lunes, 15 de junio de 2009

Tears in heaven


Ésta vez voy a dejar una entrada breve, un pequeño paréntesis para escuchar una canción que me ha gustado desde siempre, y que me ha hecho emocionarme como pocas...

Sirva como homenaje para todas las personas que queremos, y que se marcharon de nuestro lado para no volver jamás.

Yo no sé si creo ya en el cielo, por que me volví demasiado incrédula, pero me gusta pensar que nuestra alma, o espíritu, esencia o energía -o como queramos llamarlo- permanece de alguna forma cuando abandonamos nuestro envoltorio carnal. La energía no se destruye,dicen, solo se transforma. Y nosotros, al fin y al cabo, somos también eso, energía.

Esta canción va para ti, preciosa, aunque sé que no necesitas los subtítulos (y que son de relativa calidad),incluyo una versión para que los profanos que no hablan inglés puedan entenderla...

">

4 comentarios:

Serena dijo...

Gracias...

Me encanta esa canción. Y cuando la escucho, pienso: "Madre mía, eso sí que tiene que ser un palo bien gordo". Porque ya duele de por sí, así que si es tu niño... pufff, como para irte detrás.

En fin, muchas gracias por hacerme llorar más... so capulla. Eres especial...

Y, Quillo..., me llegan, me llegan los abrazos y me emocionan... ¿Sabes qué palabas me vienen a mí cada mañana, cuando me llega la consciencia? Pues siempre son las mismas, empiezan por peutea y terminan por emeierredea.

Un beso, chiquilines, a dormir.

Serena dijo...

Ah... ¿y sabes? Para mí lo que queda es el cariño, la admiración, la ternura, la alegría, la sabiduría, la ilusión, la esperanza, la inocencia... que esas personas hicieron nacer en mi corazón.

Un abrazo

mAlicia dijo...

Siento haberte hecho llorar por un lado, pero por otro me alegro, por que eso te ayuda a sacar la pena del corazón, que no es bueno guardarla dentro.

Mucho ánimo para el camino que queda por recorrer, y disfruta de todos esos buenos sentimientos y emociones que te dejó esa persona tan querida. Eso nunca podrá borrarlo nadie de tu cabeza...

Un abrazo de buenos -aunque jodíos a ratos- días!!!! Por ahora me quedo con una sonrisa en la cara a pesar del cansancio, y te la dedico a ti.

Be water, my friend... Jajaja! (Una ida de olla a lo Bruce Lee, ya lo sé, pero me viene al pelo pa´decirte que fluyas libre como el agua y sigas tu camino!)

;-)

Serena dijo...

Sí, es bueno llorar y desahogarse, que si no, luego eso sale por otro lado...

Muchas gracias de nuevo, my friend. Y ánimo también para ti. La oferta sigue en pie, para cuando lo necesites y tapetezca.

Y na, cántale a tu Mattia eso de "Háblame, sincérate, recuerda los momentos de la educación y dime las cosas como son... Y yo creciéndome, entregándome, haciendo todo lo que puedo por llegar a ti y tú no te has dignado a hablar... Y aún no logro entender..."