situación por la que estás pasando. Ojalá pudieran cambiarse esas cosas, me pondría en la cola enseguía yo también, pero claro, eso es una tontería, no pueden cambiarse namasque en algún capítulo de Doraemon o alguna que otra peli.
Así que sólo queda hacer buen uso del tiempo y de las lágrimas. Mira Serena, hay veces que he llegado a sentir como de verdad estos besos o abrazos que nos mandamos por aquí.
Siéntelos ahora, un abrazo largo y apretao -yo respiro despacio- y un beso fuerte en el moflete.

Y tú mAlicia? Entiendo que puedas estar desesperada (yo lo estaría). Desde luego tienes paciencia. Mattia debería probar alguna vez (lo mismo ya lo ha hecho) a liberarse hablando, a hablar realmente claro, a decir claramente lo que siente y lo que quiere (se queda uno tan libre haciéndolo, verdad?), especialmente cuando la otra persona te lo está así pidiendo, casi suplicando ya. Dame su teléfono, que se lo voy a explicar, le voy a decir que debería tener miedo a no poder hablar con sinceridad y no miedo a poder hacerlo. Y ya conseguiré mandarle una caja de cachetás pa espabilarlo. Ojún que tío!
Abrázote fuerte, niña.

mAlicia dijo...

Hola, Jose!

Desesperada no, la verdad. Hace ya tiempo que me rendí con él... Y si, me tientas, así que igual te acabo dando el teléfono o la dirección pa´que lo espabiles!!

;-)

Has dicho las palabras justas: "ojún, qué tío!" Jajaja!

Y ya verás cuando termine de contar lo último, ya verás, ya...

En fin, me sumo a tus abrazotes y le mando otro puñao a Serena de mi parte (pero sé chori y quédate con alguno pa´ti, vale?).

Ta´luego, chicossss!